Oxford reanudará los ensayos de su vacuna

La Universidad tuvo que interrumpirlos después de que uno de los voluntarios sufriera una reacción adversa

La Universidad de Oxford ha informado hoy de que reanudará los ensayos clínicos de su vacuna contra la COVID-19, después de que tuvieran que ser interrumpidos hace pocos días cuando uno de los voluntarios que participan en el ensayo clínico en Reino Unido sufriera una reacción adversa, en concreto una enfermedad llamada mielitis transversa, según informó The New York Times.

En un comunicado, Oxford ha indicado que las pruebas de la vacuna, denominada ChAdOx1 nCoV-19, y que desarrolla junto a la farmacéutica AstraZeneca, se reanudarán en el Reino Unido después de que se tuviera que hacer una pausa el pasado día 6 como medida de precaución. “El proceso de revisión independiente ha concluido y, siguiendo las recomendaciones tanto del comité de revisión de seguridad independiente como del regulador de Reino Unido, la MHRA, los ensayos de la vacuna se reanudarán”, dice el texto de la Universidad.

Esta posible vacuna, considerada una de las más avanzadas que se desarrollan en todo el mundo, está en la fase 3 de los ensayos clínicos antes de recibir la autorización de los organismos reguladores para proceder a inmunizar a la población. A finales de agosto, la UE cerró con la farmacéutica británica AstraZeneca un “primer contrato” que le garantizaba el acceso a 300 millones de dosis de la vacuna, por lo que la suspensión de los ensayos supuso un serio motivo de preocupación en Europa y en todo el mundo.

Un total de 18.000 personas toman parte en los ensayos de esta vacuna contra el coronavirus, y que algunos de los participantes sufran reacciones adversas es algo normal del procedimiento, según afirma el comunicado de Oxford. En el momento en el que se detecta alguna se debe parar las pruebas y estudiar cada caso de forma cuidadosa para garantizar la seguridad de los participantes. La Universidad no ha especificado la fecha de reanudación de los ensayos.

AstraZeneca tiene ya contratos suscritos con Reino Unido, Estados Unidos y la UE para el suministro de dosis de su vacuna una vez concluya la fase de pruebas. En concreto, la UE ha firmado para comprar 400 millones de dosis de la vacuna, de las que España se habría asegurado 30 millones, y podría recibir ya 3 millones este mes de diciembre en caso de que sea testada con éxito.

Adenovirus de chimpancés

El prototipo experimental de Oxford está elaborada a partir de una versión debilitada de un adenovirus del resfriado común de los chimpancés. El virus está modificado con información genética del nuevo coronavirus para entrenar al sistema inmune de la persona vacunada sin riesgo de sufrir la enfermedad. Tras ser probada con éxito en 1.000 personas de Reino Unido, había comenzado la última fase de los ensayos, extendiendo su campo de pruebas a Suráfrica y Brasil. Además, antes de que se paralizaron los ensayos, se estaba empezando a reclutar voluntarios también en EE UU, con la intención de hacerse con una cohorte de 50.000 participantes.

Hasta el momento, la vacuna del equipo de Sarah Gilbert era uno de los ensayos más prometedores, porque todos los voluntarios generaron una fuerte respuesta inmune y ninguno tuvo efectos secundarios, según los datos publicados en julio en la revista científica «The Lancet».