Cuchillo o navaja, ¿qué es mejor para salir de caza?, ¿qué dice la ley al respecto?

Esta pequeña herramienta con filo estará presta para cortar el taco del almuerzo, destripar un conejo, cortar una prenda o realizar cualquier manualidad. ¿Pero qué es mejor para salir de caza?, ¿una navaja, un cuchillo, o ambos? ¿Qué dice la ley al respecto?

Cuchillo y navaja para distintos usos durante una jornada de caza.
Cuchillo y navaja para distintos usos durante una jornada de caza.Pixabay

Los hallazgos fósiles y las pinturas rupestres nos han mostrado la caza como una actividad ancestral en el ser humano y en la que el hombre para dar caza a sus presas hacía uso de armas donde las primeras y más elementales eran simples piedras con filo que les servían para lancear al cazar y para cortar las pieles y la carne con las que vestirse y alimentarse. Dos millones de años después un cuchillo o navaja se hacen indispensables para el cazador del mismo modo.

La navaja es un invento español surgido en el siglo XVI cuando el monarca Carlos I prohibió llevar armas de hoja larga como las espadas a todo aquél que no fuera de la nobleza. Ante dicha ley surgió la astucia de la navaja, donde el filo podía esconderse en el mango haciendo de esta un arma ligera, pequeña y muy transportable. Tuvo tal éxito que el invento rápidamente se extendió por el resto de Europa y actualmente cientos de marcas elaboran sus propias navajas con distintas formas y materiales.

La diferencia básica entre la navaja y el cuchillo es que la primera permite esconder la hoja en su mango sacrificando cierta consistencia. En cambio, un buen cuchillo fabricado en una sola pieza ofrece siempre una mayor resistencia y está pues indicado para trabajos más duros y que exigen una mayor resistencia. Podemos decir pues que una navaja resultará insuperable en pequeños trabajos y cortes finos. Si, por el contrario, necesitamos machetear unas ramas y cortar leña un cuchillo será el indicado para ese tipo de trabajo.

¿Qué dice la ley?

Es importante conocer el marco legislativo que ampara a estas herramientas, cómo se definen, cuáles están prohibidas o cómo podemos transportarlas. Tanto las navajas como los cuchillos están considerados armas blancas que quedan definidas dentro del Reglamento de Armas como arma constituida por una hoja metálica u otro material de características físicas semejantes, cortante o punzante.

Todas las armas se encuentras categorizadas en el reglamento de armas según su artículo 3 y así las armas blancas se encuadran dentro de la 5ª categoría.

5ª categoría: 1. Las armas blancas y en general las de hoja cortante o punzante no prohibidas. 2. Los cuchillos o machetes usados por unidades militares o que sean imitación de los mismos.

Debemos saber también cuáles son las armas blancas prohibidas que quedan enunciadas en el artículo 4:

Los bastones-estoque, los puñales de cualquier clase y las navajas llamadas automáticas. Se considerarán puñales a estos efectos las armas blancas de hoja menor de 11 centímetros, de dos filos y puntiaguda.

Por lo tanto, las navajas y cuchillos son armas totalmente legales siempre que no tengan las características recién enunciadas y que por lo tanto sean consideradas armas prohibidas. Peor, ¿cómo se transportan? ¿se pueden llevar encima? ¿se puede cazar con ellas?

El artículo 146 del Reglamento de Armas dice:

1. Queda prohibido portar, exhibir y usar fuera del domicilio, del lugar de trabajo, en su caso, o de las correspondientes actividades deportivas, cualquiera clase de armas de fuego cortas y armas blancas, especialmente aquellas que tengan hoja puntiaguda, así como en general armas de las categorías 5.ª, 6.ª y 7.ª. Queda al prudente criterio de las autoridades y sus agentes apreciar si el portador de las armas tiene o no necesidad de llevarlas consigo, según la ocasión, momento o circunstancia en especial si se trata de armas amparadas en licencias B, por razones de seguridad.

2. Deberá en general estimarse ilícito el hecho de llevar o usar armas los concurrentes a establecimientos públicos y lugares de reunión, concentración, recreo o esparcimiento, así como en todo caso los que hubieran sufrido condena por delito o falta contra las personas o la propiedad o por uso indebido de armas o sanción por infracción de este Reglamento.

Esto quiere decir que debemos usar el sentido común y una vez terminada la jornada de caza la navaja que llevamos en el bolsillo debe pasar a la mochila y guardarse en el maletero del coche. Del mismo modo, no podemos portar en el coche estas armas si no es en el trayecto indispensable desde el domicilio al campo y en el retorno del campo al domicilio. Es decir, no hay excusa para estar en el bar rodeado de gente y con la navaja en el bolsillo. Tampoco es excusable portar el cuchillo de monte en el coche si no es el trayecto exclusivo del campo a caza o viceversa.

Diferentes navajas

La mejor navaja es aquella que se acopla perfectamente a nuestra mano, aquella con la que llevamos años saliendo al campo o simplemente la que alguien nos regaló o heredemos y cuyo valor sentimental la hace insustituible. No obstante, a la hora de adquirir una nueva navaja debemos tener en cuenta la calidad de los materiales y una buena hoja hará que nos acompañe durante años sin darnos ningún problema. En cuanto a marcas hay infinidad de ellas; en España tenemos la empresa Muela, creadores de navajas y cuchillos artesanos desde 1950 ofreciendo infinidad de acabados y calidades. Las navajas Taramundi ampliamente conocidas en Asturias y cada vez más en el resto de España ofrecen también unas hojas y filos de gran calidad junto con unos mangos artesanales de bonitos acabados. La archiconocida Opinel, marca francesa tampoco puede faltar en la lista de deseables de un buen cazador. Su simpleza, ligereza, polivalencia y variedad de tamaños la hacen universal. Leatherman o Victorinox son otras de las conocidas marcas que diseñan navajas. Vicotrinox produce las famosas navajas suizas que son la delicia de cualquier joven que empieza salir de caza, aunque un servidor personalmente prefiere una navaja de una solo hoja y con un buen agarre.

Clásica navaja Opinel para pequeños trabajos
Clásica navaja Opinel para pequeños trabajosPiqsels

Tipos de cuchillos

Dentro de los cuchillos disponemos también de gran variedad y muy amoldables a la caza. Desde los clásicos y grandes cuchillos de remate, pasando por los skinner o desolladores, los de doble filo con sierra o los completísimos cuchillos de supervivencia. Cómo todo, debemos elegir el cuchillo que mejor se adapte a la caza que vamos a desarrollar. Si vamos a patear monte con una rehala no podrá faltar en nuestro cinto un buen cuchillo de remate y del mismo modo si vamos a ponernos en un puesto en una montería. Si por el contrario eres un amante de la caza menor y te gusta salir con tu perro tras conejos y patirrojas un pequeño cuchillo de buen filo cumplirá con las necesidades más básicas desde destripar un conejo a cortar el almuerzo.

Cuchillo de caza. Apto para trabajos duros  que exigen una herramienta resistente
Cuchillo de caza. Apto para trabajos duros que exigen una herramienta resistentePxfuel

En la actualidad se comercializan varios cuchillos denominados de supervivencia con ciertos accesorios como un pedernal, espejo, hilo de pescar, anzuelos y un largo etcétera que hacen de estos cuchillos un compañero muy deseable si nuestra salida a la naturaleza es de varios días.