Se abre una nueva boca al sureste del cono volcánico

Emitía en un primer momento cenizas y piroclastos. Sucede en el día en que las lenguas de lava se han convertido en un auténtico tsunami que amenaza con obligar a evacuar nuevas localidades

Una nueva boca eruptiva se abrió por la noche al sureste del cono principal del volcán. A la hora del cierre de esta edición sólo emitía cenizas y piroclastos, según informó el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). El director técnico provisional del Pevolca, Rubén Fernández, señaló en declaraciones a Televisión Canaria que se trata de un «proceso normal» dentro del «complejo proceso eruptivo», por lo que ha mandado un mensaje de tranquilidad a la población.

Ya ayer el avance de la colada situada más al norte del cono volcánico amenazaba con arrasar lo que queda del barrio de La Laguna en el municipio de Los Llanos de Aridane. Y es que los servicios de emergencia continúan pendientes de las últimas efusiones del volcán de la Cumbre Vieja, que los geólogos describen en algunos momentos como un auténtico tsunami de lava. Así lo remarcaba ayer el Involcan, destacando la «impresionante» velocidad del magma que manaba del volcán.

La última vez que La Palma vivió una estampa parecida fue cuando la colada primigenia entraba por el pueblo de Todoque arrancando todo a su paso, entre ello, una histórica iglesia situada en medio de la plaza de este lugar.

El representante del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), Rubén Fernández, explicó que «estamos haciendo un seguimiento de las coladas más al norte, situadas al sur de la Montaña de La Laguna, que parece que pueden confluir y llegar al mar». Las previsiones son que por su orografía pueda ir pegada por la cara norte de esta montaña y que no discurriera más hacia el noroeste, pero después de tantas previsiones y suposiciones arrebatadas ya solo queda esperar al verdadero comportamiento de la lava.

Durante la noche el avance de las coladas aumentó su velocidad debido a un desborde del contenido en el cráter durante la tarde. Así, las lenguas de lava llegaron a alcanzar los 20 metros por hora durante la noche y primeras horas de la madrugada. Actualmente las coladas se han ralentizado y discurren a 250 metros por hora.

Por su parte, la portavoz científica del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, señaló que siguen observándose grandes bloques arrastrados por la colada de lava más al norte y siguen activos los centros de emisión del cráter, lo que no parece presagiar un final pronto para esta tragedia.

Está previsto para hoy un nuevo encuentro informativo, esta vez, para los vecinos y vecinas del municipio de Tazacorte. Un lugar que probablemente se vea afectado por la colada de lava que transcurre más hacia al norte y los expertos han decidido que antes de que ocurra es recomendable reunir a los vecinos para informar sobre la situación actual y los posibles desenlaces de dicha colada.

Una de las estaciones sísmicas que continúan estudiando la evolución de la sismicidad en la isla, ubicada entre los barrios de Jedey y Las Manchas, ha constatado una deformación de 5 centímetros en el terreno. Está siendo detectada en una zona que está evacuada, y consta de un movimiento vertical hacia el sur. También registraron ayer más de una veintena de sismos. La magnitud máxima se alcanzó en el municipio de Mazo con 4,5, a las 07.02 horas y una profundidad de 36 kilómetros. Además, a las 02.27 horas se localizó otro de magnitud 4 al norte del municipio de Fuencaliente, a una profundidad de 38 kilómetros y sentido en Los Llanos, Barlovento, Mazo, Breña Alta, El Paso y Garafía.

En la jornada de este jueves se localizaron 110 sismos, el mayor de magnitud 4,5, localizado al suroeste de Mazo a las 02.27 horas y una profundidad de 37 kilómetros. Este temblor fue sentido en prácticamente toda la isla.

La portavoz científica del Pevolca, María Jose Blanco, especificó que no existe en ninguna otra estación registros sobre este aspecto. También señaló que no hay un umbral que pueda establecer que pueda ocasionar otro punto de emisión de lava, añadiendo que «es curioso que solo afecta a una estación y no a otras cercanas».

La columna de cenizas y gases que expulsa el centro emisor alcanzó esta mañana los 4.000 metros y a pesar de esto, la calidad del aire se mantiene lejos de los umbrales de riesgo, aunque la llegada de calima podría empeorar los datos y recomendar un confinamiento de las zonas que podrían verse afectadas en función de la disposición de los vientos, al igual que también podría afectar a la operatividad del aeropuerto de La Palma. La cifra de evacuados ya es de 7.000 personas, muchas de ellas se encuentran alojadas en segundas residencias o en viviendas de familiares o amigos. El resto, que ya alcanza la cifra de 321, se encuentran hospedadas en un hotel al sur de la isla en el municipio de Fuencaliente.

Respecto a la evolución de la erupción, la portavoz del IGN, María José Blanco, señaló que sigue tratándose de una erupción fisural continua mostrando mecanismo estromboliano con fases de explosividad que producen depósitos piroclásticos y fases efusivas que producen las coladas de lava

En vulcanologí.a la magnitud de las erupciones volcánicas se mide en la escala del Índice de Explosividad Volcánica (VEI por sus siglas en inglés) con valores entre 0 y 8; en el caso de esta erupción el VEI estimado hasta ahora es 2.

La morfología del cono cambia de manera reiterada por los sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración. El proceso eruptivo puede mostrar episodios de incremento y disminución de la actividad estromboliana.