Jóvenes: el futuro de la energía

Fundación Naturgy reconoce la labor de dos entidades sociales que forman a jóvenes vulnerables o en riesgo de abandono educativo para trabajar en el sector energético

Ganadores y finalistas tras el acto de entrega del Premio a la Mejor Iniciativa Social en el ámbito energético, que otorga la Fundación Naturgy
Ganadores y finalistas tras el acto de entrega del Premio a la Mejor Iniciativa Social en el ámbito energético, que otorga la Fundación NaturgyFotoLa Razón

La vida de cientos de jóvenes está a punto de cambiar. Y es que, el proyecto «Enchufados al empleo» de la Fundación Exit y la iniciativa «Generando Futuro» de la Asociación Cultural Norte Joven han recibido un reconocimiento que, sin duda, les ayudará a continuar creando soluciones que potencien el talento de los jóvenes vulnerables y contribuyan a impulsar su futuro profesional.

Fundación Naturgy falló, el pasado martes, la segunda edición del Premio a la Mejor Iniciativa Social en el ámbito energético, con el que busca reconocer y dar visibilidad a las personas, entidades e instituciones que destacan por su contribución en el ámbito social gracias a sus proyectos vinculados a la energía. El jurado reconoció este año a los proyectos mencionados por su impulso a la formación de jóvenes en el sector de la energía. ¿El objetivo? Evitar el abandono temprano de sus estudios y favorecer su inserción laboral en un campo con mucho futuro.

En total, se presentaron cerca de 60 candidaturas procedentes de todas las comunidades autónomas para optar a este reconocimiento, que otorga 60.000 euros a la entidad ganadora (Fundación Exit, en el caso de esta edición) y 30.000 euros a la que recibe el accésit (Asociación Cultural Norte Joven), para impulsar sus proyectos.

«El elevado número de propuestas y su calidad demuestra que España cuenta con un enorme tejido social y solidario, que se ha demostrado de vital importancia en el duro año que dejamos atrás», expresó el presidente de la fundación, Rafael Villaseca, durante el acto de entrega de los galardones.

Villaseca también reconoció el esfuerzo de todas las organizaciones que se presentaron y destacó «los fantásticos proyectos premiados, que aúnan la energía con la formación de los jóvenes para mejorar su empleabilidad».

Entre las candidaturas presentadas este año, destacan las que relacionan energía con juventud, formación y medio ambiente. «La educación es la herramienta de transformación más importante que existe, por sus beneficios sobre la persona que la recibe, que duran toda la vida, y porque se derraman directamente sobre todo su entorno», explicó Alberto Núñez, presidente del jurado y profesor del departamento de Dirección General y Estrategia de ESADE. Núñez valoró la formación y la creación de empleo juvenil como prioridad para reducir la desigualdad y ofrecer nuevas opciones a jóvenes de entornos más desfavorecidos.

Los ganadores se dieron a conocer en un acto restringido, debido a los protocolos Covid, al que asistieron los diez finalistas, miembros del jurado y el vicepresidente de la Fundación y Jordi García, director general de Sostenibilidad, Reputación y Relaciones Institucionales de Naturgy.

Empleo juvenil y desigualdad

Fundación Exit lleva 21 años dedicada a la educación de jóvenes para evitar que abandonen de forma temprana sus estudios y promover su inserción laboral para reducir la desigualdad. Su innovador proyecto formativo es uno de los más sólidos y estables de España para chicos y chicas en situación de vulnerabilidad, y de los que más red social genera con empresas, centros educativos y voluntarios.

El proyecto premiado, «Enchufados al empleo», fomenta la formación de jóvenes en el sector energético, ofreciendo al mismo tiempo respuesta a la alta demanda de puestos de Formación Profesional. El itinerario formativo saca al alumnado de las aulas a la empresa y facilita el contacto directo de éste con las compañías y sus empleados, que colaboran de forma voluntaria en el programa.

Esta iniciativa de Fundación Exit tiene un impacto positivo en más de 2.000 beneficiarios, además de los 500 jóvenes que cuentan con el apoyo de 200 voluntarios. Se desarrolla en seis comunidades autónomas: Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Aragón y Baleares.

