La privada acude en defensa de los pacientes y pide que no se les falte al respeto

La Fundación IDIS lamenta los intentos de vetar la financiación de la industria a las organizaciones de enfermos y lamenta que se ofenda su honorabilidad

Un estudio explica por qué los pacientes con glaucoma tienen pocos síntomas tempranos de la enfermedad
La privada sale en defensa de los pacientes JUNTA DE ANDALUCÍA

El contenido del dictamen para la reconstrucción sanitaria que ha aprobado el Congreso no para de generar detractores. El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) se ha sumado a la ya larga lista de organizaciones de enfermos y sociedades científicas y otras entidades críticas con el documento impulsado por el Gobierno. En él, se aboga por prohibir que la industria financie las actividades de los pacientes y la formación de los médicos y otros sanitarios. En un comunicado, la entidad que preside Juan Abarca manifiesta su “total desacuerdo” con el punto del dictamen que atañe a los enfermos.

Lo considera, asegura, “una decisión injustificada, ya que no cabe pensar que pueda derivarse una influencia maliciosa porque las asociaciones de pacientes no prescriben tratamientos”. A su juicio, “ofende la honorabilidad de las asociaciones como representantes de los pacientes, con un papel clave en el sistema sanitario”. La Fundación IDIS considera además que es necesario respetar y apoyar la contribución de la iniciativa privada y el apoyo al “empoderamiento” de los pacientes y de sus organizaciones, aspectos que “son clave para el desarrollo de una medicina participativa, personalizada, poblacional y preventiva en la que el paciente sea el protagonista y por tanto corresponsable en la gestión de su propia salud”. También considera que se trata de una “decisión injusta y que choca frontalmente contra el necesario respeto de los derechos de los pacientes como colectivo y su involucración en el sistema sanitario sin cortapisas, como parte activa e imprescindible para su reconstrucción”.

En este sentido, añade que “difícilmente se puede realizar una reconstrucción completa de nuestro sistema sanitario sin la participación e implicación del paciente y sus organizaciones. Entre todos hemos de desterrar de una vez por todas el mantra esgrimido durante años de todo para el paciente, pero sin el paciente”: La fundación asegura las asociaciones asumen una importante tarea de formación e información, e incluso de prestación de servicios a pacientes, cuanto los ofrecidos por el sistema sanitario son insuficientes y la continuidad de todo ello depende en gran parte de la aportación privada que mantiene con las asociaciones y con el movimiento asociativo de pacientes relaciones reguladas y basadas en la transparencia que exigen los diferentes códigos de conducta y guías de buenas prácticas de cada sector involucrado en estas tareas, que son indispensables”.

“Prohibir esta colaboración va en contra del necesario impulso a la cooperación entre sector público y privado para la reconstrucción del sistema y denota una importante falta de confianza en la labor de las asociaciones de pacientes, cuando son un apoyo fundamental para millones de enfermos en nuestro país”.