Señalan tres síntomas de las nuevas subvariantes de la Covid-19

El inmunólogo Alfredo Corell explica cuáles son las señales que podrían indicar que una persona se ha contagiado con las cepas BQ.1-1 y XBB

Una enfermera vacuna a un hombre contra la gripe y el Covid en Sevilla
Una enfermera vacuna a un hombre contra la gripe y el Covid en Sevilla FOTO: María José López Europa Press

Los datos covid que ofreció el pasado viernes el Ministerio de Sanidad muestran que se ha pasado de un crecimiento moderado a un parón completo en la incidencia en mayores de 60 años. La inoculación de la cuarta dosis de vacunas adaptadas está consiguiendo que se frene la cadena de contagios. No obstante, las nuevas subvariantes de ómicron detectadas, la BQ.1-1 y la XBB, pueden provocar un aumento de casos en los próximos meses debido a su alta transmisibilidad.

Aunque no hay datos sobre la gravedad o el escape inmunológico de los estudios en humanos, BQ.1 está mostrando una ventaja de crecimiento significativa sobre otros sublinajes de ómicron circulantes en muchos entornos, incluidos Europa y los Estados Unidos, y por lo tanto “justifica una estrecha vigilancia”, establecen los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Es probable que estas mutaciones adicionales hayan conferido una ventaja de escape inmunológico sobre otros sublinajes de ómicron en circulación, y por lo tanto un mayor riesgo de reinfección es una posibilidad que necesita más investigación. En este momento no hay datos epidemiológicos que sugieran un aumento de la gravedad de la enfermedad”, puntualizan. Consideran que queda por establecer el impacto de los cambios inmunológicos observados en el escape de la vacuna. “En base a los conocimientos disponibles actualmente, la protección de las vacunas (tanto las vacunas índice como las bivalentes recientemente introducidas) contra la infección puede verse reducida, pero no se prevé un impacto importante en la protección contra la enfermedad grave”, señalan.

En cuanto a XBB, se trata una recombinación de los sublinajes de ómicron BA.2.10.1 y BA.2.75. Con datos de la semana del 3 al 9 de octubre, tiene una prevalencia mundial del 1,3 por ciento y se ha detectado en 35 países. “Aunque se necesitan más estudios, los datos actuales no sugieren que haya diferencias sustanciales en la gravedad de la enfermedad para las infecciones por XBB. Sin embargo, hay pruebas preliminares que apuntan a un mayor riesgo de reinfección, en comparación con otros sublinajes de ómicron en circulación”, detallan desde la OMS. Asimismo, indican que por el momento no hay datos que apoyen el escape de las respuestas inmunitarias recientes inducidas por otros linajes de ómicron. “Que el mayor escape inmunitario del XBB sea suficiente para impulsar nuevas oleadas de infección parece depender del panorama inmunitario regional, afectado por el tamaño y el momento de las oleadas anteriores de ómicron, así como de la cobertura de vacunación de Covid-19″, aclaran.

En este escenario, el inmunólogo y catedrático Alfredo Corell ha detallado los tres nuevos síntomas que pueden hacernos sospechar de un contagio con las nuevas subvariantes. En una intervención en Antena 3 Noticias, el experto ha precisado que “se incorporan con nuevos síntomas en estas subvariantes una pérdida de apetito, una afonía y taquicardia. Son tres nuevos síntomas que no eran nada frecuentes en las variantes previas. Así que cuidado personas con falta de apetito, afonía y taquicardia. Pueden ser síntomas de Covid-19 en estas nuevas subvariantes”.

El responsable de la estrategia vacunal de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), Marco Cavaleri, alertó la pasada semana de que se espera una nueva ola de la Covid-19 en las próximas semanas, debido a estas subvariantes. “La pandemia aún no ha terminado. Instamos a los ciudadanos a que se vacunen ahora, o se revacunen, especialmente si su situación de salud los pone en mayor riesgo de contraer Covid-19 grave”, señaló Cavaleri. “¡Ahora es el momento de protegerse!”, adviertió haciendo un llamamiento especial a las personas mayores de 60 años, embarazadas y con comorbilidades o condiciones de base.