MENÚ
jueves 18 julio 2019
01:18
Actualizado

La talla de los animales domésticos ha aumentado a lo largo de la historia

  • La talla de los animales domésticos ha aumentado a lo largo de la historia

Tiempo de lectura 2 min.

18 de mayo de 2015. 11:55h

Comentada
18/5/2015

La talla de los animales domésticos ha aumentado a lo largo de la historia, según se constata en un estudio hecho por la zooarqueóloga de la Universidad del País Vasco (UPV) Idoia Grau. El artículo "La ganadería en España desde época romana hasta época post-medieval: análisis biométrico de la vaca, la oveja-cabra y el cerdo" ha sido publicado recientemente por la revista "Journal of Archaeological Science", ha informado hoy la UPV.

El estudio muestra sucesivos cambios en la talla de los animales domésticos a lo largo del tiempo, relacionados con cambios en el paisaje y en los sistemas productivos.

Se trata de un análisis de datos métricos tomados de restos de animales domésticos, como vacas, ovejas y cerdos, recuperados en yacimientos arqueológicos de toda la Península Ibérica.

Las medidas analizadas (más de 2.500), provienen de 41 yacimientos arqueológicos datados entre la época romana y la actualidad, desde el siglo I antes de Cristo hasta el siglo XXI. Muchos de estos yacimientos se encuentran en el País Vasco, pero también en Aragón, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Murcia, Navarra, Valencia y el sur de Portugal.

"El aumento de la talla de los animales está normalmente relacionado con mejoras de tipo medioambiental, por ejemplo con nuevas formas de alimentación, o genético", determina el estudio.

Un mayor tamaño de los animales domésticos implica una serie de ventajas económicas, como un aumento de la producción cárnica o de la fuerza de tracción.

"Además, los animales domésticos mejorados tienden a crecer más rápido, lo que ayuda a aumentar la productividad", explica Grau.

La zooarqueóloga explica que en la época romana hubo un interés especial en mejorar el ganado vacuno, posiblemente en relación a los procesos de deforestación y de intensificación de la agricultura que trajo consigo el Imperio Romano.

En los primeros siglos después del final del Imperio, el tamaño de los animales domésticos no experimentó cambios fundamentales.

"Es posible que el conocimiento zootécnico de la época romana no se perdiese de forma abrupta y que el ganado romano mejorado se mantuviese varias generaciones", apunta la investigadora.

No obstante, entre los siglos VIII y IX, el tamaño de los animales domésticos alcanzó el mínimo de todo el periodo analizado en este estudio.

Posiblemente, esta reducción de la talla esté relacionada con la generalización de regímenes de alimentación del ganado en semilibertad durante la Alta Edad Media, una tendencia que se ha observado en otras zonas de Europa y que ha sido confirmada por análisis de isótopos estables, trabajo realizado por el equipo de investigación del que forma parte Idoia Grau y que se publicó hace unos meses en "Quaternary International". Efe

Últimas noticias