El efectivo tratamiento para el dolor de espalda avalado por la universidad de Harvard

Esta dolencia afecta a 560 millones de personas en el mundo y 8 de cada 10 la sufren en algún momento de sus vidas

El dolor de espalda puede tener solución si se aborda desde una perspectiva psicológica
El dolor de espalda puede tener solución si se aborda desde una perspectiva psicológica FOTO: La Razón (Custom Credit)

El dolor de espalda es uno de los problemas más comunes y frecuentes. En la mayoría de los casos se acentúan con el paso de los años y pueden llegar a ser crónicos. Los factores que influyen son muchos, el desgaste de los discos de la columna vertebral, la imposibilidad de poder descansar bien por la noche, el estrés, problemas posturales sin corregir...

Los médicos y fisioterapeutas recomiendan mantener una vida activa y realizar deporte para fortalecer los músculos y que eso ayude a paliar esas molestias. También están de acuerdo en que cuando aparecen estos dolores de espalda, a veces incapacitantes, hay que suspender la actividad física normal durante los primeros días para calmar los síntomas y reducir cualquier inflamación en la zona dolorida. El deporte debe suspenderse durante dos o tres semanas si el dolor es muy intenso y retomarlo de una manera suave. Una buena manera de evitar hacerse daño es consultar con un fisioterapeuta, que puede recomendar tablas de ejercicios que, no sólo eviten que nos hagamos daño, sino que sean beneficiosos para el dolor y la higiene postural.

En el mercado hay numerosos aparatos para aliviar el dolor de espalda
En el mercado hay numerosos aparatos para aliviar el dolor de espalda FOTO: De Compras La Razón

Además, es recomendable aplicar calor o frío en la zona. Durante los dos o tres primeros días es preferible el frío y a partir de ahí aplicarse calor.

Los analgésicos son otra de las vías para mitigar las molestias. Los más utilizados son el ibuprofeno que, además es antiinflamatorio, y el paracetamol. Se pueden tomar de forma alterna cada seis horas, pero no se debe prolongar durante mucho tiempo el tratamiento. Si el dolor persiste más allá de tres días es necesario consultar con su médico de cabecera.

Otra de las causas del dolor de espalda es la mala postura al dormir. Para mejorarlo, es conveniente dormir en posición fetal o encorvado, con una almohada entre las piernas. Si duerme boca arriba, coloque una almohada, cojín o una toalla enrollada debajo de las rodillas para aliviar la presión.

Uno de los métodos para paliar el dolor lumbar y descasar mejor es dormir con una almohada entre las piernas y debajo de las rodillas si tenemos costumbre de descansar boca arriba
Uno de los métodos para paliar el dolor lumbar y descasar mejor es dormir con una almohada entre las piernas y debajo de las rodillas si tenemos costumbre de descansar boca arriba FOTO: Amazon (custom credit)

Por su puesto, hay que evitar actividades que conlleven el soportar mucho peso y en ocasiones ayudará el uso de un arnés para corregir la postura de la espalda.

Sin embargo, a pesar de seguir todos los consejos para reducir o acabar con el dolor de espalda, en muchas ocasiones no funcionan. Pues bien, la universidad de Harvard acaba de abrir una puerta a la esperanza para las personas que sufren estas molestias porque ha publicado un estudio en el que describe un tratamiento sorprendente y efectivo para el dolor de espalda.

Para ello, reunieron a un grupo de 97 personas adultas con dolor lumbar crónico y después de unos meses trabajando con ellos determinaron que un tratamiento efectivo para reducir el dolor de espalda es la psicología.

En los últimos años se han puesto de moda entre los deportistas el uso de arneses correctores de la postura de la espalda
En los últimos años se han puesto de moda entre los deportistas el uso de arneses correctores de la postura de la espalda FOTO: Amazon

El estudio defiende que existe una evidencia científica de que el abordaje del problema desde el punto de vista psicológico -como la educación sobre el dolor y la terapia cognitiva conductual- es capaz de mejorar de forma más eficaz la salud de los pacientes y aliviar su malestar.

Danielle Sarno, una de las responsables de la investigación, explicó que “la neurociencia demostró que el cerebro y el cuerpo están conectados. Y el dolor no es más que una combinación de problemas médicos, cognitivos, emocionales y ambientales”, explicó.

En este sentido, añadió que “obtener una mejor comprensión del dolor y tratar todos los factores que contribuyen a él puede tener un efecto fortalecedor y curativo en el ser humano”. Por ello, insistió en que no es una suposición sino que “los datos y/o resultados hablan por sí solos”.

