Los humidificadores reducen el coronavirus del aire en espacios cerrados

Según los investigadores, el aire seco parece favorecer la propagación de covid-19

La humedad parece que se ha convertido en uno de los grandes aliados en la lucha contra el coronavirus. Investigaciones recientes han demostrado que a medida que la humedad aumenta, el riesgo de transmisión del virus a través de partículas en el aire disminuye tanto en el exterior como en el interior de lugares como las oficinas.

Ahora, en Japón, aseguran que un dispositivo tan simple como un humidificador puede reducir las posibilidades de contagio en un lugar cerrado con mala ventilación.

La razón se basa en que la humedad provoca que las partículas de saliva se junten con otras, aumentando su peso y cayendo más rápido. Por tanto, un ambiente seco favorece que estas gotas permanezcan más tiempo en el aire, aumentando el riesgo de contagio.

Investigadores de la Universidad de Kobe y de la empresa Rike utilizaron la supercomputadora Fugaku para evaluar la emisión y el flujo de partículas similares a virus de personas infectadas en ambientes interiores.

De acuerdo a los cálculos, en ambientes con una humedad del aire por debajo del 30 por ciento las posibilidades de contagio son más del doble que cuando permanecemos en espacios con una humedad superior al 60 %.

Además comprobaron que los protectores faciales transparentes, no son tan efectivos como las mascarillas para prevenir la propagación de aerosoles.

De la misma manera detectaron que cuando varias personas están comiendo junto a otra infectada, las que están a su lado corren más riesgo de contraer el coronavirus que quienes están en frente.

El equipo de investigación dirigido por el Dr. Makoto Tsubokura ha utilizado previamente la supercomputadora Fugaku para modelar las condiciones de contagio en trenes, espacios de trabajo y aulas.