El déficit de esta vitamina aumenta el riesgo de desarrollar demencia

Un nuevo estudio publicado la revista ‘Evidence Based Mental Health’ señala la importancia de la suplementación de folatos en adultos mayores

La demencia es una enfermedad, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, en la cual la función mental se va deteriorando afectando a la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

A nivel mundial unos 50 millones de personas sufren demencia y se prevé que el número total de personas con la enfermedad alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050.

Aunque la edad es el principal factor de riesgo, la demencia no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Además, no afecta exclusivamente a personas mayores: en el 9% de los casos los síntomas aparecen antes de los 65 años. Hay varias enfermedades que pueden provocar demencia. El Alzheimer es la más común, pero también existen otras causas.

Ahora, un nuevo estudio publicado la revista ‘Evidence Based Mental Health’ ha demostrado que el déficit de folato (vitamina B9) en la sangre está relacionado con un 68 % más de riesgo de padecer demencia. Además, los niveles bajos de esta vitamina se asociaron con un triple riesgo de morir por cualquier causa.

Para la investigación, se basaron en los registros de 27,188 personas atendidas por un proveedor nacional de servicios sanitarios en Israel. Los participantes en el estudio tenían entre de 60 a 75 años y no tenían signos de demencia en los 10 años anteriores a 2013, cuando los médicos comenzaron los controles de vitamina B9 en sangre.

Los resultados arrojaron que 3.418 participantes tenían deficiencia de folato, definida como una concentración de menos de 4,4 nanogramos por mililitro de sangre.

Después de tener en cuenta todos los posibles factores de riesgo, como la diabetes coexistente, la depresión, el deterioro cognitivo, la deficiencia de vitamina B12, el tabaquismo y el uso de suplementos de ácido fólico, los investigadores estimaron que las personas con deficiencia de folato tienen un 68 % más de riesgo de demencia y el triple de riesgo de morir por cualquier causa.   

Según los investigadores, los niveles de folato en la sangre tienden a disminuir con la edad, y se estima que hasta 1 de cada 5 adultos mayores tiene una deficiencia de esta vitamina.

“Las concentraciones de folato podrían usarse como un marcador molecular para evaluar el riesgo de demencia y muerte en una persona mayor”, escriben los autores, y agregan que “las personas mayores deben ser monitoreadas de forma rutinaria para detectar deficiencia de folato”.

“En el futuro, la suplementación con vitamina B9 en la vejez podría evaluarse como una estrategia preventiva contra la demencia y el riesgo de muerte”, concluyen los investigadores.