El machismo contra Ayuso

No hay nada más progresista que el centro derecha y la socialdemocracia

FOTO: A.Martínez Vélez. POOL/Europa Press

Tras el fracaso de la campaña de mociones de censura para conseguir Murcia, Madrid y Castilla y León, la izquierda política y mediática ha puesto sus esperanzas en quitarle la presidencia a Ayuso. Las encuestas muestran que el centro derecha conseguirá una clara victoria frente al bloque socialista-comunista. La situación es muy favorable, además, tras la irrupción de Iglesias. Hasta Ciudadanos ha cambiado a su candidato con el objetivo de presentar a alguien que pueda pactar con el PP, ya que las malas relaciones que tenía Aguado con Ayuso hacían imposible cualquier acuerdo postelectoral.

Por otra parte, es impensable que Arrimadas apoye una coalición de socialistas, comunistas y antisistema. Edmundo Bal encaja muy bien, si las urnas le acompañan, en un gobierno de coalición de centro derecha. El 4 de mayo mostrará qué resultado otorga la ruleta electoral. Otro aspecto que dura demasiado tiempo es el insufrible machismo que ejerce la izquierda contra Ayuso. Ese arrogante menosprecio es bochornoso. Nada de lo que se hace o dice es aceptable, porque responde a su condición femenina.

La presidenta madrileña ha demostrado desde que asumió el cargo que es una mujer con ideas propias y convicciones tan firmes como claras, con experiencia, capacidad de trabajo, formación y que nadie la maneja. Es algo que no pueden soportar sus enemigos. Es periodista como los periodistas que la critican simplemente porque no es de izquierdas y es mujer.

Es verdad, hay que reconocerlo, que no es una pijo progre de familia rica y que nada le resultó fácil, en todos los sentidos, a diferencia de los acomodados integrantes de las listas electorales de sus oponentes. Hay gente que ha tenido que trabajar para poder estudiar o que no ha contado con unos padres solícitos a la hora de suministrar recursos a sus vástagos para que no conocieran los sinsabores de las dificultades pecuniarias.

No dudo de que se sientan muy unidos al proletariado, pero el progreso no se logra desde el socialismo radical, el comunismo o el populismo de izquierdas. No hay nada más progresista que el centro derecha y la socialdemocracia que han conseguido que la sociedad española se encuentre entre las más avanzadas y solidarias del mundo. Desde luego, es algo que no conseguiremos en Madrid si gobierna el PSOE acompañado de Más Madrid y Unidas Podemos. Y mientras tanto, que sigan atacando a Ayuso con su rancio machismo porque así la harán cada vez más grande.