Por otro lado, Norte Joven es una ONG de la Comunidad de Madrid que trabaja desde 1985 para favorecer la integración social y laboral de personas en situación de desventaja social, a través de programas de FP y académica, desarrollo personal e inserción laboral. El proyecto premiado con el accésit, «Generando futuro», incluye un itinerario formativo en el que se integran acciones de sensibilización e intervenciones en hogares vulnerables para conseguir su mejora energética. Esta iniciativa ha logrado disminuir el abandono escolar y ha permitido a los jóvenes obtener una titulación, así como su inserción laboral.

El jurado del premio está formado por Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española; Llum Delàs, patrona de la Fundación de la Esperanza; Salvador García-Atance, presidente de la Fundación Lealtad; el Padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz; Juan José López, vicepresidente de la Fundación ‘la Caixa’; Josep Ramoneda, director de la Escuela Europea de Humanidades de Barcelona; Elena Salgado, presidenta de la Asociación Española de Empresas de Consultoría; Javier Senent, presidente de Cruz Roja España; Gustavo Suárez, presidente de UNICEF; el vicepresidente de la Fundación Naturgy y su directora general, María Eugenia Coronado.

Nacho Sequeira
Nacho SequeiraRAFA MARTINNaturgy

Nacho Sequeira. Director general de Fundación Exit: «Tenemos una crisis climática y también una crisis juvenil»

«A raíz de la pandemia, perdí mi trabajo y Fundación Exit volvió a estar a mi lado. Les estoy muy agradecido». El que habla es uno de los cerca de 11.000 jóvenes a los que ha ayudado esta organización. Su misión es reducir el abandono educativo temprano por parte de la juventud en situación de vulnerabilidad social. Para ello, impulsan proyectos formativos como «Enchufados por el empleo», que busca dar respuesta a la demanda de perfiles por parte de las empresas del sector energético. Este programa resultado ganador del Primer Premio a la Mejor Iniciativa Social en el ámbito energético otorgado por la Fundación Naturgy.

–Dice que en España tenemos una emergencia juvenil…

–Sí. España está sobre el 40% de paro juvenil y, hasta hace poco, liderábamos esa estadística en la Unión Europea. Pero el desempleo es solo una cara de la misma moneda. La otra es la del abandono escolar prematuro (un 17%, cuando la media en la UE es del 10,6%). No se entiende la tasa de paro sin tener en cuenta el fracaso escolar.

–¿Hasta qué punto ha agravado la situación la Covid-19?

–La pandemia y la crisis económica han golpeado en todas direcciones y los jóvenes han sido un colectivo especialmente vapuleado, más aún los vulnerables. Por ejemplo, muchos de ellos iban a ocupar puestos de trabajo vinculados con el turismo y, cuando la pandemia los ha destruido, han sentido mucha desorientación. Ante esta situación, nuestra labor es darles pistas acerca de dónde puede haber salidas. Por ejemplo, el sector energético (energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible). Lo que pasa, es que estas requieren una mayor formación y si a un joven cuya situación económica familiar es desfavorable, le planteas que tiene que estar dos años formándose en un Grado Medio, te dirá que no puede porque le urge trabajar. Por eso, hay que encontrar modelos de alternancia entre estudios y empleo como la FP Dual.

–¿En qué consiste el programa «Enchufados por el empleo»?

–Lo que intentamos es generar un ecosistema de entidades, empresas, centros educativos, financiadores y administración pública alrededor de estos jóvenes vulnerables. Esta idea aterriza, a la práctica, en un itinerario. El primer paso es la orientación, con voluntarios de empresas que les descubren las mismas, les explican cuáles son los perfiles más demandados y buscan motivarlos para que sigan estudiando. La segunda fase es la especialización. Entre un 30 y un 50% de los jóvenes, dependiendo del centro, abandonan los ciclos de FP. El problema es que no se les consigue retener en el aula, ya sea por falta de orientación previa o porque lo que dan no les resulta atractivo. Nosotros lo que hacemos es meter a la empresa en el aula. Así descubren tecnología y maquinaria que difícilmente van a ver en el aula. El último paso es la inserción laboral. Un mentor de empresa ayuda a los jóvenes a posicionar sus candidaturas, pues en su red familiar y de conocidos ellos no tienen a nadie que les pueda abrir esas puertas.

