Internacional

Toda la vida has vivido engañado: el tamaño de los países no es como lo muestran los mapas

El mapamundi con el que todos estamos familiarizados nunca se diseñó para reflejar de forma fidedigna el tamaño de los países, sino que buscaba hacer más sencilla la navegación

Mapamundi de "Google Maps"
Mapamundi de "Google Maps"

Corría el año 1569 cuando un geógrafo alemán llamado Gerardus Mercator ideó un tipo de proyección cartográfica que facilitaría a navegantes de todo el mundo la tediosa labor de idear sus travesías. La representación del mapa mediante este método resultaba en un dibujo sencillo y accesible para todos. Con el tiempo, este mapa se convirtió en canon... y generación tras generación, nos hemos acostumbrado a imaginarnos el mapamundi de la misma forma en la que lo ideó Mercator. El problema es que la Proyección de Mercator nunca se pensó para representar el mundo de una manera realista... solo buscaba ser sencilla para la navegación... porque por primera vez se conseguía que los rumbos fijos se convirtieran en líneas rectas.

Mapamundi con la Proyección de Mercator
Mapamundi con la Proyección de Mercator FOTO: La Razón (Custom Credit)

Por este motivo, cuando miramos a un mapamundi, no estamos mirando una representación precisa del tamaño de los países, sino un mapa creado mediante una regla cartográfica que deforma las distancias a medida que nos acercamos a los polos. Así, las dimensiones de África, por ejemplo, están representadas mucho más pequeñas de lo que son en realidad; mientras que las zonas más cercanas al Ecuador, y muy especialmente Europa, quedan seriamente sobredimensionadas y erróneamente colocadas en el centro del mapa.

Esto ha hecho que no pocos activistas hayan señalado que el mapamundi está diseñado con una visión eurocentrista del mundo, porque se creó en un momento en el que los pueblos europeos estaban en plena expansión geográfica y cultural. Por este motivo, otros cartógrafos como James Gall o Arno Peters trataron de resolver el problema de dibujar el mundo de una forma en la que destacasen los países del hemisferio sur. Es una idea que tuvo muy buena acogida en organismos como las Naciones Unidas... pero no tanto entre los cartógrafos, que consideraron que aquella representación no tenía nada de científica... y sí mucho de ideológica.

Mapamundi según la Proyección Gall-Peters
Mapamundi según la Proyección Gall-Peters FOTO: La Razón (Custom Credit)

La realidad es que representar la superficie redondeada y en tres dimensiones de la Tierra en un mapa plano de dos dimensiones, nunca es una tarea sencilla... de hecho, es imposible. Por ese motivo, se creó una web interactiva llamada “The True Size Of...”, que introduce algunos matices en la visión distorsionada que hemos heredado de la Proyección de Mercator.

Basta con teclear el nombre de un país y pasearlo por todo el globo terráqueo para ver hasta qué punto las dimensiones que tenemos en la cabeza son del todo imprecisas. Así, al juguetear un poco con esta web descubriremos cosas tan interesantes como que, en la Proyección de Mercator, Groenlandia está representada del mismo tamaño que África, a pesar de que la primera tiene una superficie de 2,1 millones de kilómetros cuadrados y el segundo de 30 millones de Km cuadrados. Es decir, podríamos sumar la superficie de 14 “Groenlandias”... y aun así, se quedarían cortas para rellenar la superficie del Continente africano.

Groenlandia dentro del continente africano| Captura de pantalla. "The True Size Of..."
Groenlandia dentro del continente africano| Captura de pantalla. "The True Size Of..." FOTO: La Razón (Custom Credit)

Lo mismo podemos decir en el caso de Rusia. Todo el mundo sabe que este es el país más grande del mundo, porque ocupa la novena parte de la superficie del planeta, pero aún así, está seriamente sobredimensionado. Y es algo que se hace más que evidente a medida que la acercamos al Ecuador. De esta forma, y aunque sea un poco chocante cuando miramos el mapa de Mercator, podemos observar como los 17 millones de kilómetros cuadrados rusos entran a la perfección en el interior de los 30 de África.

Rusia en el continente africano | Captura de pantalla. "The True Size Of..."
Rusia en el continente africano | Captura de pantalla. "The True Size Of..." FOTO: La Razón (Custom Credit)

Lo mismo ocurre con los países de Sudamérica, que al estar situados en la parte meridional del planeta, queda bastante empequeñecida en comparación con sus vecinos del norte. Por ejemplo, si movemos Canadá con el cursor y lo colocamos en el hemisferio sur, observamos como toda su superficie entra en la mitad norte de Sudamérica. Y no es poco decir, ya que Canadá es el segundo país con la mayor superficie del planeta, con nada más y nada menos de 10 millones de kilómetros cuadrados.

Canadá en Sudamérica | Captura de pantalla. "The True Size Of..."
Canadá en Sudamérica | Captura de pantalla. "The True Size Of..." FOTO: La Razón (Custom Credit)

Pero si hay un continente que queda sobrerrepresentado, ese es La Antártida. Al ser el área más alejada del Ecuador, el continente helado queda representado, según la Proyección de Mercator, como un espacio mucho más grande de lo que es realmente. De hecho, en el mapamundi de Mercator, podríamos “meter” unas cinco veces el continente africano dentro de La Antártida. Pero eso es, cuanto menos, fantasioso. En realidad, el continente antártico del hemisferio sur tiene una superficie de 14,2 millones de kilómetros cuadrados, menos de la mitad que el Africano.

La Antártida dentro de África| Captura de pantalla. "The True Size Of..."
La Antártida dentro de África| Captura de pantalla. "The True Size Of..." FOTO: La Razón (Custom Credit)

En resumen, todas las representaciones en dos dimensiones de un plano en tres dimensiones siempre genera distorsiones. Por este motivo, cualquier mapa que podamos encontrar tiene un objetivo, puede ser un mapa destinado a la navegación, como es el caso del mapa de Mercator o del de Henricus Martellus, que es el que utilizó Cristobal Colón para completar su hazaña; pero también puede tener una finalidad más ideológica, como la Proyección Gall-Peters, que pretendió ser más realista, pero que acabó sobredimensionando a varios países, como por ejemplo, a Nigeria, que en su representación aparentaba tener el doble de superficie de la que tiene realmente.