¿Qué impacto tienen los videojuegos en la inteligencia de nuestros hijos?

Investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, han estudiado cómo los hábitos de pantalla de los niños estadounidenses se correlacionan con cómo se desarrollan sus habilidades cognitivas con el tiempo

Niño jugando a Fortnite en un PC
Niño jugando a Fortnite en un PC FOTO: La Razón

Da igual la edad que tengamos, que alguna vez en nuestra infancia habremos escuchado la frase: “los niños de hoy en día os pasáis el día delante de una pantalla, ya no sabéis jugar”. Y aunque este tipo de afirmaciones suelen deberse a la creencia de “todo tiempo pasado fue mejor”, en la época en la que vivimos esa afirmación es un poco más cierta y los juegos tradicionales han caído prácticamente en el olvido. El tiempo dedicado a los dispositivos digitales ha aumentado drásticamente desde el comienzo del siglo XXI y ocupa una gran parte del tiempo libre de los jóvenes. Los niños de 8 a 12 años, por ejemplo, pasan un promedio de 4 a 6 horas frente a una pantalla todos los días viendo videos, jugando y socializando. Los medios digitales brindan una variedad de nuevas experiencias pero, ¿son beneficiosas para las mentes en desarrollo de los niños? Para dar respuesta a esta pregunta investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, han estudiado cómo los hábitos de pantalla de los niños estadounidenses se correlacionan con cómo se desarrollan sus habilidades cognitivas con el tiempo.

La inteligencia es uno de los rasgos psicológicos más importantes y mejor estudiados y engloba múltiples procesos cognitivos: atención, memoria de trabajo, manipulación espacial, velocidad de procesamiento, razonamiento, comprensión lectora y memoria a largo plazo, entre otros. No obstante, “nuestro enfoque está en el impacto del tiempo de pantalla en la inteligencia: la capacidad de aprender de manera efectiva, pensar racionalmente, comprender ideas complejas y adaptarse a nuevas situaciones”, explican los investigadores.

Los videojuegos serían más un refugio que algo negativo para los jóvenes, según un estudio
Los videojuegos serían más un refugio que algo negativo para los jóvenes, según un estudio

Un total de 9.855 niños y niñas de los Estados Unidos participaron en el estudio. A la edad de nueve o diez años, los niños realizaron una batería de pruebas psicológicas para medir sus habilidades cognitivas generales y se les preguntó a los niños y sus padres cuánto tiempo pasaban los pequeños viendo televisión y videos, jugando videojuegos e interactuando con las redes sociales.

Poco más de 5.100 de los niños fueron seguidos después de dos años, momento en el que se les pidió que repitieran las pruebas psicológicas. Esto permitió a los investigadores estudiar cómo variaba el desempeño de los niños en las pruebas de una sesión a otra, y controlar las diferencias individuales en la primera prueba. También controlaron las diferencias genéticas que podrían afectar la inteligencia y las diferencias que podrían estar relacionadas con los antecedentes educativos y los ingresos de los padres. En promedio, los niños pasaban 2,5 horas al día viendo televisión, media hora en las redes sociales y 1 hora jugando videojuegos.

Los resultados

En la pandemia se dispararon las ventas de videojuegos y consolas
En la pandemia se dispararon las ventas de videojuegos y consolas FOTO: La Razón

Mientras que no se observó ningún efecto significativo, positivo o negativo, de ver la televisión o las redes sociales, los resultados mostraron que aquellos que jugaron más juegos que el promedio aumentaron su inteligencia entre las dos mediciones en aproximadamente 2,5 puntos de CI más que la media. “No examinamos los efectos del comportamiento de la pantalla en la actividad física, el sueño, el bienestar o el rendimiento escolar, por lo que no podemos decir nada al respecto”, dice Torkel Klingberg, profesor de neurociencia cognitiva en el Departamento de Neurociencia del Instituto Karolinska.

Por tanto, los videojuegos parecen ser únicos en el campo de la actividad digital. Empíricamente, los beneficios cognitivos de los videojuegos cuentan con el apoyo de múltiples estudios observacionales y experimentales. Sus beneficios para la inteligencia y el rendimiento escolar tienen sentido intuitivo y están alineados con las teorías del aprendizaje activo y el poder de la práctica deliberada. Aunque, al igual que para otras actividades digitales, existen hallazgos contradictorios, algunos sin efectos y otros con efectos negativos.