–¿A cuántos jóvenes habéis ayudado a encontrar empleo a través de este programa?

–En más de 20 años de Fundación Exit van unos 11.000 chavales. Este proyecto en concreto, atenderá a 523 jóvenes. En este curso participaron 262 voluntarios de empresas para hacer de «coach», lo que no era nada difícil, en medio de la pandemia. Me gustaría destacar, por ello, su solidaridad, por sacar horas para ayudar a los jóvenes. El piloto lo hemos hecho con 3 centros madrileños, aunque también han participado otros en el proyecto de orientación.

–¿Qué supondrá el premio de Fundación Naturgy?

–El premio es una buenísima noticia. Servirá para replicar este proyecto en Barcelona y seguir dándole ese empuje a los jóvenes en otras ciudades. La aportación económica nos servirá para comenzar a escalar, si prisa pero sin pausa, y atender a más personas. A la vez, esperamos que este reconocimiento nos ayude a encontrar más empresas que quieran colaborar con nosotros. Por eso, gracias.

Mercedes Negueruela
Mercedes NegueruelaRafa Martín (Crédito Personalizado)Naturgy

Mercedes Negueruela. Directora general de la Asociación Cultural Norte Joven: «Soy feliz cada vez que uno de nuestros jóvenes tiene éxito»

Para Mercedes Negueruela, directora general de la Asociación Cultural Norte Joven, «impactar en otros es una satisfacción». Su proyecto «Generando Futuro» ha sido galardonado con el accésit del Premio a la Mejor Iniciativa Social en el ámbito energético de la Fundación Naturgy.

–¿En qué consiste?

–Trabajamos con jóvenes con trayectoria de fracaso escolar y les apoyamos, por un parte, para que completen la Educación Secundaria Obligatoria y, por otra, para que obtengan una capacitación en alguna de estas ramas profesionales: electricidad, carpintería o fontanería. El programa incluye una parte de competencias y desarrollo personal y el acompañamiento a la inserción laboral. El objetivo, al final, es que el joven saque lo mejor de sí mismo.

–A través de lo social…

–Sí. Los jóvenes ponen en práctica lo aprendido realizando servicios en hogares vulnerables para que mejoren su eficiencia energética. Van allí, hacen una pequeña auditoría energética; después van al centro para valorarla, regresan a la vivienda y realizan sencillos cambios y reparaciones que favorezcan el ahorro energético, a la par que instruyen a las familias. El proyecto tiene parte formativa, medioambiental y de ahorro energético, y social, con el impacto en las familias y los resultados de empleabilidad de los alumnos, cuando terminan la formación.

–¿En cifras?

–Hasta ahora, se han formado 241 jóvenes y se han realizado actuaciones en 62 viviendas.

–¿Qué se llevan los jóvenes que participan en el programa?

–Lo primero que se sienten es acompañados. Sienten que alguien cree en ellos y quiere darles una oportunidad. Ten en cuenta que parten de una trayectoria de fracaso escolar y algunos terminan haciendo un Grado Medio de Fontanería, por ejemplo. Esa sensación les llena mucho, se sienten capaces y esto refuerza su autoestima.

–¿Cuál es su background?

–Algunos nos vienen derivados de centros educativos, otros de Servicios Sociales o de oenegés que trabajan con jóvenes, inmigrantes o mujeres víctimas de violencia de género y sus hijos.

–¿Podría escoger un solo momento feliz en la asociación?

–Lo mejor es cada vez que uno de nuestros jóvenes tiene éxito. Cuando alguien me pregunta «¿te acuerdas de este alumno/a?», y me cuentan que ya está trabajando o que está acabando un Grado Medio.

–¿Qué significa para vosotros este accésit?

–Nos ha hecho mucha ilusión. La población joven necesita ser atendida, especialmente ahora. El Covid ha sido un poco la puntilla a las escasas oportunidades que se les presentan. Por eso, estamos muy agradecidos y con muchas ganas de seguir ofreciendo oportunidades de futuro a más jóvenes.