La respuesta inflamatoria en los latinos “es brutal”

Los médicos detectan cuadros más graves en los pacientes de origen suramericano. Las UCIS de zonas de Madrid en las que residen presentan una tasa mayor de mortalidad

Thumbnail

Una vez transcurrido el principal pico de la pandemia en España, los médicos disponen ya de información suficiente sobre numerosos aspectos de la infección por coronavirus en general, los síntomas que provoca y los pacientes más afectados. La mayoría de los que han ingresado en las Unidades de Cuidados intentivos (UCI) hasta la fecha presenta un cuadro de distrés respiratorio agudo del adulto, un síndrome descrito por primera vez en Ausbaugh en 1967 que se caracteriza por ser el tipo más severo de lesión pulmonar aguda. Dicha lesión está causada por una inflamación intensa y persistente a nivel pulmonar con un aumento de la permeabilidad vascular.

La dificultad para respirar resultante es la que hace imprescindible en la mayoría de los casos el uso de ventilación mecánica adecuada por medio de los respiradores existentes en las UCIS y en otros servicios análogos, aunque los más aptos para mejorar la función respiratoria del enfermo son los ubicados en las UCIS propiamente dichas por estar diseñados para uso en pulmones dañados, a diferencia de los que se emplean en otros servicios, que están pensados para aplicarse a pacientes con pulmones sanos, según relata uno de los intensivistas que ha estado al frente de la lucha contra la pandemia en un hospital madrileño desde el inicio de la crisis. Aunque no hay todavía estudios nacionales concluyentes, la observación de los pacientes indica que la mayor parte de los que enferman de forma grave son personas mayores. Aunque se han registrado casos de personas sanas y deportistas hospitalizadas, la infección golpea con especial fuerza a personas debilitadas de elevada edad. De hecho, en algunos hospitales se ha constatado que la mortalidad roza el 100% en mayores de 75 años, porcentaje que desciende notablemente a medida que baja la edad del infectado grave. También es muy elevada en pacientes obesos.

Aunque el Covid 19 ataca fundamentalmente a los pulmones, los médicos están observando también que el virus es capaz de desatar fallos multiorgánicos con especial incidencia en corazón, riñones o hígado. Como indica hoy en A TU Salud Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), inicialmente se abordó como una patología vírica, pero estamos reorientando su abordaje como una de tipo autoinmune, porque actúa como desencadenante de una respuesta inflamatoria tan importante que lleva al fallo multiorgánico”. Esta sería una posible explicación para los abundantes casos de muertes súbitas de afectados que se han producido en plantas de hospitalización durante los más de 40 días de guerra que viven los centros sanitarios. Otra de las particularidades importantes que están detectando los médicos españoles es que la enfermedad no afecta a todas las etnias por igual. Médicos de urgencias e intensivistas consultados por este periódico coinciden en que los infectados de origen latino, sobre todo los de origen indígena, presentan cuadros de mayor gravedad tanto a la llegada a los hospitales como cuando empeoran y precisan de cuidados críticos.

“Su respuesta inflamatoria es brutal”, indican. Uno de los intensivistas consultados alude en concreto a que las UCIS de hospitales ubicados en zonas del sur de Madrid en las que residen más latinos presentan una tasa mayor de mortalidad que las de hospitales ubicados en zonas con menos residentes procedentes de Suramérica. En Estados Unidos, la pandemia afecta también de forma más intensa también a ciudadanos de origen latino y afroamericano. Los médicos españoles no saben aún si existe una razón inmunológica o si las condiciones de vida, con muchos de ellos viviendo de manera conjunta en pisos pequeños, es la que aumenta la carga viral en sus organismos y empeora su estado de salud con respecto a ciudadanos españoles. Los dermatólogos han referido también otra peculiaridad de la pandemia: algunos de los infectados que llegan a los hospitales presentan lesiones cutáneas que parecen vinculadas con el virus. Se trata de urticarias o sabañones. La Academia Española de Dermatología y Venereología ha puesto en marcha un estudio para delimitar estas lesiones y comprobar si podrían servir para identificar casos positivos de coronavirus.