Flores en espacios degradados

El proyecto «Fleurs locales» apuesta por trabajar con semillas autóctonas y promover negocios verdes

Campo de flores
Campo de floresLa RazónLa Razón

La pérdida de biodiversidad supone uno de los grandes problemas actuales, acelerado por el cambio climático y ante el que expertos de España, Francia y Portugal se han puesto manos a la obra para frenarlo. Los tres países se han dado la mano en el marco del proyecto «Fleurs locales», que trata de impulsar negocios verdes para recuperar espacios degradados a partir de semilas autóctonas, que fomenten la biodiversidad y respondan a los retos de cada territorio.

Las semillas se podrán usar en diversos lugares, ya sean cunetas de vías del tren, aceras, jardines, espacios urbanos y periurbanos abandonados, cultivos de viñedos, olivares, dehesas y otras infraestructuras, lugares todos ellos que podrán llenarse de vida con estas flores autóctonas. Los impulsores de esta iniciativa señalan que la clave reside en la calidad de la semilla y en que sea autóctona, a fin de que pueda sobrevivir y autoperpetuarse. El proyecto posibilita que los agentes implicados trabajen en torno a una estrategia territorial común que permita hacer rentables el uso de las semillas autóctonas, es decir, crear un negocio verde. Y con futuro.