Gobierno en peligro

Medio Ejecutivo en contra, medio a favor. El PP, con Sánchez. ¿Y Vox?

José Antonio Vera

Como no podía ser de otra manera, la crisis ucraniana ha vuelto a despertar los demonios de la coalición de Gobierno. Robles y Alvares se entregan con entusiasmo al militarismo atlántico mientras que Irene Montero recuerda la tradición de «neutralidad» de España, que en su opinión debe seguir siendo el país del «no a la guerra». Como en tantos frentes desde que empezaron a gobernar, Podemos y el PSOE chocan. E Iglesias ha tenido que enviar el mensaje de que la estabilidad corre peligro si entramos en el conflicto contra Rusia enviando tropas a combatir en Ucrania.

De manera que ya tenemos otra vez a Sánchez por el «sí» y a Iglesias por el «no». Los socialistas españoles han ido más allá que Alemania e Italia, de momento indecisos ante un apoyo sin ambages a la OTAN. Con tal entusiasmo, que los ministros comunistas se han lanzado a la yugular de sus colegas, lo que obliga al presidente a recular, trasladando la idea de que España está por la «diplomacia y el diálogo».

No es este un tema menor. El Gobierno ha chocado una y otra vez por asuntos sociales, económicos, laborales, culturales y territoriales. El problema ahora es que estamos ante una de esas cuestiones que encienden y polarizan. Con el añadido de que Iglesias ya no está en el Gobierno sino en la calle, y desde la calle no dudará en apretar al Ejecutivo incluso si para ello tiene que provocar su caída. Los tiempos de Iglesias no son los de Yolanda, y tampoco los de Montero, Belarra y Garzón. Podemos puede dar por concluida la legislatura si ve que oponiéndose a la guerra suben sus expectativas electorales.

Las posiciones, pues, están bien claras. Medio Gobierno en contra, medio a favor. El PP, a regañadientes, con Sánchez. ¿Y qué hará Vox? Buena pregunta.