Santoral

¿Qué santo se celebra hoy, 8 de diciembre? Todo lo que debes saber del santoral de hoy

En el santoral de este viernes explicamos qué celebramos con el Día de la Inmaculada Concepción

Imagen de Inmaculada Concepción de María
Imagen de Inmaculada Concepción de MaríaLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@54c2060e

El martes 8 de diciembre, el santoral católico rinde un significativo homenaje a la Inmaculada Concepción de María, venerada como la patrona de España. Esta devoción a la Concepción Inmaculada de María fue solemnemente proclamada como un dogma de fe en diciembre de 1854. Posteriormente, un cuarto de siglo después, el Papa León XIII exaltó la celebración a la categoría litúrgica más alta.

Además, este 8 de diciembre, la Iglesia Católica honra a una serie de santos y beatos, incluyendo a San Eucario, San Macario, San Patapio, San Romarico, San Sofronio, San Teobaldo de Marliaco, Beato Constantino abad, Beato José María Zabal Blasco y Beata Narcisa de Jesús Martillo Morán. Estas figuras veneradas también son recordadas en este día por sus contribuciones significativas a la fe y a la Iglesia.

¿Qué se celebra el Día de la Inmaculada Concepción?

La Inmaculada Concepción se refiere a la concepción única y especial de María. Aunque nacida de padres humanos, su concepción no fue virginal, pero sí singular en otros aspectos. El Catecismo de la Iglesia Católica nos ilustra que para ser la Madre del Salvador, María fue bendecida por Dios con dones proporcionales a una misión de tal magnitud.

En el instante de la Anunciación, el ángel Gabriel la saluda como 'llena de gracia'. Esta frase destaca la especial conexión de María con Dios. Y es que, para poder aceptar su vocación única y trascendental con una fe completamente libre y decidida, era esencial que estuviera completamente guiada por la gracia de Dios. Esta gracia, un regalo de Dios, la llenó de la capacidad de aceptar y abrazar su destino con un corazón abierto y una fe inquebrantable.

La Iglesia Católica cree que aquellos que mueren en amistad con Dios y acceden al Cielo serán liberados de todo pecado y mancha de pecado. Así, todos nos convertiremos en 'inmaculados' (del latín, immaculatus = 'sin mancha') si permanecemos fieles a Dios. Incluso en esta vida, Dios nos purifica y nos prepara en santidad. Si morimos en su amistad, pero aún no estamos purificados completamente, Él nos purificará en el purgatorio y nos hará inmaculados.

Al otorgar a María esta gracia desde el primer instante de su concepción, Dios coloca a María en un lugar preferente y la prepara para la misión de ser la madre de Jesús. María, por lo tanto, es el primer fruto de la redención de Cristo. La gracia de Dios no solo la llenó de fortaleza, sino que también la guio en cada paso del camino, ayudándola a entender y aceptar plenamente su papel.

El Día de la Inmaculada Concepción, que se celebra el 8 de diciembre, es uno de los eventos marianos más destacados en la Iglesia Católica. La fecha no es aleatoria. Según la tradición católica, la Natividad de María cae el 8 de septiembre, y si restamos nueve meses, llegamos al 8 de diciembre.

Es relevante señalar que esta fecha se fijó en 1476 por el Papa Sixto IV. Más adelante, en 1708, el Papa Clemente XI decidió que sería un día de precepto dentro de la institución religiosa. Sin embargo, la proclamación oficial del dogma de la Inmaculada Concepción de María no tuvo lugar hasta 1854, cuando el Papa Pio IX emitió la carta apostólica Ineffabilis Deus.

Este anuncio tuvo lugar el 8 de diciembre de ese año en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Ante una gran cantidad de feligreses, cardenales y arzobispos de todo el mundo, el Sumo Pontífice declaró: "Declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por Dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fe".