Sociedad

El grupo sanguíneo 0 es el que más protege contra la Covid-19

Y el A, el que menos. En España, ambos grupos son los más comunes: el 0 es el que tiene el 45% de la población y, el A, el 42%.

Las personas con grupo sanguíneo 0 pueden tener el menor riesgo de infección, y las A y AB, más riesgo de gravedad.
Las personas con grupo sanguíneo 0 pueden tener el menor riesgo de infección, y las A y AB, más riesgo de gravedad. EGON69

Una nueva investigación, realizada con muestras de donantes de sangre que han pasado la Covid-19 y de un grupo de pacientes infectados que han sido hospitalizados y han recibido sangre para su tratamiento, evidencia que el grupo sanguíneo si influye en el riesgo de contraer la infección. En concreto, las personas de grupo 0 serían las que tendrían más protección, y las de grupo A, las que menos. Un hecho que, según los autores, se puede explicar porque las personas del grupo 0 tienen más defensas -anticuerpos anti A y anti B- contra los antígenos con que se expresa el virus SARS-CoV-2. En España, ambos grupos son los más comunes: el 0 es el que tiene el 45% de la población y, el A, el 42%.

Los resultados de este trabajo, el primero que se realiza con donantes que han pasado la infección, coinciden con investigaciones previas, en las que se señalaba a los mismos grupos como los que mayor y menor predisposición tenían, tanto a contagiarse como a desarrollar la Covid-19 de forma más severa. En junio, la revista New England Journal of Medicine se hacía eco de un estudio de varios centros españoles donde se analizó la clave genética que está detrás de esta relación entre el tipo de sangre y el coronavirus. En concreto, los investigadores descubrieron que había una explicación fisiopatológica de la relación con la protección del grupo 0 y que tiene que ver con el anclaje del virus. Por otro lado, dos estudios recién publicados con pacientes de Dinamarca y Canadá, también apoyan estas conclusiones.

Los anticuerpos del grupo 0

Los investigadores Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña evaluaron cerca de un millar de donantes que habían pasado la Covid-19 y que no tenían otras enfermedades asociadas, y seleccionaron a las personas que dieron plasma tras superar la enfermedad, además de estudiar enfermos en los hospitales que han recibido sangre en su tratamiento contra la infección.

El investigador principal del estudio, Eduardo Muñiz, ha explicado que “además del grupo sanguíneo A-B-O, también tenemos anticuerpos dirigidos contra los grupos A-B-O que son diferentes de nuestro grupo. Así, las personas del grupo A tienen anticuerpos contra la sangre del tipo B; los del grupo B tienen anticuerpos contra el grupo A; los AB no tienen anticuerpos y los del grupo 0 tienen anticuerpos contra el A y el B”. Según Muñiz, “la llamada proteína S del virus tiene una estructura similar a la de los grupos sanguíneos A-B-O y esto hace que, cuando el virus llega al organismo de una persona del grupo sanguíneo 0, su cuerpo reacciona utilizando los anticuerpos que hay en la sangre para atacar el virus, dificultando su propagación en nuestro organismo”.

La edad importa

También han apuntado que, para que pueda funcionar el mecanismo de defensa contra la covid-19, hay que tener un sistema inmune fuerte y una producción adecuada de anticuerpos. Dos condiciones que suelen darse en la población donante, ya que son personas de una edad media de 45 años y considerados sanos; sin enfermedades que podrían excluir de la donación

Según el estudio, la edad mucho más avanzada de los enfermos junto a un sistema inmune debilitado hace que el riesgo sea el mismo independientemente del grupo sanguíneo.