El primer obispo español en vacunarse contra la Covid: “No me he colado ni he pedido privilegios”

“Formo parte de la unidad sanitaria de la residencia de sacerdotes mayores”, argumenta el pastor de Mallorca, Sebastià Taltavull, que recibió la primera dosis el pasado día 5

Sebastia Taltavull, obispo de Mallorca
Sebastia Taltavull, obispo de MallorcaLa RazónLa Razón

El pasado 5 de enero, el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer en la residencia de sacerdotes mayores Sant Pere i Sant Bernat en Palma. Desde entonces, lo ha comentado con naturalidad en los diferentes foros, celebraciones y encuentros que ha mantenido, sin darle más importancia. De hecho, esta misma semana recibirá la segunda dosis, convirtiéndose en el primer prelado español en estar inmunizado contra el coronavirus. Sin embargo, ayer se acusó al pastor de formar parte de la lista de políticos y autoridades que se habría saltado el orden prioritario establecido por Sanidad. “No me he colado ni he pedido ningún privilegio”, asegura Taltavull a LA RAZÓN, que insiste una y otra vez: “Para nada me he querido colar”.

“Formo parte de la unidad sanitaria de la residencia, por eso estaba en el listado de vacunación junto a los residentes y el resto del personal”, argumenta el obispo balear, que defiende que le insistieron en que recibiera las dosis: “La residencia ha actuado conforme a los prescrito por las autoridades sanitarias. Todo el proceso de vacunación que se ha llevado en el centro está protocolizado y yo no he sido una excepción”.

Al echar la vista atrás, Taltavull defiende que “simplemente me llamaron, como con otras vacunas, se me pidió si aceptaba vacunarme y dije que sí, porque consideré no estaba haciendo nada irregular”. “Es más, estaba convencido de que de esa manera era un ejemplo para los cristianos y para los mayores, tal y como nos ha pedido el Papa”, añade.

Es más, detalla que “en ningún momento me he escondido. Precisamente, consciente de la importancia de vacunarse, lo he comentado con naturalidad con todo aquel con el que he hablado”. En esta misma línea, apunta que “siempre me he vacunado en la residencia sacerdotal de la gripe y es mi centro de referencia ante cualquier incidencia de salud que he tenido. Tal es mi vínculo con el centro que tengo una habitación allí, aunque actualmente resido en el palacio episcopal”.

Aun así, no oculta su pesar por la controversia generada en las últimas horas: “Estoy disgustado por el revuelo que se ha generado. Si alguien se ha podido molestar, pido disculpas. No sé que más puedo hacer”. Es más, comenta que “cuando estos días veía a los políticos que se adelantaban, en ningún momento me sentí identificado con ellos ni entendí que estaba en su misma situación”.