El Papa Francisco ya está vacunado contra el coronavirus

El Vaticano ha estrenado esta mañana su plan de vacunación con el personal sanitario, ancianos y quienes trabajan de cara al público

Francisco durante su audiencia general
Francisco durante su audiencia generalVATICAN MEDIA HANDOUTEFE

El Papa ya ha recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer. Así lo ha confirmado en exclusiva Elisabetta Piqué, corresponsal vaticana del diario argentino La Nación. Francisco se ha desplazado como un residente y trabajador vaticano más al atrio del aula Pablo VI, donde esta mañana arrancó la campaña de inmunización. Hoy mismo el pontífice se dejaba ver en su habitual audiencia de los miércoles, a puerta cerrada y retransmitida online por las restricciones de la pandemia, en la que reivindicaba la necesidad de “alabar a Dios por todos los dones de la creación”.

Era de prever que Francisco sería uno de los primeros en vacunarse, tanto por ser considerado población de riesgo al tener 84 años y tener extirpado un lóbulo del pulmón derecho, como por su constante contacto con personas de diferentes ámbitos sociales, políticos y culturales, tanto en las recepciones privadas como en las audiencias generales y celebraciones litúrgicas.

Además, su gesto busca ser ejemplarizante dentro la campaña personal que ha iniciado para concienciar a los católicos del deber moral de inmunizarse en aras del bien común y su petición a la comunidad internacional y a las farmacéuticas para que haya vacunas para todos.

Él mismo confirmó que se vacunaría en cuanto tuviera oportunidad en una entrevista concedida al Canale 5 italiano en la que expresó con naturalidad: “Yo ya he reservado turno. Hay que vacunarse”. En esa misma intervención televisiva, expresó que “éticamente todos deben recibirla. Es una opción ética, porque te juegas la salud y la vida, pero también la de los demás”

Eso sí, tal y como explica Piqué en La Nación, en principio no habrá fotos del Pontífice “por un tema de privacidad”. Al ser vacunado hoy 13 de enero, se espera que a partir de tres semanas reciba la segunda dosis.

Junto a él, la Santa Sede ha puesto en marcha hoy el plan de vacunación en el que está previsto que se vacune tanto a los 500 residentes del Estado, así como de los cerca de 4.000 trabajadores, jubilados y familiares que estés inscritos en el FAS, el Fondo de Asistencia Sanitaria de la Santa Sede. Todos tuvieron que dar su consentimiento expreso para recibir las dosis de Pfizer antes de las vacaciones de Navidad, dado que la vacuna no es obligatoria en el Vaticano

De momento, de la campaña de vacunación serán excluidos los menores de 18 años y las mujeres embarazadas. Junto al Papa, también se prevé vacunar en esta primera tanda al personal sanitario y de seguridad pública, a los ancianos y al personal que está en contacto más frecuentemente con el público. De ahí que se dé por hecho que en un estrecho margen de tiempo el Papa emérito, Benedicto XVI, también reciba la primera dosis.

La peculiaridad de ser el Estado más pequeño del mundo y el hecho de disponer ya de las dosis suficientes para inmunizar tanto a los habitantes como a los trabajadores podría convertir al Vaticano en el primer país del mundo en conseguir la inmunización de rebaño.