Cuando la soledad viaja en BlaBlaCar: cuatro vidas “desgraciadas” que viajan de Madrid a Cadiz

La comedia vuelve al patio del Quique San Francisco con «Blablacoche», una obra en ruta escrita por Eduardo Galán

Imagen de la obra 'Blablacoche'
TEATRO QUIQUE SAN FRANCISCO
20/06/2022
Imagen de la obra 'Blablacoche' TEATRO QUIQUE SAN FRANCISCO 20/06/2022 FOTO: TEATRO QUIQUE SAN FRANCISCO TEATRO QUIQUE SAN FRANCISCO

¿Montar en un BlaBlaCar, conductores y pasajeros viajando en un coche compartido es una aventura en sí misma? Para Eduardo Galán, autor de «Blablacoche», «viajar con desconocidos es una de las aventuras más excitantes de estos tiempos, aunque lo habitual es que sean viajes anodinos y carentes de sobresaltos». Pero no es el caso. «Blablacoche» es una pieza de teatro de ruta salpicado con un thriller de humor, «una comedia que surge de la idea de introducir a cuatro personajes diferentes en un espacio cerrado, un coche, donde no pueden salir mientras van en ruta y tienen la necesidad de comunicarse para que el viaje no se les haga muy largo –explica Galán–. Quería ver qué ocurre ahí, cómo se comportan. Me parecía fascinante juntar personajes de edades, ideas, cultura y sueños muy diferentes, y obligarlos a viajar juntos 600 kilómetros, con el coche como quinto protagonista de la obra», explica Galán. Tras girar por toda España, «Blablacoche», estará en el patio del Teatro Quique San Francisco, dirigido por Ramón Paso, con Soledad Mallol, Francesc Galcerán, David Bueno y Ania Hernández/ Luciana de Nicola.

La obra nace de una pregunta: ¿cómo nos comportaríamos nosotros en estas mismas circunstancias? «En esa situación –prosigue Galán–, pueden surgir mil anécdotas mezcladas, es posible que surja la cordialidad, que aparezca el amor entre las diferentes edades y sexos, puede ocurrir de todo, incluso confundir al conductor con un peligroso asesino en serie, de ahí surgió “Blablacoche” durante el momento del confinamiento, para volver a viajar y relacionarnos, para sacar lo mejor de nosotros con humor». Estamos en un viaje Madrid-Cádiz que son 6 o 7 horas de viaje, «estos personajes son cuatro fracasados, personas que tienen una vida absolutamente destrozada y coinciden todos, en el fondo, en la soledad, que es el mal de nuestro tiempo. Y todo con mucha dosis de humor –resalta el autor–. Ramiro es un militar de ideas tradicionalistas que estuvo en la guerra de Afganistán y está muy dolido por su experiencia de haber matado gente. Su mujer lo dejó mientras estaba en la guerra y viaja a Cádiz a ver a sus hijas, engañando a su jefe, el coronel. No sólo quiere sacarse un dinero extra, sino que el viaje se le haga más ameno. A este plan se apuntan tres personajes excéntricos, Magina, una abuela que va muy emocionada a ver a su primer nieto y resulta una señora mayor muy divertida; Nat, una chica joven, moderna y progresista, es psicóloga en paro y quiere darle una sorpresa a su pareja, pero su novio la deja por un audio y Max, un actor en paro que va a grabar una película de bajo presupuesto y se pasa el viaje ensayando el papel y encima se la quitan. Cuatro vidas desgraciadas que he querido mezclar en un largo viaje en Blablacar», explica el autor.

Por otro lado, Ramón Paso, el director, señala que «lo bonito es ver cómo cuatro personas que no tienen nada que ver entre sí, cómo unas personas que son absolutos desconocidos con vidas distintas, que viajan en una especie de coche fantástico en versión española carretera, pueden tener un fondo común y es que, al final, puede ser muy fácil entenderse. Si realmente escuchas al otro, lo entiendes, pero nos cuesta muchísimo escuchar», concluye.

Dónde Patio del Teatro Quique San Francisco Cuándo hasta el 16 de julio Cuánto de 14 a 20 euros