¿Pegar un salvaslip en la mascarilla aumenta su eficacia?

Desde hace días circula por whatsapp el vídeo de un supuesto médico que propone este truco para convertir una mascarilla higiénica en una FPP2. ¿Qué hay de cierto?

El falso truco del salvaslip en la mascarilla
El falso truco del salvaslip en la mascarillaLa Razónla razon

Desde hace días circula por Whatsapp un vídeo de un supuesto doctor en el que se recomienda pegar un salvaslip en el interior de las mascarillas quirúrgicas para reforzar su eficacia. De esta forma, se explica la grabación, además de proteger a los demás de una posible infección por nuestra parte, también, supuestamente, nos protegeríamos nosotros de una infección proveniente de otras personas. Es más, el supuesto doctor -que aparece en la grabación con una bata blanca- se atreve a afirmar que este simple truco puede convertir una sencilla mascarilla quirúrgica en una FPP2 o FPP3.

El remedio se volvió rápidamente viral e incluso Esperanza Aguirre reconoció en un programa de televisión que utiliza este truco para aumentar la eficacia de su mascarilla. Es más, algunos usuarios afirman que se lo han llegado a recomendar en el hospital. Pero ¿Qué hay de cierto? ¿Realmente nos protege del contagio?

Pues bien, los expertos alertan de que esta recomendación además de ser falsa puede llegar a ser perjudicial para nuestra salud.

Desde #SaludsinBulos advierten de que la mascarilla quirúrgica es un producto sanitario, no es un EPI. Se compone de una capa que actúa como filtro, que se coloca entre capas de tela. No hace un sellado completo alrededor de la cara del paciente. Por ello, el hecho de poner un elemento en medio como un salvaslip puede producir que el aire se escape por los lados o por donde no está sellando evitando que ese aire sea filtrado hacia el exterior. De esta forma pierde su efectividad, que es filtrar todo el aire que sale de nuestra nariz y boca al hablar y respirar. Además, el salvaslip no filtra el aire, contiene una parte adhesiva y al colocarlo en la mascarilla disminuye la superficie filtrante disponible.

Asimismo, según los expertos el material del salvaslip en contacto con la cara puede provocar daños, irritaciones o lesiones en la piel.

Los expertos califican por tanto de “inútil” esta ocurrencia y subrayan que lo que en ningún caso se puede asegurar es que con este invento la mascarilla quirúrgica equivalga a una FPP2, tal y como se indica en el vídeo. Las mascarillas FPP2 son las que tiene que utilizar el personal sanitario y deben estar homologadas.

Por lo tanto, si ponemos en práctica la teoría del salvaslip no solo no reforzaríamos la mascarilla, si no que podríamos anular completamente su efectividad.