Ocio

Mujer ejecutiva: algo «Supernormal»

La nueva serie de Movistar+, que muestra las dificultades de compaginar la vida personal y profesional, se encuentra en pleno rodaje

Emilio Martínez Lázaro, director de «Ocho apellidos vascos», regresa a la televisión tras 25 años dedicándose a la gran pantalla. Esta vez vuelve con «Supernormal» en Movistar+, una comedia con puntos reivindicativos a favor del mundo de la mujer. Se estrenará en 2020 y contará con 6 episodios de 25 minutos.

«Supernormal» cuenta la historia de Patricia Picón (Miren Ibarguren), una mujer que trabaja como jefa en un banco de inversisón y es madre de tres hijos. Patricia es una persona muy exigente, una exitosa ejecutiva que lucha cada día por alcanzar sus objetivos: llegar a los 500 millones de euros en ventas, ser jefa del sur de Europa en cuanto a banca, que su matrimonio no flaquee y que sus hijos sean los mejores. De esta manera, muestra «la exigencia que tenemos siempre las mujeres en ser las mejores en todo», explica Olatz Arroyo, guionista de la ficción. Sin embargo, a lo largo de la serie se irá dando cuenta de que no puede tener todo bajo control. Poco a poco, su vida se derrumbará y se dará cuenta que es imposible ser perfecta en todos los aspectos. «Hemos querido contar el personaje de una mujer que está en todo porque se lo ha ganado y lo tiene que defender», ha revelado Marta Sánchez, también creadora de «Aída».

En torno a la protagonista conocemos a las personas que forman parte de su vida y le sirven de apoyo en su complicado día a día: Alfonso (Diego Martín), su marido, y Marisol (Gracia Olayo), su secretaria y amiga. Con un papel secundario también forman parte de este círculo su hermana, interpretada por Barbara Goenaga, Marta Fernández Muro como su madre y Usun Yoon, que hace de su asistenta Imelda. Por otro lado, está Mauro (Peter Vives) que tiene una gran rivalidad con Patricia, debido a que ambos pertenecen al mismo departamento y compiten a ver quién vende más.

La vida de Patricia Picón está basada en una historia real, ya que como ha confesado Arroyo la idea surgió de su propia experiencia laboral como secretaria en un banco de inversión. «En esta serie reflejo ese mundo que viví. He metido recuerdos de mi experiencia, incluso hay algunos nombres de personajes que se pueden reconocer. Además, puede que me haya tomado alguna venganza», reconoce la guionista.

Es una comedia llena de puntos reivindicativos, «ya que hay que seguir concienciando porque son cosas que seguimos sufriendo», explica Gracia Olayo. «Hay una escena en la que yo defiendo a Patricia y digo que es igual que todos los directores, pero que si le colgara un escroto sería vuestro ídolo», revela. En cambio, respecto a lo que hace esta serie una novedad, una protagonista femenina y empoderada, Miren Ibarguren considera que «por culpa de los tiempos que corren, cuando una mujer es protagonista se remarca cuando lo lógico sería no hacere ninguna diferenciación».

Marisol y Patricia mantienen una relación maternal y de fidelidad desde que ella se incorporó en la empresa como becaria, «tanto que incluso me hago responsable de errores que la pueden perjudicar, porque yo no tengo nada que perder», confiesa Olayo. Mientras que Alfonso, odontólogo, mantiene una relación igualitaria con su mujer. «La gracia de esta serie es que los roles que tantas veces hemos visto, en este caso están al revés», opina Martín. Tanto los protagonistas como las guionistas coinciden en que les gustaría alargar la serie en más de una temporada: «Veo una continuación de los episodios, porque hay muchos personajes, como las secretarias y los ventas, que se pueden desarrollar mucho más», añade Olayo.

Apariciones fugaces

En la ficción podremos disfutar de la aparición de actores que hacen personajes esporádicos muy fuertes, como Joaquín Reyes y Llum Barrera. «Son personajes que sirven para contar la historia», explica Martínez Lázaro. También saldrán en escena actores no tan fugaces como Guillermo Ortega, que vuelve a compartir rodaje con Diego Martín, como en «Aquí no hay quien viva». Aunque, según ha explicado Martín, no coinciden en ninguna escena debido a que Ortega pertenece al mundo profesional de Picón.