Madrid

Las mejores propuestas para regalar o pedir joyas gastronómicas a los Reyes Magos

Encontrar bajo el árbol un Armando Maker, obra de Nino Redruello, resultaría ser uno de los regalos más originales originales

Nino Redruello y su escalope Armando.
Nino Redruello y su escalope Armando. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Están a punto de finalizar su viaje, así que en estas líneas aconsejamos algunos regalos para todo amante del buen comer. El primero va dirigido a los «Armando lovers», quienes aún están a tiempo de incluirlo en la carta. Lean, lean. Nino Redruello ha diseñado una caja con un menú para dos y todo lo necesario para preparar el escalope. Es decir, además de la carne, incluye una espalmadera de hierro, una bolsa de pan rallado; dos huevos cocinados a baja temperatura y un tarrito con aceite de trufa negra, entre otras delicias, como la tarta de queso de Fismuler (90 euros la caja básica y 100, con un Marqués de Riscal Tinto Reserva 2015). Sigamos. El selecto club que agrupa a la élite de los olivareros españoles estrena añada con un paquete con las seis etiquetas, que conforman la agrupación y que, por primera vez, se pondrá a la venta en la oleoteca La Comunal (114,90 euros). Hablamos de Grandes Pagos de Olivar, que cuenta con Abbae de Queiles (Navarra), Aubocassa (Mallorca), Casas de Hualdo Reserva de Familia (Toledo), Castillo de Canena Reserva Familiar Picual (Jaén), Marqués de Griñón Oleum Artis (Toledo) y Marqués de Valdueza Coupage (Badajoz).

Dehesa de los Llanos, por su parte, sugiere revolucionar el corte tradicional del Manchego, de ahí que nos proponga pedir o regalar una cesta compuesta por las tres curaciones del artesano y los instrumentos de alta precisión de Arcos, como la «girolle», que formará las primeras flores del queso de media curación y la clásica espátula. Para el Gran Reserva, la marca selecciona el punzón, que ayudará a partir los bloques en pequeñas porciones irregulares, y el rallador para degustar una de las partes con mayor concentración de sabor: la pleita.

Y quienes busquen un regalazo ecológico, cuenten con Blanca Entrecanales, ya que ha creado varias cestas repletas de alimentos, procedentes de su granja Dehesa El Milagro. Queridos Reyes Magos, se nos antoja la que reúne unas cremas (verduras y calabaza), hummus de garbanzo, medio cordero preasado, una lechuga Batavia, cebolla blanca, un kilo de tomate Montañés, otro de patatas rojas y una botella de Arrayán (175 euros).

Tanto para pedir a los de Oriente como para entregar a la anfitriona de esa cena tan apetecible a la que acudir para hacer tiempo mientras llegan, busque en Coalla tesoros escondidos, como las mieles de la Maison Hédène (@mieleshedene), perfectas para mejorar una tabla de quesos, el foie gras de Landes, de Maison Lafitte, y las conservas braseadas, de Güeyu Mar, fruto de la afición de Abel Álvarez por las latas de calidad y de su obsesión por innovar. Sensacionales son las colas de sardina, las angulas, los mejillones, los berberechos, las navajas y el morrillo de atún. Las anchoas, por favor, de Codesa Serie Oro para saborear con el vermut de Sanlúcar de Barrameda, de Manero (19 euros).

Ricos caprichos

Otras pistas a incluir en la carta: ¿Una trufa de 30 gramos, de Trufbox? Recogida en su punto óptimo de maduración, puede recibirla debajo del árbol acompañada de un Peñalva López Cava Brut Nature, un turrón de praliné blanco con trufa negra y frutos secos y de un chocolate negro con ésta (85). El paté de centollo gallego, de Pepa a Loba, que encontramos en Cocinería 44, con Alejandro Peñas al frente; el lomo doblado ecológico de bellota cien por cien ibérico, de Señorío de Montanera, y el queso Comté de 30 años, que nos recomendaron en Bon Fromage tampoco pueden faltar en ese picoteo, lo mismo que los langostinos crudos Noray, un tesoro del mar sin sulfitos ni antibióticos, cien por cien sostenibles y nacionales, perfectos para consumir en crudo, gracias al sello de calidad «sushi grade» (un kilo, 30 euros). Fritos o en carpaccio armonizan con un Louis Roederer Collection 242. Grandes caprichos gourmet.

No hay merienda sin roscón

El de Panem, amasado por Antonio García, ha sido reconocido como el mejor de Madrid, aunque por su delicada textura también desmigamos el de Madreamiga, que viaja a cualquier punto de España. Los de La Mallorquina, Mallorca, Moulin Chocolat, Isabel Maestre y Dabiz Muñoz deben presidir también toda merienda antes y después de la llegada de los Reyes.