La DGT recomienda no escuchar este tipo de música en el coche

El conductor y su copiloto deberían ser conscientes del peligro que suponen las distracciones para ellos y para el resto de usuarios de la vía

La nueva Ley de Tráfico endureció las sanciones por sujetar el teléfono móvil durante la conducción, castigándolo con 200 euros de multa y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir | Fuente: MILANUNCIOS
La nueva Ley de Tráfico endureció las sanciones por sujetar el teléfono móvil durante la conducción, castigándolo con 200 euros de multa y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir | Fuente: MILANUNCIOS FOTO: MILANUNCIOS MILANUNCIOS

Cuando hablamos de comportamientos que favorecen los accidentes de tráfico, solemos pensar en el alcohol, en las drogas o en la conducción temeraria. Sin embargo, hay otros muchos comportamientos que provocan distracciones al volante y que son la causa del 30% de los accidentes. Ese pequeño intervalo en el que no estamos pendientes a la carretera, aunque sea de unas décimas de segundo, podrían ser suficientes para no poder reaccionar con rapidez o para que el vehículo se salga de la carretera.

Las distracciones al volante están implicadas en -al menos- el 30% de accidentes al volante | Fuente: PEXELS
Las distracciones al volante están implicadas en -al menos- el 30% de accidentes al volante | Fuente: PEXELS FOTO: PEXELS PEXELS

A medida que los conductores van cogiendo callo, se van sintiendo más y más relajados al volante; lo que les empuja a realizar otras actividades cuando están conduciendo, como fumar, beber agua o manipular el GPS. Y todos estos comportamientos pueden suponer un peligro para la seguridad vial, que podrían ser eventualmente sancionados por las autoridades.

De estos comportamientos, el que es el responsable del mayor número de accidentes de tráfico es el uso del teléfono móvil. Por eso, la nueva Ley de Tráfico endureció las sanciones por sujetar el teléfono móvil durante la conducción, castigándolo con 200 euros de multa y la retirada de 6 puntos del permiso de conducir.

Otros comportamientos que también pueden suponer una distracción y que -por lo tanto- son una práctica de riesgo; como buscar objetos en la guantera o en el bolso, maquillarse, fumar, beber agua o comer, o manipular el GPS o la radio; también podrían ser considerados una infracción leve y -en consecuencia- ser castigados con una multa de 80 euros.

Por eso, desde la DGT recuerdan que la forma correcta de proceder cuando tengamos sed, cuando necesitemos hacer una llamada, cuando queramos fumar o cuando queramos cambiar algún parámetro del trayecto de nuestro GPS, es detener el vehículo en cualquier área habilitada para ello y realizar estas actividades con el coche parado... para luego continuar el trayecto con seguridad.

La música alta puede ser motivo de multa. De hecho, la sanción económica podría alcanzar hasta los 3.000 euros | Fuente: Autocasión
La música alta puede ser motivo de multa. De hecho, la sanción económica podría alcanzar hasta los 3.000 euros | Fuente: Autocasión FOTO: AUTOCASION.COM AUTOCASION.COM

¿Hay un tipo de música que sea más peligroso que el resto?

Nietzsche dijo que “la vida sin música sería un error”. Aunque para muchos, lo que no tiene ningún sentido es conducir sin música. Cualquier trayecto que hagamos en coche -por corto que sea- si lo hacemos sin la radio encendida o sin un acompañante que nos dé conversación, puede hacerse realmente eterno... como si el tiempo se hubiese detenido en el habitáculo del vehículo. Y aunque la mayoría de nosotros escuchamos música mientras conducimos, sobre todo para amenizarnos el viaje, dependiendo del volumen en el que se esté reproduciendo puede suponer una multa que va desde los 100 hasta los 3.000 euros.

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), si las canciones están demasiado altas, el conductor puede no escuchar lo que sucede en su entorno y -por lo tanto- puede suponer un peligro para la correcta circulación de las diferentes vías. Sin embargo, desde la Dirección General de Tráfico también avisan de que hay ciertos tipos de música que deberíamos evitar, porque podrían ser peligrosos. De acuerdo con el organismo, es mejor utilizar un ritmo que no adormezca”, que “no fomente una actitud defensiva o agresiva” y que “no distraiga la atención en la conducción”.

Como es lógico, Twitter respondió con cierto revuelo, porque no quedaba claro qué tipo de música puede ser considerada agresiva... o cuál puede fomentar una actitud defensiva al volante. Puede intuirse que el organismo se refiere a la subjetividad del conductor hacia diferentes estilos musicales o canciones. Por ejemplo, para algunas personas, la música de Metallica puede llevarles a tal extremo de motivación que -simplemente- dejan de sujetar el volante. Sin embargo, hay a otras personas que escuchar a Abba les supone una auténtica tortura. En cualquiera de los casos, el conductor y su copiloto deberían ser conscientes del peligro que supone para ellos y para el resto de usuarios de la vía.