Las Casas de la Villa abren sus puertas a las visitas

La nueva edición de Pasea Madrid incluye como novedad las casas consistoriales de la ciudad, que podrán recorrerse por primera vez y de forma gratuita

Durante décadas, entrar a las Casas Consistoriales de la Villa ha sido un lujo reservado para trabajadores y mandatarios del Gobierno municipal de Madrid. Más aún cuando, a partir de 2007, la sede del Ayuntamiento de la ciudad se trasladaba al Palacio de Cibeles. Sin embargo, estos edificios podrán redescubrirse gracias a una nueva edición del programa de visitas guiadas Pasea Madrid, que incluye, por primera vez, las Casas Consistoriales de la Plaza de la Villa.

«En 1629, Felipe IV decide otorgar a Madrid una casa que sirva como ayuntamiento», explica Álvaro, uno de los guías que acompañará a los visitantes en su recorrido por los edificios. «Las malas lenguas dicen que se decidió hacer este edificio porque la reina, Isabel de Borbón, quería tener un balcón desde donde ver la procesión del Corpus», añade. Sea como fuere, el proyecto se encargó a Juan Gómez de Mora, uno de los grandes arquitectos del Madrid de los Austrias, quien diseñaría, entre otras cosas, la Plaza Mayor.

Álvaro cuenta todo esto bajo una impresionante cristalera, colocada tras la Guerra Civil, que recibe a los visitantes nada más acceder al edificio. En ella, representados entre vivos colores, se pueden apreciar monumentos representativos de la ciudad: la Puerta de Alcalá y la Puerta de Toledo. Tampoco faltan los grandes santos de Madrid: San Isidro y Santa María de la Cabeza. «Esta es una sala bastante emblemática, porque encima de cada puerta podemos encontrar a personajes madrileños ilustres, como Calderón de la Barca o Tirso de Molina», afirma el guía. Una de esas puertas lleva al salón del plenos: una sala cuyas paredes, finamente decoradas con entelado de seda y coronada por un fresco de Antonio Palomino, alberga aún las sillas de los concejales y el lugar del alcalde y los monarcas, quienes tenían derecho a asistir a los plenos.

La visita continúa por la Galería de los Alcaldes, la cual comienza con Joaquín Vizcaíno, marqués viudo de Pontejos. «Fue el último regidor que nombraría Isabel II, y representaría un avance para la ciudad de Madrid, ya que fue quién instaló las primeras farolas a gas y, con ello, la iluminación en las calles». De hecho, fue también quien instauró la numeración en las calles de la ciudad. Pero no es la única figura interesante que se encuentra en esta galería en la que están presentes una treintena de regidores de Madrid. El visitante podrá conocer sus historias y divertidas anécdotas que dan cuenta del sentido del humor de los madrileños, como la de Pedro Rico López, quien instaló unas papeleras de forma ovalada por toda la ciudad y a las que sus habitantes apodaron «pedritos», no por el nombre de su alcalde sino en referencia a la figura del mismo.

Recorridos únicos

Pasea Madrid se celebra este año en dos ediciones, a las que se podrá acceder de forma gratuita previa inscripción. Las 33.000 entradas disponibles para la primera edición –que se celebrará entre abril y julio– se agotaban en apenas unos minutos, si bien aún están disponibles para los interesados las visitas que tendrán lugar entre septiembre y diciembre. Así lo aclaraba la delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, quien en la presentación de la iniciativa animaba a apuntarse a la próxima edición a «todos los que se hayan quedado con las ganas de hacer estos recorridos únicos para conocer la historia de Madrid».

También son nuevas en el programa las visitas guiadas organizadas en torno a la figura de san Isidro con motivo del cuarto centenario de la canonización del patrón de Madrid. Por ello, se han preparado unos recorridos que permitirán conocer varios espacios relacionados con el santo, entre los que destacan algunos que, habitualmente, están cerrados al público. El primer itinerario incluye la Capilla de San Isidro de la calle del Águila, donde la tradición sitúa el nacimiento de Isidro en el año 1082; la Iglesia de san Andrés, donde fue enterrado al morir en 1172 y donde fue venerado su cuerpo incorrupto hasta siglo XVIII cuando fue trasladado a la Colegiata de San Isidro; y el Museo de San Isidro, donde podrá verse el famoso Pozo de los milagros. En el segundo recorrido se visitará la Colegiata, así como la Capilla de la Cuadra, que ocupa el lugar donde Isidro guardaba los animales y en el que, como era costumbre en la época, dormiría algunas noches.

Como en años anteriores, a estos recorridos se unen los itinerarios del Paisaje de la Luz: el Paseo del Prado y el Jardín del Buen Retiro, los cuales fueron declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2021. Además, este año incluyen una novedad: durante la segunda temporada el recorrido podrá seguirse en inglés, con el objetivo de abrir la divulgación de este patrimonio cultural de Madrid a los visitantes extranjeros. Por otro lado, Pasea Madrid facilita, nuevamente, las visitas al búnker del parque del Capricho y al frontón Beti Jai.

Finalmente, la segunda temporada de Pasea Madrid incluirá otra novedad: la visita al pabellón de los Hexágonos, un emblemático edificio diseñado por los arquitectos José Antonio Corrales y Ramón Vázquez y que es una de las mayores representaciones de la arquitectura moderna española. Con sus 3.020 metros cuadrados de superficie, este pabellón debe su nombre a que lo forman un total de 130 hexágonos. Un diseño innovador que hizo a este diseño merecedor del Premio de Arquitectura en la Exposición Universal de Bruselas en 1958 y que, actualmente, está en proceso de rehabilitación para recuperarlo como espacio de exposiciones.