La mortalidad por coronavirus se ha disparado un 34% en España en la última quincena de marzo

Entre el 17 y el 31 de marzo murieron 5.398 personas más de las estimadas en condiciones “normales”, con Castilla-La Mancha, Castilla y León, Navarra y Madrid a la cabeza, según el Instituto de Salud Carlos III

. Morgue en el Palacio de Hielo de Madrid
. Morgue en el Palacio de Hielo de Madrid©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

Las desorbitadas cifras de fallecimientos que ha provocado la pandemia de coronavirus en España (más de 9.050 acumuladas por el momento) tiene una repercusión directa en la mortalidad de nuestro país en las últimas semanas, hasta el punto de que esta variable se ha disparado un 34,1% entre el periodo del 17 y el 31 de marzo de 2020, en comparación con los valores previstos para estas fechas. Así se desprende del último informe elaborado por el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) y publicado hoy por el Instituto de Salud Carlos III.

En concreto, el dato de defunciones observadas por todas las causas, para toda la población española, es de 21.243 personas, cifra muy superior a los 15.844 fallecimientos estimados para estas fechas en circunstancias normales, lo que significa un incremento de 5.398 muertes por encima de las previstas, según confirma el informe. Así, aunque el documento no especifica ninguna causa concreta, parece obvio que sólo el envite del coronavirus puede explicar este exponencial crecimiento de la tasa de mortalidad.

De hecho, desgranando la información detallada por comunidades autónomas, el incremento de fallecimientos coincide con aquellas regiones en las que el Covid-19 está demostrando ser más combativo. En concreto, se observan excesos de mortalidad especialmente llamativos en Castilla-La Mancha (con un incremento de la mortalidad total de un 145,4%), seguido muy de cerca por Castilla y León (con un crecimiento del 132,2%), de Navarra (con un aumento del 125,9%) y de Madrid (con una subida del 97,3%), aunque lo cierto es que todas las comunidades muestran un incremento de, al menos, un 25% respecto a sus cifras de mortalidad estimadas, a pesar de que, tal y como confirma el informe “en el momento actual observamos un retraso en la notificación de defunciones en los registros civiles de varias comunidades, siendo notable en Galicia, Madrid y La Rioja”, por lo que las cifras reales pueden ser incluso superiores.

Fallecen más varones y mayores de 74 años

Del mismo modo que coinciden las regiones más afectadas por coronavirus, también lo hacen los perfiles de pacientes que sufren de manera más directa las consecuencias del Covid-19. En concreto, según el informe, “el exceso de mortalidad se concentra en los grupos de edad de mayores de 74 y entre los 65 y los 74 años. Y en general, el exceso de mortalidad resulta mayor en varones que en mujeres”, un hecho que confirman los profesionales sanitarios desde el comienzo de la pandemia.

En concreto, la cifra de fallecimientos en hombres entre el 17 y el 31 de marzo fue de 11.236, frente a los 7.924 estimados para esas fechas, lo que significa un incremento del 41,8%, con más de 3.312 muertes de las previstas. Y en el caso de las mujeres, el incremento de la tasa de mortalidad también asciende a 9.343 defunciones, lo que se traduce en 1.768 más de las estimadas, con un aumento del 25,3%.

Aunque menos afectadas, otras Comunidades Autónomas como Asturias o Canarias muestran excesos puntuales de mortalidad de un día, que se concentran principalmente en mayores de 74 años, y que sobrepasan el límite superior del 99% sobre las defunciones estimadas, pero sin llegar a mantenerse ese exceso al menos durante dos días consecutivos, por lo que el balance acumulado no resulta tan evidente.