Comienza el juicio por el ataque yihadista en el tren Thalys de París

Tres turistas estadounidenses redujeron a El Khazzani, que subió armado a un vagón en Bruselas en 2015. En el juicio ha sido llamado a declarar Clint Estwood, quien rodó una película

El entonces presidente Francois Hollande condecoró a los estadounidenses que evitaron una masacreMichel EulerAP

Hoy comienza en París el juicio contra el yihadista Ayoub El Khazzani por cargos de terrorismo por exhibirse con el torso desnudo en un tren en 2015 con un arsenal de armas y disparar a un pasajero. El terrorista fue abatido por tres jóvenes estadounidenses y el incidente fue llevado a la pantalla por Clint Eastwood, quien lo convirtió en un thriller de Hollywood.

Este intento de atentado se produjo hace cinco años en el tren rápido Thalys que une Ámsterdam con París. Se espera que en el juicio contra Ayoub El Khazzani aporte su testimonio los dos militares de Estados Unidos que le derribaron y que fueron recibidos como héroes. Eastwood, quien convirtió este drama en la película" 15:17 Tren a París", también fue convocada para participar en el juicio el 23 de noviembre. No se sabe aún si el actor y director estará presente o testificará por vídeo.

Skarlatos, uno de los “héroes”, dijo en su día que si el atacante hubiera sido hábil con el fusil kalashnikov que llevaba “habría podido vaciar los nueve cargadores que llevaba y probablemente no estaríamos aquí”. El Khazzani afirmó que su intención no era terrorista, sino robar a los pasajeros del convoy. “Llevaba 270 municiones, suficientes para matar a 300 personas”, indicó en su día Thibault de Montbrial, abogado de los tres estadounidenses.

Uno de los tres jóvenes estadounidenses, Alek Skarlatos, dijo entonces que su formación militar les sirvió cuando tenían controlado al atacante, por ejemplo para comprobar que no había más cómplices. Preguntado sobre qué motivó su reacción, otro de los jóvenes, Spencer Stone, respondió: “Sobrevivir y permitir a mis amigos y a los demás pasajeros del tren sobrevivir”.

El Khazzani, un marroquí de 31 años, pasó varios meses en Siria y se subió al tren en Bruselas armado hasta los dientes. Está acusado de intento de asesinato en un ataque frustrado. Si es declarado culpable, enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua. Otros tres hombres, que no estaban en el tren, también están siendo juzgados por su papel de supuestos cómplices. Se trata de Bilal Chatra, de 24 años, miembro argelino del grupo Estado Islámico, quien habría sido el segundo hombre en el tren, pero abandonó el complot una semana antes. Había abandonado Siria hacia Europa una semana antes para establecer la ruta de salida.

Mohamed Bakkali presuntamente acogió a los atacantes con destino a Europa en Budapest, Hungría, algo que él ha negado. Los dos fueron arrestados en Alemania en 2016. Un tercer hombre, Redouane El Amrani Ezzerrifi, condujo un barco para ayudarlos en su regreso a Europa.

El cerebro considerado como autor intelectual de esos ataques, Abdel Hamid Abaaoud, planeó este atentado en Siria, según la fiscalía. Abaaoud viajó de Siria a Bélgica con El Khazzani para organizar ataques en Europa, y se refugió con él y Chatra en un apartamento de Bruselas, según la fiscalía. Abaaoud fue asesinado por fuerzas especiales francesas días después de la tragedia de la discoteca parisina Bataclan.

El atacante del tren, El Khazzani, “siguió conscientemente a Abaaoud, pero hace años que no tenía mentalidad yihadista”, ha dicho su abogada, Sarah Mauger-Poliak, en una entrevista telefónica a la agencia AP. “Está muy afectado y lamenta haberse dejado adoctrinar en la propaganda”.

El Khazzani compró un billete de tren en la estación de Bruselas el 21 de agosto de 2015. Iba armado con un Kalashnikov, nueve cargadores con 30 balas cada uno, una pistola automática y un cúter, según los investigadores. Una vez en el tren, se quedó en un baño entre los coches y salió con el torso desnudo con un Kalashnikov.

Un pasajero que esperaba se enfrentó al atacante, luego un franco-estadounidense, Mark Magoolian, se peleó con el atacante para alejarlo, antes de recibir un disparo con una pistola mientras se dirigía al vagón número 12 para advertir a su esposa. Magoolian dijo en entrevistas posteriores que el atacante recuperó el Kalashnikov.

Spencer Stone, una estadounidense de entonces 23 años aviador, dijo días después del ataque que estaba saliendo de un sueño cuando apareció el yihadista. Alek Skarlatos, estadounidense de 22 años entonces y miembro de la Guardia Nacional, les dijo: "Vamos”. Los tres hombres, todos de California, entraron en acción. Stone y Skarlatos se acercaron al pistolero para quitarle su arma. El tercer amigo, Anthony Sadler, de 23 años, entonces estudiante, ayudó a doblegar al agresor.

Stone dijo que dejó inconsciente a El Khazzani. Luego, un empresario británico se unió a la refriega. A Stone, cuya mano resultó herida por el cúter, también se le atribuye haber salvado la vida del profesor franco-estadounidense, cuyo cuello estaba chorreando sangre. Stone afirmó que metió dos dedos "en su agujero y encontré lo que pensé que era la arteria, empujó hacia abajo y el sangrado se detuvo”. El tren se desvió a Arras, en el norte de Francia, donde fue detenido El Khazzani.

En el momento de ese ataque frustrado, Francia aún se estaba recuperando del trauma de los ataques en París siete meses antes contra la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado kosher. Tres meses después, un escuadrón de yihadistas volvería a atacar, matando a 130 personas en ataques coordinados contra la capital en Bataclan.