Coronavirus

Enrique Ossorio: “Celaá se ha lavado las manos. Ha roto el sistema educativo”

El Consejero de Educación de Madrid asegura que “si el Estado tiene interés en los alumnos vulnerables, que ponga sobre la mesa dinero para un plan de refuerzo en julio”

Thumbnail

El consejero de Educación madrileño dice que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tienen tanto miedo a los nacionalistas y a los independentistas por los pactos de Gobierno que «no regula en educación de manera taxativa». «Todo es: podrá...». Y eso es lo que dice que ha hecho Celaá en la orden que regula el acuerdo sobre el curso escolar. Por eso Madrid, dentro de ese «podrá...», hará unas instrucciones a los centros «de acuerdo a nuestra manera de pensar».

–¿Por qué Madrid no se ha adherido al acuerdo que proponía la ministra de Educación y FP a las autonomías sobre cómo afrontar el final de curso?

–No nos gusta que el título de segundo de Bachillerato, cuarto de la ESO o los de FP se puedan conseguir con suspensos, ni que cada Comunidad pueda decidir eso. Nos parece muy grave porque rompe el sistema educativo español. Los títulos valen en todas las Comunidades, y si una decide que con cinco suspensos se puede obtener el Bachillerato y otra no, eso genera mucha desigualdad. El Gobierno de la nación ha hecho absoluta dejación, se ha lavado las manos y permitido que cada una tome las decisiones más dispares sobre esta materia, lo que es una barbaridad.

–¿Y qué va a hacer Madrid?

–Una instrucción sobre cómo se evaluará en todas las etapas. En Madrid no se podrá conseguir un título con suspensos. Al final, la ministra lo que está haciendo con una orden es convertir en realidad lo que quiere hacer con su proyecto de ley de educación: que se pueda titular con suspensos, aunque sea por las circunstancias extraordinarias que hay. Esto es muy grave.

–¿Esto agranda la brecha educativa?

–En el fondo, el Ministerio lo ha enfocado mal. Todos estamos de acuerdo en que los docentes, este año, tienen que ser más flexibles. Esto es evidente. En el currículo habrá que ir a las cosas esenciales, y los docentes, cuando evalúen a los alumnos, tendrán en cuenta todo lo que ha sucedido. Confiando en los profesores estaba resuelto, no hacían falta estas reglas que, evidentemente, pueden incrementar esa brecha que la Comunidad de Madrid siempre ha denunciado que existe en otras Comunidades donde hay más laxitud, por ejemplo, en la EvAU. El Ministerio no tendría que haberse metido en este lío.

–Si los alumnos pueden pasar de curso con suspensos implicará un mayor esfuerzo para el profesorado el curso próximo. Y más si cada alumno cuenta con un plan individualizado de refuerzo. Se avecina complicado...

–Lo será, pero los profesores han hecho un gran esfuerzo todas estas semanas, y lo van a seguir haciendo hasta final de junio, y estoy seguro de que lo harán el próximo. La Comunidad de Madrid, antes de la sectorial, ya contemplaba hacer un plan individual de refuerzo. Habrá un informe final de cada alumno y una memoria de los contenidos que no se han podido dar para incluirlos el que viene.

–¿Esto obligará a contratar más profesorado?

–Veremos las circunstancias, y si hay que contratar más, se hará.

–¿Cree que al final se celebrará la EvAU?

–Las fechas son 6, 7 y 8 de julio, y confío que sí. Esperemos que las circunstancias sanitarias mejoren y sea factible y no tenga riesgos sanitarios la concentración de alumnos. En todo caso, la Consejería de Universidades y los rectores tomarán las medidas necesarias para que haya más aulas y los alumnos puedan estar más lejos unos de otros y se pueda evitar ese problema. Confiamos en que se pueda hacer en julio. De hecho, estamos viendo cómo en Francia van a volver a las aulas pronto, y ya lo están haciendo en Dinamarca y Alemania.

–Se ha hablado de abrir los colegios en julio para dar refuerzo con una programación lúdica y de asistencia voluntaria. ¿En Madrid también estarán abiertos?

–Nosotros le pedimos al Ministerio de Educación que diera un paso más allá. Dado que este año ha habido problemas con niños con dificultades especiales del aprendizaje, o por no disponer de ordenadores, pensamos que debería haber en julio un plan de refuerzo cofinanciado por el Estado y las Comunidades autónomas. Si el Estado tiene tanto interés en los estudiantes vulnerables, es el momento de que lo demuestre y ponga dinero encima de la mesa. En julio se pueden hacer refuerzos voluntarios. Tenemos el problema de la climatología, somos conscientes de que en Madrid, en ese mes, es complicado ir a clase, pero se podrían arbitrar soluciones, como iniciar la actividad temprano y no sobrepasar las 12 de la mañana.

–¿Al final, quién pagará el refuerzo del verano, los padres o la Administración?

–Lo ideal es que lo pagara la Administración. Las arcas de la Comunidad van a quedar muy tocadas después de esta situación porque hemos contratado 10.000 sanitarios más y compramos material sanitario. El gasto va a ser enorme. Que demuestre ahora Educación con dinero el interés que tiene por los vulnerables.

–¿Los colegios tendrán que abrir entonces obligatoriamente?

–Vamos a ver cómo responde el Ministerio a este planteamiento de financiación que le hemos hecho.

–¿Qué experiencia está teniendo Madrid con la educación a distancia?

–Ha sido muy positiva desde el principio. De cinco millones de páginas que se servían antes de que acabaran las clases presenciales, hemos pasado a 13,6 millones. Es un dato espectacular. Hemos aprovechado la Semana Santa para reforzar esos instrumentos electrónicos y compramos servidores y cabinas de almacenamiento por valor de 600.000 euros que han permitido multiplicar por dos los servidores, por tres la capacidad y memoria RAM, y por diez la velocidad. Ahora se están repartiendo las tablets que donó Telefónica y la Fundación La Caixa y 1.900 tarjetas que nos donó el Ministerio de Educación entre aquellos alumnos con más problemas para conectarse. Hemos hecho un acuerdo con Planeta y, a través de nuestra plataforma EducaMadrid, se puede acceder a Aulaplaneta, que es un entorno de aprendizaje con muy buenos contenidos didácticos. Además, los alumnos están cumpliendo en un elevado porcentaje con los deberes que se les encargan.