El teletrabajo, los confinamientos perimetrales y el cierre de gimnasios y centros deportivos, entre muchas otras limitaciones, han provocado que las personas se muevan mucho menos y aparezcan molestos dolores de espalda.
El teletrabajo, los confinamientos perimetrales y el cierre de gimnasios y centros deportivos, entre muchas otras limitaciones, han provocado que las personas se muevan mucho menos y aparezcan molestos dolores de espalda. FOTO: Larazon.es

Tras revisar los casos de 97 de adultos con dolor lumbar crónico e inespecífico, procedieron a comparar los resultados de las distintas terapias y obtuvieron un resultado: la fisioterapia junto con los enfoques psicológicos redujeron de forma más eficaz dolor lumbar crónico.

Entre otras conclusiones, el estudio de Harvard llega a dos conclusiones principales. En primer lugar que “para mejorar la función física, los programas de educación sobre el dolor junto con la fisioterapia ofrecen efectos sostenidos”. Y segundo, que “para aliviar intensidad del dolor, la terapia conductual produce resultados duraderos”.

Finalmente, y respecto de las conclusiones “físicas” del estudio, dieron cuenta de que “la integración de la terapia conductual y la fisioterapia ayudó a las personas a lograr una mejor función y reducir la intensidad de su dolor, lo que los llevó a tener días de trabajo más productivos y a dormir mejor”.

El yoga es un deporte ideal para aliviar y gestionar el estrés y a reforzar el sistema inmunológico
El yoga es un deporte ideal para aliviar y gestionar el estrés y a reforzar el sistema inmunológico FOTO: La Razón La Razón

¿En qué consisten las terapias psicológicas para aliviar el dolor de espalda?

Son básicamente cinco:

La terapia cognitiva conductual -conocida como TCC-, ayuda a los pacientes a transformar su conducta mediante el cambio de la forma en que piensan y sienten sobre ciertas cosas. Es utilizada frecuentemente para tratar trastornos mentales, emocionales, de personalidad y de conducta.

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) busca crear una vida rica y significativa para el paciente en la que este último acepte que tanto emociones y sentimientos como dolencias inevitablemente van a ir surgiendo a lo largo del camino.

Un punto importante y que tiene que ver con el estilo de vida es el estrés. Por ello, la reducción del estrés basada en la atención plena (REBAP) trata de reducirlo mediante el desarrollo de la atención plena -que implica aceptar lo que uno vive y está viviendo sin criticarlo-.

La cuarta técnica es la biorretroalimentación, que trata de controlar las funciones fisiológicas del organismo mediante la utilización de un sistema de retroalimentación que informa a la persona sobre su estado general con el fin de ayudarlo a controlar aquello que es irregular.

Por último, la terapia de reprocesamiento del dolor (TRD) educa a los pacientes sobre el papel del cerebro en la generación de dolor crónico, ayudándolos a reevaluar su dolencias al momento de realizar ejercicios físico y abordar las emociones que pueden exacerbar aquel dolor.

¿Qué tipos de dolor de espalda hay?

Según explica el Hospital Clinic de Barcelona, hay tres tipos de dolor de espalda:

La lumbalgia es el más frecuente y afecta a la zona comprendida entre la base de las costillas y el principio del muslo.

La dorsalgia también es muy frecuente y afecta a la zona comprendida entre la base del cuello y las costillas flotantes.

La cervicalgia es el dolor en la región cervical. No es un trastorno tan frecuente, aunque sí produce molestias y dolor considerables.

El dolor de espalda se manifiesta de dos formas: Un dolor agudo y repentino que suele durar hasta seis semanas. En cambio, el dolor crónico es el menos frecuente pero puede dilatarse más allá de los tres meses.

Dolores en diferentes zonas de la columna según la profesión

Un estudio del International Journal Safety and Ergonomics indica que una de las profesiones más propensas a los dolores de espalda es la de los conductores de autobús porque tienen posturas forzadas durante su jornada laboral y el trabajo es muy sedentario. Si a esto se le añade las constantes vibraciones, acelerones y frenazos cada vez que detienen el vehículo en una parada, puede provocar una serie de desequilibrios musculares que degeneren en un problema lumbar.

Las personas que trabajan en oficinas (la gran mayoría) pasan mucho tiempo sentados delante del ordenador y eso provoca problemas musculoesqueléticos, sobre todo en la zona cervical de la columna vertebral. Estos problemas están relacionados con factores ergonómicos y factores psicológicos en el trabajo desencadenantes de molestias en la zona alta de la espalda.