Los ecologistas dudan de las intenciones de la Comunidad sobre Cabo Cope

Sareb ha desmentido que el Ejecutivo regional intentara comprarlo en 2018, motivo por el que ha ejercido el derecho de retracto tras la adquisición del espacio por ANSE

Imagen de Cabo Cope ANSE

Las asociaciones ecologistas ANSE y WWF España han manifestado hoy sus dudas sobre las intenciones de la Comunidad de ejercer el derecho de retracto para la adquisición de Cabo Cope, después de que la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) adquiriera el espacio por 500.000 euros. Así han manifestado que “solo cuando este aprobada la normativa que garantice la protección del Parque Regional de Calnegre y Cabo Cope y su costa quedará justificado que el Cabezo de Cope pase de manos ecologistas a la Comunidad Autónoma”.

Sareb ha desmentido al Ejecutivo regional después de que anunciara que intentó comprar el terreno en el año 2018. El “banco malo” tampoco tiene constancia de una propuesta económica a Solvia, que ejerce como comercializadora de los activos tóxicos de bancos rescatados con dinero público y cuyos servicios jurídicos analizan la documentación remitida por el Gobierno regional mediante la que se reclama el derecho de retracto.

A los ecologistas les preocupa que la discusión sobre la iniciativa de tanteo y retracto por la Comunidad en la compra de Cabo Cope por parte de la Fundación ANSE y el desmentido de Sareb sobre la existencia de oferta alguna por parte de la Comunidad haga olvidar el objetivo prioritario que es la protección del conjunto del Parque Regional, así como la aprobación de su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN).

ANSE y WWF han promovido en diversas ocasiones que algunos de los enclaves más valiosos, por su biodiversidad y grado de protección, pudieran ser adquiridos por las administraciones competentes para asegurar su protección, conservación y disfrute de los habitantes de la Región y visitantes. Así se pidió también, en el caso de Cabo Cope, a la Comunidad Autónoma y al Ayuntamiento de Águilas, con quienes ANSE se reunió expresamente para pedir su compra con fondos públicos y ofreciendo su ayuda para ello.

Por este motivo, afirman, “el ejercicio del derecho de retracto por parte de la Comunidad Autónoma ha dado respuesta, finalmente, a nuestra primera petición para impulsar la protección de un lugar emblemático y amenazado, aunque se ha producido de una manera forzada y extraña”.

Sin embargo, muestran su desconfianza acerca de las motivaciones del Gobierno regional “puesto que justifica el retracto en que ya se había producido un interés por su parte y habían realizado una oferta de compra a Sareb, mayor que la pagada por la Fundación ANSE. Por el contrario, la propia Sareb ha confirmado a las pocas horas que este hecho no se ha producido en ningún momento”.

En opinión de las organizaciones, sería importante la aclaración de estas afirmaciones y parecería lógico pedir explicaciones en sede parlamentaria e incluso responsabilidades si se demuestra que no existió dicha oferta formal. También los socialistas murcianos han solicitado la comparecencia del consejero de Medio Ambiente en la Asamblea Regional para que explique la situación y presente la documentación. La diputada María Dolores Martínez asegura que "la oferta de compra no aparece en ni en el presupuesto de 2018, no en el de 2019, ni en el de 2020 y se pregunta el motivo por el cuál quieren comprarlo ahora y cómo piensan pagarlo.

A las organizaciones ecologistas les genera una “gran inquietud” que el derecho retracto planteado se produzca antes de la aprobación, al menos en su fase inicial, del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Regional, y con un pleito pendiente por Iberdrola Inmobiliaria para mantener el desarrollo urbanístico en terrenos del Parque.

Según WWF y ANSE este proyecto debería ser rechazado públicamente por la Comunidad para ser coherente con el ejercicio de su derecho de tanteo y retracto en el caso de Cabo Cope. También piden que el Gobierno regional inicie, de manera urgente, el proceso de creación de la Reserva Marina comprometida por el presidente Fernando López Miras.

Consideran que debido a la situación económica “con las cuentas intervenidas y una enorme deuda pública, tenemos muchas dudas de como se va a realizar el pago para la compra de Cabo Cope, por ello sería exigible la máxima transparencia y claridad en este asunto”.

También, se preguntan “cuántas veces ha ejercido este derecho de tanteo y retracto en este y en otros espacios protegidos desde 2007, fecha de la publicación de la Ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad que recoge este derecho, y si va a seguir ejerciéndolo sobre el resto de las fincas que se puedan vender próximamente dentro del Parque Regional de Calnegre y Cabo Cope, para continuar con la senda iniciada con la compra de Cabo Cope”.

En opinión de ANSE y WWF España, con la manera de actuar del Gobierno regional “se ha perdido la oportunidad de trabajar conjuntamente en la conservación eficaz del espacio, de manera coordinada y colaborativa, con la opción de sumar otros terrenos a la compra realizada por una entidad de utilidad pública, la Fundación ANSE, con el apoyo de WWF, fondos de particulares y donaciones y, todo ello, en un momento de gran dificultad económica para la Región y el conjunto del Estado" y hacen hincapié en que quedan por muchas dudas por resolver "antes de aceptar que las fincas adquiridas por ANSE con el apoyo de WWF pasen a manos de una Comunidad Autónoma que, paralelamente, sigue desmantelando la administración ambiental y rebajando las exigencias normativas”,