IKEA lanza un cargador barato, inalámbrico y de nombre impronunciable que se oculta bajo la mesa

La nueva base de la compañía sueca tiene una potencia de carga de 5 w

El cargador se ubica debajo de la superficie de su amplia gama de mesas de madera o plástico
El cargador se ubica debajo de la superficie de su amplia gama de mesas de madera o plásticoLa RazónLa Razón

El gigante sueco sacará al mercado en octubre el Sjömärke, un punto de acceso de carga inalámbrico que será compatible con casi la totalidad de su gama de mesas. El cargador, a un precio de 29,95 euros, de momento no está disponible en España, aunque llegará en breve.

La multinacional sueca de mobiliario e interiorismo se ha puesto las pilas (las baterías en este caso) con su nueva apuesta tecnológica: un punto de acceso de carga inalámbrica Qi (compatible con el último perfil de energía de referencia Qi1.2.4) que se instala fácilmente en casi toda la totalidad de sus mesas. El cargador, al que ha llamado, para desgracia de los hispanohablantes, Sjömärke, se ubica debajo de la superficie de su amplia gama de mesas de madera o plástico (en las metálicas no funciona). Oculto en la parte inferior, permite convertir prácticamente cualquier mesa en un punto de carga.

A diferencia de los modelos de carga tradicionales, que se mantienen en la superficie, la nueva propuesta del gigante sueco pasa precisamente por ocultar la base de carga para que no ocupe espacio en la parte superior del mueble. De esta manera, mantiene una estética mucho más limpia y ordenada en mesas de trabajo, mesitas de noche, mesa auxiliar o cualquier otra superficie de una mesa. Su planteamiento es simple: si las mesas ya las llenamos de trastos, que el cargador, al menos, no ocupe más espacio. Para engancharlo, bastan unos potentes adhesivos o unos tornillos que vienen, lógicamente, con el pack.

Para mesas “delgadas”

El Sjömärke, que ya se anuncia en la web de la compañía en Estados Unidos a un precio de 39,99 dólares, no está de momento disponible para la venta. Lo estará a partir de octubre. El grupo sueco ha anunciado que el mes que viene también saldrá a la venta en algunos mercados europeos, entre los que no está, de momento, España.

FOTO: La Razón La Razón

El nuevo cargador tiene forma rectangular y unas medidas de 173 x 86 x 15 milímetros. Eso sí, la compañía ha anunciado que para que sea plenamente efectivo, el grosor de la mesa en el que se vaya a instalar no puede ser superior a 22 milímetros ya que, en caso contrario, impediría que la señal llegue correctamente.

Una de cal y otra de arena

La nueva base de carga de la compañía sueca tiene una potencia de carga de 5 w, algo lenta para aquellos que pretenden cargar su móvil en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, los que se preocupan más por la seguridad, pueden dormir tranquilos: el Sjömärke tiene un sistema interno para controlar la temperatura y evitar, así, que se sobrecaliente.

Ikea entró en 2012 en la electrónica de consumo en colaboración con la compañía china TCL Media. La compañía sueca apostó entonces por un nuevo modelo de negocio basado en la idea de no vender únicamente muebles sino toda la electrónica diseñada alrededor de esos muebles, para hacer la vida más fácil. Desde entonces ha ido sacando al mercado aportaciones tecnológicas unidas a su gama de productos, bajo la rúbrica “tener un hogar inteligente es muy sencillo”. La compañía comercializa desde hace algunos años desde Smart lights a estores motorizados y purificadores de aire.