Confirman que el grupo sanguíneo sí influye en las respuestas más graves al coronavirus

Dos nuevos estudios sugieren que las personas con grupo sanguíneo 0 pueden tener menor riesgo de contagio y de desarrollar la Covid-19 de forma grave

La investigación sobre el nuevo coronavirus no cesa en busca de nuevas evidencias que permitan poner cerco a la Covid-19. Desde hace meses, ronda la sospecha de que el tipo de sangre puede influir en cómo el organismo responde a la infección por SARS-CoV-2 y ahora dos nuevos estudios confirman que la respuesta a esta incógnita es positiva. En concreto, dos investigaciones avaladas por la Sociedad Americana de Hematología y publicadas hoy en Blood Advances, sugieren que las personas con tipo sanguíneo O pueden tener un menor riesgo de infección por Covid-19 y una menor probabilidad de desarrollar un pronóstico grave, incluyendo complicaciones de órganos, si se contagian.

“Este hallazgo resulta muy interesante porque confirma la hipótesis que se había impuesto hasta el momento por la que parece que el tipo de sangre O ejerce un potencial papel protector frente a la Covid-19, pero al ser un estudio retrospectivo es necesario tomarlo con prudencia”, asegura a LA RAZÓN José Antonio Páramo, codirector del Departamento de Hematología de la Clínica Universidad de Navarra.

Y en esta misma línea también se posiciona Cristina Arbona, vocal de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y directora del Centro de Transfusiones de la Comunidad Valenciana, quien asegura que “se trata de un estudio que añade valor a los datos ya publicados sobre este tema hasta el momento. El número de casos incluidos en esta investigación es alto, y confirma la mayor susceptibilidad a la infección por SARS- Cov-2 en los sujetos portadores de los antígenos A y/o B de grupo sanguíneo, o lo que sería igual, cierta protección frente a la enfermedad Covid-19 en sujetos de grupo sanguíneo O. Igualmente que la morbilidad y mortalidad de la infección es menor en ellos”.

Sin embargo, tal y como advierten los expertos, “debemos ser cautos, y no caer en la tentación de clasificar a la población por su grupo sanguíneo en relación con el coronavirus, pues es un factor sobre el que no podemos influir. Recordemos que los sujetos de grupo O también enferman de Covid-19 y que tienen mucho mayor peso para determinar la gravedad otros factores como la edad, la obesidad o la hipertensión por ejemplo”, puntualiza Arbona.

A medida que la pandemia avanza por todo el mundo, la comunidad científica trabaja sin descanso para identificar los factores de riesgo del coronavirus y las posibles dianas terapéuticas. El papel potencial del tipo de sangre en la predicción del riesgo y las complicaciones de la infección por Covid-19 ha levantado un importante debate científico durante los últimos meses. Y la evidencia parece confirmar que el grupo sanguíneo sí influye en nuestra manera de enfrentarnos al SARS-CoV-2, ya que estos dos nuevos estudios añaden evidencia a la fuerte sospecha de que puede haber una asociación entre el tipo de sangre y la vulnerabilidad frente a la Covid-19, a pesar de que los científicos reconocen que es necesario ampliar las investigaciones para entender mejor por qué ocurre esto y qué consecuencias puede tener para los pacientes.

¿Por qué el grupo sanguíneo 0 protege frente a la Covid-19?

Con estas conclusiones sobre la mesa, la pregunta del millón resulta inevitable. ¿Qué papel juega el grupo sanguíneo dentro del organismo para lograr esa protección o debilidad frente al SARS-CoV-2? La respuesta parece estar en los antígenos de la sangre. “En concreto, la explicación podría residir en que aquellos sujetos del grupo 0, los que han mostrado mayor protección, presenten en su sangre anticuerpos denominados Isoaglutinina que impedirían la sujeción del virus”, explica el doctor Páramo.

Y así lo ratifica la doctora Arbona, quien detalla que “el sistema ABO de grupo sanguíneo es complejo, polimórfico, determinado genéticamente y que está íntimamente relacionado con otros antígenos (Hh, Lewis, Sese,..) que se expresan no solo en los hematíes, sino también en otras células como las epiteliales. Se está investigando la relación fisiopatológica entre el coronavirus y los grupos ABO: existen varias teoría, pero una de ellas seria la producción por parte del virus de estructuras de anclaje a la célula que simularían a los antígenos del sistema ABO. Como los pacientes de grupo O presentan anticuerpos, estos actuarían limitando la entrada del virus. Mucho más difícil de demostrar es la implicación en la gravedad”.

Detalles de la investigación

En concreto, en estos dos nuevos estudios los investigadores compararon los datos del registro sanitario danés de más de 473.000 personas que se someten a pruebas de Covid-19 con datos de un grupo de control de más de 2,2 millones de personas de la población general. Entre los Covid-19 positivos, encontraron menos personas con tipo de sangre O y más personas con A, B, y tipos de AB.

De esta manera, los resultados del estudio sugieren que las personas con los tipos de sangre A, B o AB pueden ser más propensas a infectarse con COVID-19 que las personas con tipo O. Los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa en la tasa de infección entre los tipos A, B y AB. Dado que las distribuciones de los grupos sanguíneos varían entre los subgrupos étnicos, los investigadores también controlaron la etnia y sostuvieron que menos personas con tipo de sangre O dieron positivo para el virus.

“Es muy importante considerar el grupo de control adecuado porque la prevalencia del tipo de sangre puede variar considerablemente en diferentes grupos étnicos y diferentes países”, asegura el autor del estudio Torben Barington, del Hospital Universitario de Odense y de la Universidad del Sur de Dinamarca. “Tenemos la ventaja de un grupo de control fuerte -Dinamarca es un país pequeño, étnicamente homogéneo, con un sistema de salud pública y un registro central de datos de laboratorio- por lo que nuestro control se basa en la población, dando a nuestros hallazgos una base sólida”.

Por otro lado, las personas con grupos sanguíneos A o AB parecen presentar mayor gravedad de la enfermedad Covid-19 que las personas con grupos sanguíneos O o B, según un estudio retrospectivo separado. Los investigadores examinaron datos de 95 pacientes Covid-19 en estado crítico hospitalizados en Vancouver, Canadá. Encontraron que los pacientes con los grupos sanguíneos A o AB eran más propensos a requerir ventilación mecánica, lo que sugiere que tenían mayores tasas de lesión pulmonar por Covid-19. También encontraron que más pacientes con el grupo sanguíneo A y AB requerían diálisis para la insuficiencia renal.

Juntos, ambos hallazgos sugieren que los pacientes en estos dos grupos sanguíneos pueden tener un mayor riesgo de disfunción o fracaso del órgano debido a Covid-19 que las personas con tipos de sangre O o B. Además, mientras que las personas con los tipos de sangre A y AB no tenían estancias hospitalarias generales más largas que aquellas con los tipos O o B, permanecieron en la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante un tiempo promedio más largo, lo que también puede indicar un mayor nivel de gravedad COVID-19.

“La parte pionera de nuestro estudio es el enfoque en el efecto de gravedad del tipo de sangre en Covid-19. Hemos observado este daño pulmonar y renal, y en estudios futuros, queremos burlar el efecto del grupo sanguíneo y Covid-19 en otros órganos vitales”, asegura el autor del estudio Mypinder S. Sekhon, MD, de la Universidad de Columbia Británica, quien añade que “ahora tenemos una amplia gama de supervivientes que están saliendo de la parte aguda de COVID-19, pero necesitamos explorar mecanismos para estratificar a aquellos con efectos a largo plazo”.