Alertan de una “epidemia de cáncer”: un millón de europeos podría tener un tumor sin diagnosticar

Una comisión de expertos reclama en The Lancet fuertes inversiones en investigación para paliar el impacto de la pandemia de Covid-19, el Brexit y la guerra en Ucrania

Las sociedades científicas ya lo advirtieron durante la pandemia. La Covid-19 se estaba llevando por delante la detección y el tratamiento de otras patologías. Ahora, una comisión de expertos formada por la revista The Lancet Oncology ha estudiado el impacto de la pandemia sobre el tratamiento y la investigación del cáncer, y estima en un millón los diagnósticos de cáncer no detectados en Europa en los últimos dos años.

“Calculamos que se pasaron por alto aproximadamente un millón de diagnósticos de cáncer en toda Europa durante la pandemia. Nos encontramos en una carrera contra el tiempo para encontrar esos cánceres perdidos. Además, hemos visto un efecto escalofriante en la investigación sobre el cáncer, con el cierre de laboratorios y el retraso o la cancelación de ensayos clínicos en la primera oleada pandémica”, afirma el profesor Mark Lawler, de la Universidad Queen’s de Belfast (Reino Unido) y presidente y autor principal de la Comisión.

La Comisión analizó los datos sobre el impacto de la pandemia de en toda Europa, y descubrió que los médicos vieron entre 1 y 5 millones menos de pacientes con cáncer en el primer año, y uno de cada dos, no recibió cirugía o quimioterapia a tiempo. Además, no se realizaron 100 millones de pruebas de detección de la enfermedad. “Nos preocupa que Europa se dirija hacia una epidemia de cáncer en la próxima década si no se priorizan urgentemente los sistemas sanitarios y la investigación sobre la enfermedad Nuestra Comisión Europea Groundshot ofrece conclusiones cruciales sobre el panorama actual de la investigación, expone las principales lagunas y exige que se dé prioridad a las agendas europeas de investigación sobre el cáncer durante la próxima década”, añade Lawler.

En este escenario, una de las principales recomendaciones de los expertos es duplicar el presupuesto europeo para esos estudios, así como dar prioridad a las áreas de investigación del cáncer desatendidas, incluida la prevención y el diagnóstico precoz, la radioterapia y la cirugía. Los autores del informe hacen hincapié en que la investigación del cáncer es crucial para que los países europeos brinden una atención más asequible, de mayor calidad y más equitativa, y que los pacientes tratados en hospitales activos en investigación obtengan mejores resultados. Según Lawler, “con el telón de fondo de la pandemia de Covid-19, el Brexit y la invasión rusa de Ucrania, es más importante que nunca que Europa desarrolle un panorama de investigación del cáncer resiliente para desempeñar un papel transformador en la mejora de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la calidad de vida para los pacientes actuales y futuros y aquellos que viven más allá del cáncer”.

El documento afirma que la invasión rusa de Ucrania representa un enorme desafío para la investigación del cáncer. El consejero delegado de la Organización Europea del Cáncer, Mike Morrisey, subraya que Ucrania era un importante contribuyente en la investigación clínica del cáncer en el mundo y la guerra ha reducido los ensayos a la mitad. “Ya existe una creciente brecha Este-Oeste en la investigación europea del cáncer y es crucial que la guerra entre Rusia y Ucrania no provoque que esta brecha crezca”, añade Andreas Charalambous, presidente de la Organización Europea del Cáncer.

Por otro lado, la Comisión predice que el Brexit seguirá teniendo un impacto negativo en la investigación europea del cáncer. “La investigación del cáncer en el Reino Unido en el mundo posterior al Brexit se encuentra en una encrucijada en la que las decisiones estratégicas determinarán si continuamos prosperando y asociándonos internacionalmente o si el aislacionismo reducirá nuestra posición mundial“, advierte el profesor Richard Sullivan, codirector de la Comisión y profesor de Cáncer y Salud Global en el Institute of Cancer Policy de Londres. “Si Reino Unido no participa en la investigación colaborativa de la UE sobre el cáncer, esto tendrá un efecto extremadamente perjudicial en la investigación, y en última instancia, los pacientes pagarán el precio de esta decisión en términos de resultados sanitarios”.

Finalmente, los expertos sostienen que una mayor atención a la prevención del cáncer reduciría el número de personas que lo padecen y, por tanto, permitiría disponer de más recursos para los que sí necesitan tratamiento. “Se calcula que el 40% de los cánceres en Europa podrían evitarse si las estrategias de prevención primaria hicieran un mejor uso de nuestros conocimientos actuales sobre los factores de riesgo. Ya existen intervenciones preventivas del cáncer basadas en la evidencia y rentables, y queremos ver una implementación y comunicación más efectiva de las mismas en toda Europa”, concluye Anna Schmutz, de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, en Francia.