MENÚ
martes 12 noviembre 2019
00:58
Actualizado

El pasaje del terror extremo que exige un certificado médico y que nadie ha logrado superar

Para participar en esta experiencia extrema, hay que ser mayor de 21 años, firmar 40 hojas de exenciones, estar en buena forma física y mental y no tener antecedentes

  • El que logre completar la experiencia recibirá 17.000 euros
    El que logre completar la experiencia recibirá 17.000 euros

Tiempo de lectura 2 min.

23 de octubre de 2019. 13:09h

Comentada
Paco Rodríguez 23/10/2019

ETIQUETAS

"McKamey Manor" es el pasaje de terror más extremo del mundo. Hasta tal punto que los que quieran participar en la experiencia -sólo disponible en varias localidades de EE UU desde el pasado martes- tienen que cumplir una estricta ficha de inscripción, que incluye ser mayor de 21 años, firmar un documento de exenciones de 40 páginas, un examen físico y mental certificado por un médico, tener seguro médico, pasar una prueba de drogas antes de la experiencia, no tener antecedentes y, casi lo más importante, dar una palabra de seguridad para pedir que les saquen de allí. Hasta ahora han sido muchos los que han reunido los requisitos y han participado en la experiencia, pero ninguno de ellos la ha logrado completar a pesar de que hay una recompensa de 20.000 dólares (cerca de 18.000 euros) para aquél que lo consiga. Y será difícil que lo hagan porque desde su puesta en marcha en 2013, miles de personas han pasado por sus pasajes y nadie ha sido capaz de completar el recorrido. Además, ahora su responsable, Russ McKamey, ha puesto en marcha "Desolation", que describe como la experiencia más extrema de las ofrecidas hasta el momento.

Para entrar no hay que pagar una entrada, sólo hay que llevar una bolsa de comida para los perros de McKamey... Todos los participantes deben estar física y mentalmente bien y para que estén preparados para lo que van a vivir, se les obliga a ver un vídeo titulado "Y entonces, no quedó nadie", una recopilación de imágenes con todas las personas que no pudieron completar la experiencia con una frase que se repite constantemente: "realmente no quieres hacer esto".

McKamey ha gastado más de un millón de euros en su creación, que toma como una "batalla mental" contra los aspirantes. Para crear lo que muchos califican como una fábrica de la tortura, se inspiró en las películas de terror pero sobre todo en los clásicos de Alfred Hichcock como "Vértigo", "La ventana indiscreta", "Los Pájaros", "Psicosis". Para ello, utiliza desde ruidos intensos, iluminación, efectos de niebla y humedad. Pero lo más extremo son los ambientes, físicamente exigentes, y plagados de personajes terroríficos que someten a los participantes a situaciones muy reales y gráficas.

El creador de "Desolation" considera que el verdadero éxito de sus creaciones es la sugestión: "Puedo ponerte en una piscina de gatitos con un par de centímetros de agua y decirte que hay un gran tiburón blanco allí, y pensarás que hay un tiburón allí". De hecho, recuerda que varios de los aspirantes llegaron a llamar a la Policía para denunciar la existencia de supuestos fantasmas. "Cuando tienes ese tipo de poder sobre las personas sabes que acudirán a las autoridades", indicó, por lo que graba todas las sesiones para luego poder demostrar que lo que dicen no es en realidad como lo cuentan. "Las imágenes me han salvado mil veces", indicó.

Últimas noticias