Récord de refugiados

Más de 79,5 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus países a finales de 2019. Los conflictos, persecuciones o violaciones de derechos humanos son las principales causas

Banco de Datos sobre refugiadosJosé Luis Montoro | Teresa Gallardo

Guerra, violencia, hambre, persecuciones... Cada día hay más ciudadanos que deben tomar la decisión más difícil de su vida, abandonar su hogar en busca de un destino mejor. La población global de desplazados forzosos aumentó en 2,3 millones en 2018. Mas de 79,5 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus países por motivos como estos a finales de 2019. Esta cifra representa el 1% de la población global y es la más alta recogida por ACNUR. Desde 2009, el número de desplazados, refugiados y solicitantes de asilo han crecido sin control. El año anterior la cifra se situaba en 70,8 millones. Más de dos terceras partes provienen de distintos países como Siria, Afganistán y Sudán del Sur. Las guerras civiles en Oriente Próximo  han inducido la huida de aproximadamente 4 millones de ciudadanos hacia otros países. En cuanto a solicitantes de asilo, Venezuela (85.54%), Siria (28.75%), Afganistán (27.5), Irak (16.25%) y RD Congo (12.5%) son los que presentan mayores porcentajes. Más de la mitad de los deportados ha buscado un hogar en los países vecinos con menos recursos aun para garantizar una vida digna y segura. Por quinto año consecutivo, Turquía fue el país que mayor número de personas acogió, seguido de Pakistán y Uganda. Sin embargo, muchos de ellos encontraron protección en países de la Unión Europea como Alemania, que recibió en 2018 cerca de 55.300 extranjeros. España se ha convertido también en otra de las principales rutas de migrantes. Nuestro país batió un récord el pasado año con más de 56.000 llegadas. Por tercer año consecutivo, los venezolanos encabezaron el listado de solicitantes de asilo, seguidos de los naturales de Colombia y Siria. Durante 2018, el numero de migrantes que regresaron a sus países de origen se mantuvo en 593.800. Es un descenso respecto a los 667.400 de 2017, sobre todo si tenemos en cuenta que la población ha seguido creciendo. El mayor número de retornos se dio en Siria, por delante de Líbano e Irak. Pero ¿es acertado un regreso prematuro? Podría tener un impacto negativo en los refugiados y en la región.