Delta engulle a todas las variantes que circulaban por España

Las autonomías ya no detectan apenas casos de Covid provocados por las mutaciones surgidas en Reino Unido, Brasil y Suráfrica

Varias personas en la terraza de un bar en Mallorca, Islas Baleares (España)
Varias personas en la terraza de un bar en Mallorca, Islas Baleares (España)Isaac Buj

La variante Alfa del virus causante de la Covid-19 ya no tiene prácticamente presencia en España. Tras irrumpir con fuerza a finales de 2020 y convertirse en mayoritaria en las primeras semanas de 2021, esta mutación procedente de Reino Unido ha ido perdiendo fuelle a medida que progresaba la variante Delta o india, quedando finalmente diluida por la presencia de esta última.

La última actualización del informe sobre la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 de preocupación e interés en Salud Pública, que elabora cada siete días el Ministerio de Sanidad, da fe de esta voracidad que muestra Delta: en la semana 37 de 2021, que abarca desde el 13 al 19 de septiembre, esta mutación dominaba a todas las demás, logrando «engullir» a otras variantes que antaño habían suscitado una profunda preocupación de todas las autoridades sanitarias, como las surafricana y brasileña (Beta y Gamma). Se trata de un proceso paulatino que se ha ido agudizando.

En base a la información procedente de las secuenciaciones, los responsables de actualizar el informe llegan a la conclusión de que en España, entre las semanas 35 y 38 (del 30 de agosto al 26 de septiembre), Alfa, Beta y Gamma se habían detectado solo en un porcentaje inferior al 1% de los casos mediante secuenciación. El porcentaje restante corresponde prácticamente en su mayoría a Delta, con algunas diferencias entre autonomías. Por ejemplo, esta variante se encuentra detrás del cien por cien de las secuenciaciones realizadas sobre casos diagnosticados en Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia. En otras ocho autonomías supera con holgura porcentajes del 90%, mientras que sólo se encuentra por debajo de esta franja en Castilla y León, en donde se detecta en un 81,1% de los casos. Procedente de India, esta variante es mayoritaria en Europa y a nivel global en la actualidad.

Según Sanidad, se caracteriza por su mayor transmisibilidad y por inducir una disminución de la efectividad vacunal, así como por generar un posible incremento de la gravedad de las infecciones. Estas características son las que explicarían el duro impacto que ha tenido la quinta ola de la pandemia en España, superándose durante todo el verano las 5.000 muertes por Covid-19, más de cinco veces más que las registradas en el primer verano de la pandemia, en 2020, tras el fin de la cruenta primera ola.

El lado positivo es que, a pesar de ser mayoritaria, el impacto de esta variante parece estarse mitigando a la vista de la situación epidemiológica del país, sin que se atisbe en el horizonte otra variante distinta más peligrosa. Así lo corroboran al menos los datos sobre la incidencia del virus en nuestro país.

En estos momentos, España registra una incidencia de 46,08 diagnosticados por cada 100.000 habitantes y se encamina hacia la nueva normalidad. En la gráfica de Sanidad, Delta es mayoritario y apenas se detecta la presencia de variantes como la británica, la variante Kappa y la variante Mu.

De esta última, Sanidad consigna que fue descrita por primera vez en Colombia, donde sigue representando un porcentaje importante de casos, y que presenta mutaciones compatibles con un aumento de la transmisibilidad y un escape a la respuesta inmune frente a variantes previas.

En lo que respecta a los ingresos hospitalarios, en camas convencionales la tasa de ocupación ha descendido ya al 1,6%, mientras que en unidades de críticos es del 5,5%.