Guías

Cómo tener internet en una segunda residencia por poco dinero

El teléfono móvil puede convertirse en un router wifi, pero la velocidad es limitada y depende de la cobertura

Un router 4G permite tener wifi en casa sin necesidad de instalar fibra o ADSL
Un router 4G permite tener wifi en casa sin necesidad de instalar fibra o ADSLChris Smith www.OutofChicago.comGetty Images/Flickr RF

Con el buen tiempo, son cada vez más personas las que aprovechan el fin de semana para pasar unos días en el pueblo y escapar así de la ciudad. Algunos buscan desconectar y disfrutar del campo o la naturaleza, mientras que otros no pueden vivir sin su serie favorita en Netflix o no se pueden permitir el lujo de olvidarse al 100% del trabajo y están pensando cómo pueden tener wifi en su segunda residencia.

Las compañías de telecomunicaciones ofrecen multitud de opciones y paquetes para llevar el internet de viaje, pero los clientes no siempre están dispuestos a elevar el importe de su factura por un servicio que no van a utilizar tanto como la fibra óptica de su residencia principal. Antes de perderse entre las diversas ofertas de las operadoras, hay que tener en cuenta varios factores: cuánto tiempo va a pasar en la segunda residencia para decidir si le conviene contratar un servicio con permanencia, dónde se encuentra el domicilio para consultar la cobertura o la posibilidad de instalar fibra/ADSL y cuánta velocidad necesita para navegar.

La opción más rápida y barata es el ‘tethering’, que consiste en utilizar el teléfono móvil como router a través de la opción “conexión compartida” o “compartir internet” en los ajustes. El smartphone da acceso a internet a otros dispositivos a través de una red wifi, pero la velocidad es bastante limitada y depende de la cobertura que tenga. Además, no es recomendable hacerlo si no se tiene una tarifa con datos ilimitados, por lo que solo es una opción viable si se trata de conexiones puntuales.

Router 4G

Si las necesidades de internet en una segunda residencia van más allá de momentos puntuales con pocos dispositivos, es interesante valorar la compra de un router 4G y una tarjeta SIM con datos ilimitados. La mayoría de operadoras ofrecen el dispositivo gratis para los clientes que contraten una línea de internet para la segunda residencia. Sin embargo, tiene ligado un compromiso de permanencia de un año, por lo que habría que pagar el servicio todos los meses, incluso aquellos en los que no se utilice el aparato.

Para poder dar de baja la línea después de las vacaciones sin tener que pagar una penalización sería necesario comprar el router 4G, cuyo precio suele rondar los 50 o 60 euros, en función de las características. Una vez haya adquirido el aparato, es el momento de contratar una tarifa con datos ilimitados sin permanencia. Las tarifas ilimitadas de las compañías incluyen lo que se conoce como “condiciones de uso razonable” del servicio que impiden aprovechar el internet móvil para sustituir la la fibra óptica. No obstante, sí que es posible introducir la SIM en el router 4G y utilizar el wifi de una forma menos intensiva que el de la residencia habitual.

Movistar: para los nuevos clientes, la tarifa con datos ilimitados tiene un precio de 19,98 euros al mes durante los tres primeros meses, sin permanencia (después, 39,95 euros al mes). La compañía garantiza “datos ilimitados a máxima velocidad, que podrás utilizar para tus videoconferencias o teletrabajo”.

Vodafone: ofrece tres tarifas ilimitadas, cada una de ellas con una velocidad máxima. La “ilimitada Esencial” es la más barata, ya que por 17,49 euros al mes durante los tres primeros meses (después, 34,99 euros al mes) puede navegar a una velocidad de 2 Mb. La “ilimitada Avanzada” eleva la velocidad hasta los 10 Mb por 19,49 euros al mes el primer trimestre (luego, 38,99 euros al mes). Por último, la máxima velocidad la ofrece la tarifa “ilimitada Plus”, por 23,99 euros al mes los tres primeros meses (48,99 euros al mes después de la promoción).

Orange: la tarifa “Go Up” ofrece gigas ilimitados a velocidad 5G y vídeo en el móvil con calidad HD por 28,76 euros al mes durante seis meses; luego el precio se eleva hasta los 35,95 euros. La “Go Top” cuesta más (38,36 euros al mes en promoción y 47,95 euros después) y permite ver vídeos en resolución 4K.

Yoigo: la tarifa ilimitada de Yoigo cuenta ahora con un descuento durante tres meses, como el resto de operadoras. Su precio se quedaría en 29 euros al mes en ese periodo para luego ascender hasta los 35 euros.

Digi: la tarifa “Ilimitodo” permite navegar a velocidad 4G y cuenta con la cobertura de Movistar por 25 euros al mes, sin permanencia. En sus condiciones, Digi especifica que considera que se está realizando un uso no razonable del servicio cuando se supera 30 veces o más la media del consumo de datos de internert móvil.