El «thriller» electoral andaluz con matices de Ken Follet

«Los matices» importan en Andalucía para saber el margen que obtiene el PP, si Vox tendrá voz y voto y hasta dónde cae el PSOE

FOTO: Carlos Barba EFE

Ken Follett, el autor de «Los pilares de la tierra», coloca en boca de uno de los personajes de «Nunca», su última novela, una afirmación lapidaria: «en política, lo único seguro es que nada es seguro». El creador de tantos «thrillers» –narraciones de intriga y suspense–, británico y de corazón laborista no tiene experiencia política directa, pero sí su mujer Barbara, diputada en Westminster por el Partido Laborista entre 1997 y 2010. Iván Redondo, el ex-protoasesor de Pedro Sánchez, que sí ha estado en las cocinas del poder, tiene menos dudas. «En Andalucía no habrá ninguna sorpresa el domingo», acaba de escribir. «Sucederá lo que ya se sabe que va a pasar», remacha. Y lo que se sabe –salvo batacazo cósmico de los profetas de la demoscopia– es que ganará el PP que allí lidera Juan Manuel Moreno, que tiene todas las papeletas para repetir como presidente de la Junta de Andalucía. Sin embargo, queda partido. «Lo importante son los matices» repetía con frecuencia Luis Valls Taberner, presidente del Banco Popular Español cuando llegó a ser la entidad financiera más rentable del mundo, mucho antes de que fuera comprado/absorbido por un euro por el Santander y sus accionistas perdieran todo su dinero cuando estaba en crisis en 2017.

«Los matices» importan en Andalucía para saber el margen que obtiene el PP, si Vox tendrá voz y voto y hasta dónde cae el PSOE. Todos los gurús electorales certifican el triunfo popular, incluido el inefable José Félix Tezanos, presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), siempre señalado por arrimar el ascua a la sardina gubernamental–sanchista, incluso a coste de ridículos sonados. «Los matices», entre otras cosas, son el número de diputados que logre cada partido y si el PP de Moreno se acerca o roza la mayoría absoluta. Ahí es donde hay más diferencias entre encuestas y un terreno que ha eludido Tezanos que –por algo será– también dice que en toda España el PP de Feijóo retrocede algo mientras el PSOE de Sánchez se mantiene. El jefe del CIS, viejo zorro de la demoscopia, sabe que si el partido más votado en cada provincia saca mucha ventaja al segundo tiene bastantes posibilidades de rebañar un número extra de escaños que pueden amplificar las diferencias. También lo saben en el PP. No es magia, es aritmética electoral versión D’Hont, el sistema que se aplica en España. Son matices sí, pero es que son «importantes», como decía el banquero, decisivos, sobre todo en política en donde «lo único seguro es que nada es seguro». «Thriller» electoral andaluz con matices de Ken Follett.