¿Por qué se cambia la hora en otoño y primavera?

Ajustamos los relojes dos veces al año, una tradición que genera confusión y debate a partes iguales

Dos veces al año llega el momento de poner en hora nuestros relojes. Es una costumbre que ya tenemos interiorizada, aunque sigue causando confusión y debate a partes iguales. Como en todo tema polémico, los hay partidarios del horario de invierno y defensores del de verano, pero ¿de dónde viene esta tradición y para qué sirve?

El cambio de horario no se ha hecho desde siempre. Fueron los alemanes quienes empezaron a aplicar el cambio horario el 30 de abril de 1916, después de varios siglos de debate sobre si acostarse y levantarse con el sol era beneficioso para el cuerpo y si influía en el ahorro de energía. Los defensores de esta idea fueron, primero, el político e inventor estadounidense Benjamin Franklin y, después, el constructor británico William Willett.

¿Realmente se ahorra energía con el cambio de hora?

El cambio horario no es el único factor que puede influir en el consumo energético. De hecho, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) cifró el ahorro en iluminación por el cambio de hora en 300 millones de euros, pero explica que todavía no existen informes que permitan llegar a una conclusión. Al retrasar o adelantar la hora se intenta aprovechar al máximo la luz natural, pero el problema es que no hay las mismas horas de sol en todos los lugares del mundo. Esto quiere decir que, en el caso de existir un ahorro real, sería mayor cuanto más al norte se esté.

La diferencia de horas de luz en el mismo huso horario se percibe muy bien en países como España. En el mes de octubre, Las Palmas de Gran Canaria cuenta con casi 11 horas y media de luz solar, mientras que en el norte de España ese tiempo se reduce en unos 30 minutos. Estos son algunos datos que defienden la teoría de los movimientos ecologistas que aseguran que no se consigue un ahorro real en la factura de la luz porque se consume más electricidad por las tardes. Además, el cambio de horario para ellos tiene efectos negativos sobre la salud de las personas.

¿Cuándo hay que cambiar la hora?

El cambio al horario de invierno se realiza el último domingo de octubre, cuando los relojes se adelantan una hora (a las 2 de la madrugada serán las 3). En 2020 habrá que cambiar la hora el 25 de octubre. El horario de verano siempre comienza el último domingo de marzo.