Señales que son un peligro

Los fabricantes denuncian que es necesario revisar el estado de las placas ya que en muchos casos comprometen la seguridad vial

FOTO: AFASEMETRA AFASEMETRA

Parches de láminas retrorreflectantes con la nueva velocidad sobre señales antiguas, carteles corregidos con pegatinas que no se adhieren correctamente, y otros deterioros semejantes están afectando a miles de señales de tráfico en las carreteras españolas, lo que compromete la seguridad vial en opinión de Francisco Cano, presidente de la asociación de empresas que fabrican estas señalizaciones. “Hay señales que en conducción nocturna no se pueden leer correctamente. No se puede constatar su caducidad por falta de ensayos, pero la evidencia es que no se pueden ver”, añade Cano.

El presidente de Afasemetra, que es como se llama esta asociación profesional ha contestado al director general de Tráfico, Pere Navarro, que recientemente afirmó en su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados que las señales no caducaban. “Es conveniente en este punto ser técnicos -indica Francisco Cano- puesto que en lo que a señalización vertical se refiere, hablamos de “fecha de reposición recomendada”, concretamente la garantía que ofrece el fabricante de las láminas retrorreflectantes, que es de diez años para las señales con material de clase RA2 y RA3″.

A partir de esta fecha, debe comprobarse si las características visuales, esto es, las coordenadas cromáticas y la retrorreflexión, siguen siendo conformes a la norma europea y se puede alargar su vida útil, sin menoscabar la seguridad vial. Por ello, recomienda realizar un inventario real y público, sobre cuántas señales existen, cuántas están deterioradas y qué cambios necesitan para cumplir con las normas en la mayoría carreteras y municipios.

Según un estudio realizado en su día por el RACE, un 22% de las personas encuestadas reconocían no conocer el significado de todas las señales, el 73% decían haber tomado decisiones incorrectas debido a la mala señalización y para el 91% la señalización vertical es un aspecto fundamental para garantizar una conducción segura. Y es que, el mayor peligro para quien conduce es no identificar rápidamente una señal. “Esos segundos que tardamos en entender y reaccionar a su mensaje son cruciales en la conducción y cualquier duda puede ocasionar un accidente”, señala Cano, quien añade que la renovación de las señales “supone una inversión muy baja en relación con el beneficio en materia de seguridad vial que se puede obtener”.