Así se prepara Europa para luchar contra una tercera ola descontrolada

Confinamiento estricto, toque de queda o vacunar en farmacias son algunas de las estrategias de los países vecinos ante el aumento de contagios

El aumento de contagios ha disparado el riesgo de colapso sanitario en Europa
El aumento de contagios ha disparado el riesgo de colapso sanitario en EuropaFACUNDO ARRIZABALAGAEFE

La pandemia de la Covid-19 está descontrolada en gran parte de Europa y el aumento de contagios pone sobre las cuerdas a los sistemas sanitarios del viejo continente. Para evitar el colapso sanitario cada país pone sus propias medidas:

Toque de queda para evitar la saturación en Francia

En Francia existen unos 25.000 pacientes hospitalizados por Covid-19 y 2.600 en los servicios de reanimación, cifras que han venido creciendo desde las recientes fiestas navideñas. Esto se traduce en que un 52% de las camas en UCI están ocupadas actualmente por pacientes Covid-19. Pero la situación de los centros sanitarios resulta bastante desigual según observamos el mapa de Francia, con una presión asistencial mucho mayor en las regiones del este del país como Borgoña, donde esta cifra se dispara ya hasta el 90%; Alsacia o los Alpes y mucho más aliviada en la mitad oeste del país, especialmente en Bretaña, con un 23% de pacientes de coronavirus en las UCI. La situación parece en estos momentos algo más controlada que en vecinos como el Reino Unido. Pero la cepa británica ya se multiplica en varias regiones de Francia y esto puede llevar a tomar medidas aún más restrictivas en los próximos días, como el adelanto del toque de queda a las 18 horas que ya ha anunciado el primer ministro galo, Jean Castex, para no llegar a la situación de saturación hospitalaria que ya se está viviendo en otros países vecinos como Reino Unido.

Reino Unido ya vacuna en las farmacias

Algunas farmacias del Reino Unido se han incorporado al programa nacional de vacunación contra la Covid-19 del país, que sobrepasa ya los 84.000 muertos y sigue registrando alarmantes cifras de contagios, informa Efe. Por ahora, serán sólo seis farmacias ubicadas en Macclesfield, Londres, Telford, Widnes, Halifax y Guildford. ¿El objetivo? Ayudar a cumplir con la meta fijada por el Gobierno conservador de vacunar a los cuatro grupos más vulnerables antes de mediados de febrero. Con esta misión, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció esta semana que el Ejecutivo va a habilitar «en cuanto pueda» puntos de vacunación operativos «24 horas, todos los días de la semana», al tiempo que admitió que por el momento se están dando problemas de suministro en las dosis. El país está experimentando las peores cifras de decesos desde que comenzó la pandemial. El miércoles, alcanzó un nuevo récord de fallecimientos al computar 1.564. Esto ha hecho que varios hospitales hayan tenido que recurrir a morgues improvisadas para emergencias ante la falta de capacidad en los centros sanitarios.

Italia, al borde del umbral de riesgo máximo

Los hospitales italianos se encuentran al borde del umbral de riesgo. En estos momentos la ocupación de pacientes Covid-19 en las UCI se sitúa de media en el 30%, mientras que en el resto de repartos la tasa bordea el 40%. En ambos casos ese es el límite fijado por las autoridades sanitarias para que los centros médicos puedan responder sin demasiados problemas. En algunas regiones se supera ese tope, como en Trento, al norte, donde las tasas superan el 50%. En cualquier caso, los números son bastante más bajos que hace unos meses, ya que en plena segunda ola en regiones como Piamonte los pacientes Covid llegaron a ocupar más del 90% de las camas hospitalarias. El año pasado, con el inicio de la pandemia, el Gobierno dobló el número de UCI, pero cuando en noviembre fueron necesarias tardaron en ponerlas a disposición por la ausencia de médicos. Italia todavía no ha entrado de lleno en la tercera ola, ya que tardó más en afrontar la segunda, por lo que los hospitales no están en colapso. Sin embargo, el Ejecutivo ha ampliado las restricciones, que ha endurecido en algunos casos, para los próximos dos meses.

Alemania confina hasta Semana Santa

Con 28.000 camas de cuidados intensivos, lo que se traduce en casi 40 camas por cada cien mil habitantes, Alemania cuenta con uno de los sistemas sanitarios más sólidos del mundo. Sin embargo, estas cifras se podrían quedar pequeñas si el número de infectados sigue aumentando y marcando nuevos récords, al ritmo que viene sucediendo en los últimos días. Según los datos publicados por el periódico «Bild», el número de camas UCI libres ronda las 4.000, lo que ha hecho saltar las alarmas tanto en los hospitales como en el seno del gobierno. La incidencia acumulada en los últimos siete días se sitúa en 151,2 casos por cada 100.000 habitantes y las nuevas infecciones sumaron en la última semana 125.749. Es por ello, que se prevé que el país mantenga el confinamiento hasta por lo menos la Semana Santa. El presidente del Instituto Robert Koch de virología, Lothar Wieler, señaló el jueves que las restricciones actuales no constituyen a su entender un parón «total» de la vida pública y que «todavía queda mucho margen» para endurecer las medidas.

Portugal impone un nuevo bloqueo

Portugal puso en marcha el pasado viernes un nuevo bloqueo para controlar los casos récord de coronavirus, tal y como anunció el miércoles el primer ministro Antonio Costa. «Estamos en el momento más peligroso» de la pandemia, afirmó. «La regla es simple: todos debemos quedarnos en casa», recordó Costa a los ciudadanos lusos, en declaraciones recogidas por Reuters. El bloqueo será el mismo que el de la primera ola, excepto que todas las escuelas, públicas y privadas, permanecerán abiertas, ya que el número de contagios reportados en ellas no fue significativo. Además, las restricciones de movimiento se aliviarán el 24 de enero con motivo de las elecciones presidenciales del país. De este modo, al igual que entre marzo y abril de 2020, todos los negocios no esenciales estarán cerrados, aunque los restaurantes podrán brindar servicios de comida para llevar. Los supermercados, farmacias, panaderías, gasolineras y bancos permanecerán abiertos. El trabajo a distancia será obligatorio siempre que sea posible. Estas medidas, aunque deben revisarse cada 15 días, es probable que duren un mes, tal y como avanzó Costa.