A tu salud

«Las actividades sociales son clave para ralentizar el alzhéimer»

Entrevista al doctor Rafael Arroyo Director del Servicio de Neurología de Olympia-Grupo Quirónsalud

El doctor Rafael Arroyo en la clínica Olympia.
El doctor Rafael Arroyo en la clínica Olympia. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

1. Como experto en enfermedades neuroinmunológicas y neurodegenerativas como la esclerosis múltiple y el alzhéimer, ¿qué claves ayudan a prevenir el envejecimiento cerebral?

Las claves para prevenir, o al menos ralentizar, el envejecimiento es dotar al cerebro de las mejores condiciones posibles para que su funcionamiento sea el más adecuado. Es necesario controlar bien todos los factores de riesgo cerebrovasculares. Hay tres aspectos claves: llevar una actividad física adaptada y frecuente, tener una actividad cognitiva e intelectual elevada y cuidar mucho nuestras actividades sociales.

2. ¿Cuáles son las patologías neurodegenerativas más frecuentes?

La más común es la demencia tipo alzhéimer. La padecen en España cerca de 800.000 pacientes y sus familiares. También hay otras muy frecuentes, como el párkinson. No hay que olvidar la patología cerebro-vascular, que en gran medida la podemos prevenir y que origina más de 100.000 ictus al año en España, con un gran número de fallecimientos y de graves secuelas neurológicas.

3. En cuanto al alzhéimer, ¿qué avances médicos destaca?

Los avances más importantes son los relacionados con la disponibilidad de biomarcadores (análisis o pruebas de imagen) que nos hacen llegar a un diagnóstico temprano y de precisión. Esto está originando la puesta en marcha de grandes estudios de investigación para tratar a los pacientes en fases muy precoces. Como consecuencia de ello van a aparecer fármacos muy novedosos que pueden cambiar la evolución de estas enfermedades neurodegenerativas.

4. ¿Cómo se puede prevenir el alzhéimer? ¿Y a qué edad se debe empezar?

El alzhéimer a día de hoy no lo podemos prevenir pero podemos intentar que sus síntomas aparezcan más tarde. Debemos controlar la presión arterial, el colesterol, la diabetes o el tabaco. Hay que tener una dieta adecuada, dormir suficiente y estar bien anímicamente. Como he señalado antes, tenemos que llevar una vida lo más activa posible física, cognitiva y social.

5. ¿Cómo se detecta el alzhéimer y en qué se diferencia de la demencia senil?

El alzhéimer se detecta por síntomas diferentes como alteraciones en la memoria, en el lenguaje, en la dificultad para ejecutar tareas ya aprendidas, en alteraciones de la conducta…, que los pacientes antes no tenían. Es necesario consultar con médicos expertos que tras valoraciones cognitivas muy específicas –estudios de imagen (resonancia y medicina nuclear) y estudios de sangre y del líquido cefalorraquídeo (que rodea al cerebro)– lleguen a un diagnóstico rápido y seguro. Esto debe orientar al paciente y a sus familiares a iniciar todas las terapias farmacológicas y no farmacológicas para la mejor calidad de vida del paciente. El término demencia senil está en desuso. Solía usarse para cualquier tipo de demencia en edad avanzada.

“La disponibilidad de biomarcadores permite un diagnóstico temprano y preciso”

6. ¿Es posible retrasar la aparición del alzhéimer? ¿Cómo?

El diagnóstico temprano hará en los siguientes años que un tratamiento farmacológico específico ralentice los síntomas del alzhéimer. Estos hábitos de cuidar el cerebro se deben hacer siempre, pero creemos que al menos a partir de los 40-50 años todos deberíamos tenerlos muy en cuenta.

7. Desde el servicio de Neurología del Centro Médico Quirúrgico de Olympia-Grupo Quirónsalud dirige un novedoso programa de enfermedades neurodegenerativas, la primera Unidad de España Brain Health ¿De qué se trata?

El objetivo es poner todos los medios disponibles para la prevención de envejecimiento cerebral y sus patologías más importantes, neurodegenerativas y cerebrovasculares, desde un aspecto científico, multidisciplinar e integrativo. Esta Unidad tiene una visión preventiva pero con la posibilidad de ofrecer protocolos de continuidad si se sospecha inicio de cualquier tipo patología neurológica en nuestros hospitales, ya sea desde un punto de vista asistencial o de investigación.

8. ¿Cómo deciden qué tipo de programa de entrenamiento hay que aplicar a cada persona?

Tras analizar todos los estudios y las situaciones personales de cada paciente se le pauta un entrenamiento cerebral individual. Se trata de un innovador programa de seis meses –Brain Health– para que adquiera estrategias cognitivas en función de sus necesidades personales y laborales, con el objetivo de mejorar su rendimiento cognitivo diario. Está diseñado y monitorizado por personal altamente cualificado y completamente adaptado a las necesidades y al día a día de cada usuario.

9. ¿Cuál es el perfil de sus pacientes?

Muy variado. Desde jóvenes a partir de 40 años a personas que han tenido familiares directos que han padecido demencias, u otras personas algo mayores que quieren mantenerse activas. Brain Health admite a cualquier que quiera poner todos los medios científicos disponibles para que su cerebro esté trabajando en las mejores condiciones posibles para poder prevenir o enlentecer enfermedades neurodegenerativas o cerebrovasculares.

10. ¿Tienen un programa específico de actuación? ¿En qué consiste?

A todas las personas que acuden se les hace un historial médico personalizado y completo, con estudios de resonancia cerebral y ecográfico de arterias y una evaluación cognitiva muy exhaustiva. Tras analizar los resultados y cada situación personal se realiza un programa individual.