Así trolea un tuitero a los depredadores sexuales en Milanuncios

El tuitero @jamsito publica una serie de tuits virales tomando el pelo a los acosadores que tratan de aprovecharse de la precariedad de “una joven” en busca de trabajo

En pocos minutos, el WhatsApp de la presunta demandante de empleo se llena de mensajes con proposiciones sexuales
En pocos minutos, el WhatsApp de la presunta demandante de empleo se llena de mensajes con proposiciones sexualesLa Razón

Ha tenido lugar en Milanuncios pero sucede en muchas otras plataformas. Un anuncio de una joven buscando trabajo en el que aparecen dos conceptos clave para la historia que contamos: “chica joven” y “difícil situación económica”.

Dos conceptos que provocan en el acosador sexual una suerte de reflejo condicionado como el que describía Ivan Pávlov a principios del siglo pasado. Una mujer joven busca trabajo desde una posición que se percibe como de debilidad y los depredadores acuden inmediatamente a tratar de aprovecharse.

Una historia que han experimentado miles de mujeres y que periódicamente indigna a las redes, cuando trascienden los casos más sangrantes. Pero en esta ocasión se desarrolla de forma diferente y concluye con una carcajada; no del acosador, sino del resto del mundo que la lee y comparte.

El embuste

La chica joven en situación de necesidad económica no es tal. La imagen que acompaña el anuncio es la de una mujer sacada de Internet, vestida y de lejos. En realidad, se trata de un tuitero adulto con barba y pelos ya saben dónde, decidido a tomárselo a los acosadores y reírse un rato a su costa.

El tuitero @jamsito realizó su experimento/troleo durante la última semana de agosto. Respondía a la abrumadora cantidad de proposiciones sexuales sin indignación y con interés, estirando el hilo para ver hasta dónde llegaban los depredadores sin darse cuenta, pese a lo surrealista de las conversaciones, de la tomadura de pelo. En las semanas transcurridas desde entonces, sus andanzas se han vuelto virales.

¿Primera conclusión? Ni la ironía ni la comprensión lectora abunda entre los acosadores. Sigan leyendo y diviértanse.

El que no entiende que está hablando con una verdadera profesional de la limpieza:

El que solo quiere que le acompañen a “andar” porque se cansa de hacerlo solo:

El que busca en Milanuncios una masajista y “algo más”; y lo encuentra:

Otro que busca un masaje y le proponen mucho más que eso:

El que pide un masaje con final feliz y se ve envuelto en una operación de la Guardia Civil:

El que busca “filing” y no es capaz de entender cuando le insultan en catalán:

El cincuentón al que toman por fontanero y, ya puestos, trata de ayudar con una crisis doméstica:

El que termina participando en una competición para conseguir el ansiado “premio”:

El tuitero @jamsito quiso terminar el hilo una semana después de comenzarlo con una final de fiesta espectacular. Su idea era juntar a todos los demandantes de “masajes” en un grupo de WhatsApp para que pudieran dárselos entre ellos y satisfacer su necesidad de ser masajeados. Pero finalmente desechó la idea por posibles complicaciones con al Ley de Protección de Datos:

A esas alturas ya debería ser evidente para cualquiera con dos dedos de frente que “la joven” del anuncio no estaba interesada lo más mínimo en propuestas de “masajes” o similares. Y aún así, hay quien sigue insistiendo:

Esto ha sido solo una selección y pueden encontrarse más divertidos desencuentros del tuitero y sus depredadores sexuales leyendo el hilo completo.

Aunque en esta ocasión todo ha sido un troleo por parte de un usuario de Twitter con ingenio y sentido del humor que ha terminado con el cazador cazado, la realidad es la que es. Y un buen ejemplo de la dimensión del problema y lo común de estos comportamientos amparados en el anonimato de las redes lo da la siguiente captura, fíjense en la frecuencia de los mensajes:

En pocos minutos, el WhatsApp de la presunta demandante de empleo se llena de mensajes con proposiciones sexuales FOTO: La Razón

Todo por un sencillo anuncio con un mensaje como el que se puede encontrar en otros miles de anuncios: “chica joven en situación económica difícil busca trabajo de limpiadora”. Según el autor del hilo, sólo el 5% de las propuestas que recibió eran legitimas y pretendían ofrecer un trabajo. Así que Imaginen el día a día en estas plataformas para muchas otras demandantes de empleo.