A tu salud

Dolor

Cólico Nefrítico: qué es, cómo evitarlo y cuál es el tratamiento

Es una dolencia del riñón que siempre va acompañado, en cualquier descripción, por la palabra dolor

Cólico nefrítico dolor
Cólico nefrítico dolor La Razón

“Es tal el dolor que al paciente no le queda otra opción que acudir rápidamente a las Urgencias hospitalarias”, explica la doctora Carmen González Enguita, jefa del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

El cólico nefrítico representa una de las causas más frecuentes de consulta en los servicios de urgencia (en torno al 1% del total) y en las consultas urológicas de urgencia esa cifra aumenta hasta el 30 o el 40% del total.

¿Qué es un cólico nefrítico?

Un cólico nefrítico, cólico renal o cólico de riñón es una obstrucción en de las vías urinarias causada principalmente por una litiasis (piedra o cálculo renal). El riñón obstruido retiene la orina y se dilatan las vías urinarias, lo cual desencadena un dolor que aparece de forma brusca e intensa en la zona lumbar y se va extendiendo hacia las ingles y los genitales.

Además de las piedras, cualquier otro elemento que ocupe el uréter y obstruya el riñón puede provocar un cólico. En otras ocasiones, el cólico nefrítico es secundario no a una litiasis, sino a una estenosis (estrechez) en la pelvis renal o el uréter, y en casos menos habituales, puede provocarse por la aparición de un tumor que crezca desde el uréter o que lo “invada” desde órganos vecinos, como el intestino, el útero o el ovario.

La enfermedad se caracteriza por la aparición brusca de un dolor en un lado del abdomen o de la región lumbar, que aparece y desaparece y produce una sensación de pinchazo o quemazón. Este dolor puede ir acompañado de sudoración, náuseas, vómitos y, en ocasiones, molestias urinarias, como la sensación de querer orinar constantemente o ardor y escozor durante la micción.

Cuando el cálculo se encuentra dentro de la vejiga, puede llegar a confundirse con una infección de orina. Por lo que es importante que estar atentos. Si no hay una mejoría tras las 72 horas de haber ingerido el antibiótico para la cistitis, es recomendable acudir al médico para realizar las pruebas correspondientes y verificar que -efectivamente- se trata de un cólico nefrítico.

También puede estar provocado por enfermedades de carácter benigno como la fibrosis retroperitoneal o dilataciones vasculares como el aneurisma de aorta.

Cómo evitarlos

Hay hábitos que pueden favorecer la aparición de estas piedras (que suelen ser las causantes del dolor), como beber poca agua, tomar grandes cantidades de lácteos o abusar de laxantes, diuréticos o antiácidos. Todos estos hábitos podrían provocar un cólico nefrítico con mayor facilidad, por lo que si es posible, sería bueno evitarlos.

Existe mayor predisposición a sufrir cólicos nefríticos si presentas antecedentes familiares, si sufres alguna enfermedad ósea, si tienes hiperuricemia o gota, si se tienen infecciones urinarias constantes o si se han tenido cálculos o cólicos de riñón anteriormente.

La prevalencia de los cólicos nefríticos es similar en hombres y mujeres, y suelen darse entre los 30 y los 60 años.

Tratamiento

El tratamiento debe realizarse con la mayor celeridad posible para evitar complicaciones y controlar el dolor.

El cólico nefrítico concluye cuando la piedra ha sido expulsada, lo cual se produce en el 80 por ciento de los casos. Los cálculos de mayor tamaño (de unos siete milímetros) suelen ser más complicados de expulsar, por lo que se requiere un tratamiento más agresivo

En el mejor de los casos, se pueden destruir antes de que lleguen al riñón mediante ondas de choque (litoricia) y en los casos más complicados es posible que sea necesario aplicar la cirugía si su tamaño es considerable.

El especialista normalmente recetará analgésicos antiinflamatorios no esteroides eficaces para controlar la inflamación y el dolor, medicamentos para combatir los vómitos y protectores gástricos.