Rocío Monasterio: “La izquierda nos lleva a tener problemas de salud mental”

Detalla en LA RAZÓN sus exigencias a Ayuso en la negociación de los Presupuestos y avanza que Vox ha registrado una Ley de Igualdad que derogaría las leyes Lgtbi de la Comunidad de Madrid

Madrid está más cerca de tener Presupuestos para 2022 y Rocío Monasterio está convencida de que habrá acuerdo con el Gobierno de Díaz Ayuso. Esta vez Vox lo ha apostado todo a la educación. Quiere que todas las etapas sean gratuitas con la fórmula del cheque escolar y que «se saque de los colegios el nuevo marxismo con el que se quiere moldear a nuestros hijos».

¿Madrid va a tener presupuestos en 2022?

Vamos a hacer todo lo posible para que los madrileños tengan Presupuestos, claro que sí.

¿Hay fecha para sentarse a negociar con el equipo de Ayuso?

Estamos empezando la negociación, pero esto es sencillo. Cuando tienes claro que no quieres las políticas de izquierda y que para lo que estás aquí es para buscar la prosperidad de los madrileños, puedes encontrar puntos de encuentro y yo creo que la señora Díaz Ayuso va a entender nuestras posiciones y va a respetar a nuestros votantes.

¿Es posible que haya acuerdo antes del miércoles, cuando se presente el proyecto de Presupuestos?

Lo vamos a intentar, no creo que tampoco estemos pidiendo cosas excepcionales. Nuestra petición de gratuidad de la educación es algo que mucha gente comparte. Las familias tienen complicado llegar a fin de mes, especialmente las que tienen niños, mientras que el Gobierno de Sánchez les está subiendo la luz, el gas, la gasolina, la cesta de la compra...Y ya no quiero ni pensar si tienes que alquilar un piso en Madrid. Es una carga difícil de asumir todos los meses si, además, tienes que pagar un 30% de tu sueldo para la guardería del niño, el bachillerato o la FP. Se tiene que hacer un esfuerzo y para eso tiene que haber recursos.

Pero la propia Ayuso ha dicho que es inasumible la gratuidad de la enseñanza porque eso sería tanto como desnudar otras áreas que necesitan también inversión...

Lo que estamos pidiendo supone un 1,5% de la totalidad del presupuesto de la Comunidad. Los 380 millones que cuesta la medida de la gratuidad se saca sumando cuatro o cinco elementos y entes que no son necesarios. Estamos gastando en observatorios, en fundaciones, en chiringuitos, en obras que no son fundamentales, como los carriles de bicicleta, que podemos dejar para luego cuando las cosas vayan mejor y ahora dedicarnos a resolver la gratuidad de la educación. Lo que tenemos que pensar es en qué podemos ayudar a las familias con la crisis que tenemos, porque la gente no come de un carril de bicicleta ni de las políticas del cambio climático, ni de las políticas de género. Queremos redirigir el gasto a lo fundamental. Defendemos la bajada de impuestos, pero en el tramo autonómico, el medio punto de bajada a muchas familias no les no les va a afectar en nada porque están a tope de desgravación.

Usted ha dicho que conoce perfectamente las cuentas de la Comunidad de Madrid porque las lleva auditando desde hace tiempo. ¿Cuánto se gasta la Comunidad en «chiringuitos»?

Nosotros hemos hecho un cálculo y entre subvenciones, chiringuitos y partidas que no son fundamentales salen los 400 millones que serían necesarios para la gratuidad de la educación. 25 años de Gobierno de un mismo partido supone la acumulación de una serie de estructuras y de grasa que genera un gasto en cosas que no son fundamentales. Nosotros también somos partidarios de reducir a la mitad los diputados, lo que supone también reducir los asesores, los alquileres de edificios que ahora mismo no necesitamos, eliminar todo aquello que sea gasto político para redirigirlo, por ejemplo, a la sanidad: en salud mental, por ejemplo, que vamos a tener que aumentar muchísimo el presupuesto. Además, hay que formar a los jóvenes y dejar de adoctrinarlos en temas que no son científicos, como la ideología de género.

Hablando de «chiringuitos», por cierto, ¿piensa que la Oficina del Español es uno de ellos?

Lo que es un chiringuito es el Ministerio de Igualdad de Irene Montero donde también colocan, por cierto, a algunos que se acercan a lo que yo llamo un delincuente. Allí están colocados todos los que montan el aquelarre del feminismo radical, los que montan tinglados en las manifestaciones, los que lanzan piedras y luego después pretenden que les paguemos la fiesta con más de 500 millones de euros.

Entrevista a Rocio Monasterio en la sede de VOX en Padre Damian.
Entrevista a Rocio Monasterio en la sede de VOX en Padre Damian. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Usted ha pedido la gratuidad en la educación. ¿Ya no reclaman el cheque escolar?

La gratuidad es el cheque escolar. La gratuidad se puede dar de muchas formas, pero la forma, en mi opinión, más adecuada y que responde a la libertad es que a los padres les damos un cheque para gastar en educación, no en otra cosa, y que ellos con el cheque puedan ir a la guardería o colegio que quieran en total libertad. Eso permite la competencia entre centros y eso es bueno, permite la libertad de elección y saber lo que cuesta una plaza porque aquí no hay nada gratis.

