Sociedad

Investigación

¿Qué hace que la orina sea amarilla?

Un equipo de científicos ha descubierto la enzima responsable. Sus hallazgos podrían aplicarse a futuros estudios sobre la salud intestinal, incluidas afecciones como la ictericia y la enfermedad inflamatoria intestinal

¿Es falso el Manneken Pis?
Manneken Pis, símbolo de Bruselaslarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@2100e1d8

El color, el olor o la cantidad de espuma de la orina nos dice muchas cosas, por ejemplo, sobre nuestro estado de hidratación (color café alerta de la deshidratación) o sobre si tenemos un problema de hígado (anaranjada) o diabetes (si la orina es muy clara y no hemos bebido mucho agua).

Pero, ¿por qué es amarilla? Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Maryland y los Institutos Nacionales de Salud en EE UU ha identificado la enzima microbiana responsable de darle a la orina su tono amarillo, según un nuevo estudio publicado en la revista "Nature Microbiology".

El descubrimiento de esta enzima, llamada bilirrubina reductasa, allana el camino para futuras investigaciones sobre el papel del microbioma intestinal en dolencias como la ictericia y la enfermedad inflamatoria intestinal.

"Este descubrimiento de enzimas finalmente desvela el misterio detrás del color amarillo de la orina", afirma en un comunicado el autor principal del estudio, Brantley Hall, profesor asistente en el Departamento de Biología Celular y Genética Molecular de la Universidad de Maryland.

"Es sorprendente que un fenómeno biológico cotidiano haya permanecido sin explicación durante tanto tiempo, y nuestro equipo está entusiasmado de poder explicarlo", añade el autor del artículo "Descubrimiento de una enzima microbiana intestinal que reduce la bilirrubina a urobilinógeno”.

Cuando los glóbulos rojos se degradan después de su vida útil de seis meses, se produce como subproducto un pigmento de color naranja brillante llamado bilirrubina.

La bilirrubina normalmente se secreta en el intestino, donde está destinada a ser excretada, pero también puede reabsorberse parcialmente.

El exceso de reabsorción puede provocar una acumulación de bilirrubina en la sangre y causar ictericia, una afección que provoca el color amarillento de la piel y los ojos. Una vez en el intestino, la flora residente puede convertir la bilirrubina en otras moléculas.

"Los microbios intestinales codifican la enzima bilirrubina reductasa que convierte la bilirrubina en un subproducto incoloro llamado urobilinógeno", explica Hall.

"El urobilinógeno luego se degrada espontáneamente en una molécula llamada urobilina, que es responsable del color amarillo que todos conocemos".

La urobilina se ha relacionado durante mucho tiempo con el tono amarillo de la orina, pero el descubrimiento por parte del equipo de investigación de la enzima responsable responde a una pregunta que ha eludido a los científicos durante más de un siglo.

Además de resolver un misterio científico, estos hallazgos podrían tener importantes implicaciones para la salud. El equipo de investigación descubrió que la bilirrubina reductasa está presente en casi todos los adultos sanos, pero a menudo falta en los recién nacidos y en las personas con enfermedad inflamatoria intestinal.

Por eso, los científicos plantean la hipótesis de que la ausencia de bilirrubina reductasa puede contribuir a la ictericia infantil y la formación de cálculos biliares pigmentados.

"Ahora que hemos identificado esta enzima, podemos comenzar a investigar cómo las bacterias en nuestro intestino afectan los niveles de bilirrubina circulante y las condiciones de salud relacionadas, como la ictericia", explica el coautor del estudio Xiaofang Jiang. "Este descubrimiento sienta las bases para comprender el eje intestino-hígado", añade.

Además de la ictericia y la enfermedad inflamatoria intestinal, el microbioma intestinal se ha relacionado con diversas enfermedades y afecciones, desde alergias hasta artritis y psoriasis. Este último descubrimiento acerca a los investigadores a lograr una comprensión holística del papel del microbioma intestinal en la salud humana.

"El enfoque multidisciplinario que pudimos implementar, gracias a la colaboración entre nuestros laboratorios, fue clave para resolver el enigma fisiológico de por qué nuestra orina aparece amarilla", incide Hall. "Es la culminación de muchos años de trabajo de nuestro equipo y destaca otra razón más por la que nuestro microbioma intestinal es tan vital para la salud humana", concluye.