Gastronomía

Tostadas quemadas ¿Un peligro para la salud?

Un compuesto químico tóxico para el ser humano es el causante del olor y sabor

Reino Unido recomienda no dorar demasiado las tostadas para evitar el cáncer
Todas saliendo de un tostador automáticolarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Si preguntáramos a cualquier español promedio sobre los alimentos que incluyen en su desayuno, existe una alta probabilidad de que mencionen las tostadas en su lista. Sin embargo, lo que rara vez se menciona es que un porcentaje significativo de veces el pan que están calentando se quema, adquiriendo ese color negro característico y un sabor desagradable. Cuando esto ocurre, la reacción típica es intentar raspar la superficie del pan, pero esto puede no ser la mejor idea para nuestra salud.

El culpable de ese sabor amargo y desagradable en las tostadas quemadas es la acrilamida, un compuesto químico que se forma cuando los carbohidratos se exponen a altas temperaturas, comenzando a aparecer a partir de los 120 grados Celsius. Diversos estudios han relacionado la acrilamida con efectos nocivos para la salud, incluyendo posibles riesgos de cáncer. Sin embargo, la comunidad científica no está completamente unificada en su opinión, ya que algunos estudios minimizan la importancia de este químico, enfatizando la dieta en general como un factor más crucial.

Además de los posibles riesgos asociados con la acrilamida, las tostadas quemadas pueden tenerotros efectos negativos en la salud. Son difíciles de digerir y pueden causar dolores estomacales e indigestión. Además, la acrilamida ha demostrado ser capaz de cruzar la barrera placentaria, lo que plantea preocupaciones sobre los efectos en la reproducción y el desarrollo fetal.

Para evitar la formación de acrilamida en las tostadas, es importante no calentar el pan a temperaturas excesivamente altas y prestar atención al proceso de tostado. La clave es buscar un tono dorado ligero en lugar de una capa negra carbonizada en el pan. No existe una fórmula mágica, pero esta precaución puede ayudar a tener un desayuno más saludable.