Los alergólogos recomiendan a los asmáticos con comorbilidades o mayores de 65 años usar mascarillas FFP2 en interiores

Los alergólogos han recomendado hoy el uso de las mascarillas FFP2 para toda aquella persona asmática o alérgica con comorbilidades o mayores de 65 años cuando estén en interiores. «Este tipo de mascarillas filtran mejor por lo que es una barrera más impermeable. El asma no es un factor de riesgo para adquirir Covid. Pero si tienes asma, eres mayor de 65 años y tienes alguna comorbilidad, ya sea diabetes, problemas cardiovasculares, respiratorios (como EPOC) o cáncer, entre otras, es recomendable que usen las mascarillas FFP2 en los interiores. El resto de la población, con la higiénica es suficiente», ha explicado a este suplemento el doctor Juan Fraj, tras la inauguración del trigésimo segundo Congreso anual de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), del que es coordinador del comité científico.

En España, se estima que aproximadamente el 20% de la población sufre algún tipo de alergia, si bien a raíz de la pandemia de la Covid-19 han surgido muchos interrogantes en relación con el impacto de la infección por coronavirus en personas que sufren esta patología y asma. En este sentido, la alergóloga del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Belén de la Hoz, ha aclarado que, según un estudio llevado a cabo por el Hospital Universitario de Badajoz y la Universidad de Extremadura durante la primera ola, la población alérgica y asmática no padece un mayor riesgo de contagiarse ni de sufrir una evolución grave por coronavirus, lo que no quita que no hubiera pacientes asmáticos en la UCI. Por eso, ha recomendado también el uso de «mascarillas FFP2 en espacios de interior en el caso de personas asmáticas con comorbilidades o personas mayores» y en el caso de pacientes con «asma grave (nada más) en ciertas circunstancias sí podría ser necesaria la FFP2, aunque en líneas generales no. Y en el caso de un joven de 17 años con asma no sería necesaria».

Opinión que comparte el doctor Juan Antonio Navarro, alergólogo del Hospital Universitario Donostia en San Sebastián y coordinador del Comité Organizador, que ha puesto de relieve que, según una investigación impulsada por la organización, «el 30% de los médicos alergólogos ha trabajado atendiendo a pacientes Covid-19 y que el 20% de los alergólogos se ha contagiado del nuevo coronavirus».

Ahora bien, el SARS-CoV-2 no es el único tema que se tratará durante el congreso. El doctor Fraj ha destacado, entre otros asuntos, la importancia de tratar la sensibilidad alérgica alimentaria a tiempo, ya que «si un niño de un año es alérgico a la leche de vaca que es esencial para su desarrollo, hay que desensibilizarlo para que tenga tolerancia». Lo que también se hace con el huevo o los cacahuetes, por ejemplo.

El doctor Fraj también ha resaltado el aumento de personas alérgicas a frutas y verduras, ya que «en las últimas dos o tres décadas está habiendo un incremento exponencial de casos en España».

Además, durante el congreso se van a tratar nuevos tratamientos para el asma, así como el protagonismo que están adquiriendo los medicamentos biológicos o la importancia de la investigación para la desensibilización de los fármacos quimoterápicos. «Esta técnica se ha generalizado ya en los últimos cuatro o cinco años, logrando más de un 90% de éxito. Algo esencial, porque en ocasiones los pacientes oncológicos desarrollaban alergias graves a fármacos quimioterápicos y en los últimos años los alergólogos han logrado desensibilizarles a estos fármacos tan importantes para estos pacientes», ha recordado el doctor Navarro, quién ha explicado que «aproximadamente nueve de cada diez ciudadanos que creen ser alérgicos a la penicilina realmente no lo son, «se lo dijeron en una ocasión que podrían serlo» por una reacción que podría ser por eso o no, «y no se han hecho la prueba».