Un éxito de 140.000 millones

Las condiciones son asumibles e impedirán cualquier deriva populista.

La Razón

No hay duda de que los 140.000 millones de euros que obtendrá España del fondo aprobado por la Unión Europea es un gran éxito. Lo es también porque incluye una serie de condiciones que impedirán que se lleve a término la agenda comunista. Pedro Sánchez consigue una importante inyección de dinero para reactivar la maltrecha economía española, aunque no sea el importe máximo que le hubiera gustado pero era imposible en una negociación multilateral tan complicada y con intereses contrapuestos. Hay que tener presente que no es un regalo, porque una parte importante se tendrá que devolver. La izquierda estaba muy nerviosa con palabras como hombres de negro o rescate porque hizo una campaña inmisericorde e injusta contra el Gobierno del PP cuando fue necesario un crédito europeo para hacer frente a la crisis de las cajas de ahorro. No ha pasado tanto tiempo para que no recordemos lo que se dijo entonces y lo que se dice ahora. Los hombres de negro son sustituidos por el primer ministro holandés y sus aliados, pero no sólo no tenemos que preocuparnos, sino alegrarnos porque no se permitirá el despilfarro que tanto gusta a la izquierda española.

El resultado de la cumbre, sin lugar a dudas histórico, es muy bueno para la UE pero también para España. Estos créditos y subsidios serán claves a la hora de afrontar la reconstrucción. Las condiciones son asumibles e impedirán cualquier deriva populista. Es lo que les sucedió a los pijo-progres de Alexis Tsipras y su Syriza, la coalición de la izquierda radical, cuando tuvieron que aceptar el rescate para salvar a Grecia del desastre. Los amigos de Podemos se vieron obligados a aplicar importantes reformas y prescindieron de Yanis Varufakis, el arrogante y sobrevalorado ministro de Economía. El realismo se impuso y la agenda comunista y antisistema acabó en la papelera de la historia. No encuentro un sitio mejor para aquel cúmulo de despropósitos que eran una infantil exaltación de la ignorancia económica. Sánchez es un político tenaz y con suerte, por lo que espero que aproveche este éxito por el bien de todos. Las reformas serán muy positivas para España y nos tenemos que acostumbrar a que lo más acertado es cumplir con los criterios de convergencia. El futuro es tener una economía sana y fuerte que se corresponda a nuestra importancia dentro de la UE. El despilfarro es siempre malo en la vida pública, empresarial y personal.