MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
18:56
Actualizado
  • 1

Menos «X» pero más dinero para la Iglesia

  • Menos «X» pero más dinero para la Iglesia

Tiempo de lectura 4 min.

21 de marzo de 2018. 03:17h

Comentada
21/3/2018

Por primera vez baja el número de contribuyentes que marcan la X en favor de la Iglesia Católica en su declaración de la renta. En concreto, 234.787 personas menos respecto al ejercicio anterior. Estos datos, relativos al año 2017, fueron presentados ayer por el vicesecretario de asuntos económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Jiménez Barriocanal, quien reconoció no estar «ni contento ni satisfecho». Pero lo cierto, es que pese a que hubo menos contribuyentes que destinaron el 0,7% de sus impuestos a la Iglesia, se registró un aumento en la cantidad obtenida: 7 millones más que en 2016 y la más alta desde que se estableció el nuevo sistema de financiación del IRPF en el año 2007. En total, 256,21 millones.

¿Cómo se puede explicar esta paradoja? Se ha recaudado más dinero gracias a la mejora de la situación económica. Hay más número de contribuyentes y, además, ha aumentado el número de declaraciones en favor de la Iglesia por parte de las rentas más altas (a partir de los 30.000 euros): hubo 23.672 más en este tramo. Paralelamente, ha descendido el número de X en las rentas inferiores.

Para tratar de explicar por qué en 20as17 menos personas destinaron el 0,7% del IRPF a la Iglesia, Barriocanal entonó el «mea culpa» y admitió que «se tiene contar mejor lo que hace la institución católica por la sociedad en todos los ámbitos».

También apuntó como posible causa que «hay más contribuyentes y en estos primeros borradores las casillas de asignación del IRPF salen sin asignar». «Si no se les recuerda que hay que marcar la casilla no lo hacen», subrayó. De hecho, hay 600.000 personas que no han marcado ninguna. Los datos avalan su tesis pues no sólo ha descendido el número de declaraciones en favor de la Iglesia, sino también las X en la casilla de fines sociales y con el mismo porcentaje. «Es evidente que cuando el descenso es proporcional, es homogéneo y además es idéntico al de la casilla de fines sociales, es que hay algún elemento conjunto a ambas asignaciones que es el que ha provocado esta disminución», dijo el vicepresidente para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal. Apuntó varios posibles, como que la forma en que se declarara, las nuevas maneras de presentar la declaración, la declaración telemática, mecanismos que «hacen que ya no hacen tan inmediato el acceder a la asignación tributaria». «Lo estamos estudiando», apostilló. Por ello pidió a Hacienda que facilite al contribuyente poder tomar un decisión «en conciencia y con la máxima flexibilidad posible». «Nosotros no hemos pedido jamás ningún tipo de privilegio, pero que no aparezca la casilla escondida en el último recodo», afeó Barriocanal.

Por comunidades, en 13 de ellas se ha producido un incremento de la cantidad recaudada, si bien el porcentaje de asignaciones ha disminuido de modo similar en todas. Entre las más sensibles a la casilla de la Iglesia están Castilla La Mancha (45,94%), La Rioja (45,37 %), Extremadura (44,7 %), Murcia (43,96 %). Cataluña es la comunidad en la que menos se marca esta casilla (20 %).

Últimas noticias