¿Qué tienen de malo las leyes LGTBI de la Comunidad de Madrid? Es otra de las líneas rojas que han puesto para apoyar los Presupuestos de Ayuso.

Hay dos leyes que se aprobaron en 2016 propuestas por el PP: la de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación y la de Protección integral contra la Lgtbifobia, que es igual que la ley que ahora ha aprobado Irene Montero. Estas leyes basan su exposición de motivos en la autodeterminación, que quiere decir que tu voluntad está por encima de lo que tú eres, niegan el hecho biológico y dicen que tú no naces ni hombre ni mujer que puedes ir cambiando según desees. Esto parte de una premisa equivocada y anticientífica y luego tienen un componente de querer entrar en los colegios a adoctrinar a los niños, a dar una ideología como es la ideología de género que nosotros no compartimos, sino que nos parece totalitaria. Pretenden entrar a los colegios a explicar a nuestros niños que el niño no es niña y que prueben a cambiar.

¿Cuáles son los puntos de la ley que más les chirrían?

Estas leyes no respetan la presunción de inocencia. Si si tú eres acusado de discriminar, tienes que defender que tú no has hecho eso. Eso es muy difícil. Defendemos que quien discrimine, por supuesto, hay que aplicarle el Código Penal con toda la severidad, pero ya tenemos el Código Penal y hay que respetar la Constitución. Está también lo de sancionar a los profesores, como ya ha pasado en colegios en Madrid porque alguien denuncia que ha explicado la familia de padre y madre y no otros tipos de familia. No podemos introducir doctrinas totalitarias que pretenden imponernos un modelo de pensamiento. Yo creo que a los niños se les puede hablar de sexualidad, pero eso es muy distinto a imponer una ideología, que es lo que están haciendo.

¿En los colegios madrileños se adoctrina?

En algunos sí. Y muchos padres tienen miedo a denunciar porque no quieren cambiar al niño a mitad de curso. Por eso pedimos que haya un canal de denuncia donde un inspector pueda comprobar si se han dado esos contenidos a los niños y que se pueda ver si uno de estos orientadores que entran en los colegios se ha excedido. Hay que respetar la neutralidad en los colegios y los valores de los padres para que puedan elegir entre un colegio u otro. Los centros tienen que poder diferenciarse sobre los valores que dan y así la libertad será efectiva.

¿Aceptaría en la negociación la modificación de parte del articulado, como proponía Ayuso?

Nosotros queremos derogar esas leyes pero, como estamos en una negociación, se trata de acercar posturas. Nosotros proponemos derogar. Y ahora la otra parte me tiene que proponer cuál es su contraoferta. En una negociación ambas partes tienen que estar dispuestas a ceder. Nosotros hemos registrado la semana pasada en la Asamblea una Ley de Igualdad, pero igualdad de verdad. Describe los principios de la Constitución, el respeto a todos, da igual su orientación sexual, la no discriminación y recoge la derogación de estas dos leyes Lgtbi de la Comunidad que impone una ideología de género que no compartimos y que puede hacer mucho daño. La ley se llevará a pleno en diciembre.

¿Con esta iniciativa no sería necesario el pin parental?

Si de verdad en la Comunidad de Madrid tuviéramos una ley que protegiera a nuestros niños y se garantizara que no hay contenidos de ideología de género en los colegios, no haría falta el pin parental porque es una medida defensiva frente a estas leyes. Este nuevo comunismo intenta moldear a los niños. Es un tema muy serio y la izquierda radical ha conseguido que los partidos conservadores compren su mercancía. Es un nuevo marxismo.

.¿Cree que la asignatura de Valores va a ser la nueva educación para la Ciudadanía?

Espero que no y en Madrid vamos a intentar que no sea así. Hay que recuperar aquellas asignaturas como la Filosofía o valores éticos universales y dejarnos de adoctrinar. Mucha gente se está dando cuenta de que muchos problemas que vemos en nuestros jóvenes, de violencia, de enfrentamiento con las familias, de falta de empatía con la gente que nos rodea probablemente son la consecuencia de estas políticas de la izquierda que llevan a la ruptura de las familias al egoísmo, al aislamiento de la sociedad, a borrar lo que eres y a pensar que tu deseo está por encima de todo. Las políticas de izquierda nos llevan también a problemas de salud mental. Cuando escucho al Señor Errejón hablar de la salud mental, lo que pienso es que ¿se da cuenta de que lo que él defiende nos ha llevado precisamente en muchos casos a los problemas de salud mental?... al desarraigo, a no saber de dónde vienes ni quién eres, ni cuáles son tus tradiciones, ni si eres hombre o mujer, a desvincularte la familia a enfrentarte a tus padres, a enfrentar a los hombres con las mujeres, al victimismo...

¿Qué le parece el nombramiento de Gabilondo como Defensor del Pueblo?

Es una vergüenza...tanto criticar a Gabilondo y luego el Partido Popular ha llegado a un pacto. Me parecen una vergüenza todos los pactos con Sánchez.

Entrevista a Rocio Monasterio en la sede de VOX en Padre Damian.
Entrevista a Rocio Monasterio en la sede de VOX en Padre Damian. FOTO: Jesús G. Feria La Razon